'Regalos para bibliotecarias', Véase También 'Regalos horteras'

Una de las grandes incertidumbres que corroe a la humanidad, sólo superada por descubrir la panacea de todos los males, es saber qué regalar a una bibliotecaria.

Una persona normal tiene aficiones, inquietudes, filias y fobias, pero una bibliotecaria, no. Es una persona plana, que no produce empatía, que está ahí para decorar el ambiente, que te mira mal si la hablas y si le pides algo sólo señala al vacío.

En circunstancias normales nadie querría regalar nada a ese ser, pero de vez en cuando surge la necesidad, bien porque es la vecina del ático o porque ha tocado en el amigo invisible. Lo lógico sería regalarle un libro. No importa el tipo de libro, ni siquiera interesa de qué va, sólo que sea un buen tocho y tenga una bonita encuadernación de tapa dura, ideales para aplastar insectos. Sin embargo, existen otras posibilidades. Si ocurriera el hipotético caso de que la bibliotecaria nos cayera bien y la considerásemos digna de aprecio, podríamos regalarle una joya.

Aunemos lo lógico con lo hipotético y obtenemos el siguiente resultado: unos pendientes y un colgante en forma de libro, diseñado especialmente para bibliotecarias.





Cuando lo ví pensé que era un farolillo...cuán equivocada...

13 comentarios:

  1. manu o.e.g.c.14/12/06 14:18

    Juanma, ya te avisé, llega la Navidá, ese tiempo de paz (¿?), amor (¡!) y compras.

    ResponderEliminar
  2. Manu, no me lo avises, que pierde gracia...yo sólo voy diciendo lo que noooo quiero...fiu fiu...

    ResponderEliminar
  3. Nunca te regalaré esas cosas, amor mío, palabrita de friki-ex-bibliotecario. ;)

    :-********

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que alguien en la familia tiene buen gusto :p

    ResponderEliminar
  5. AAAAAAJAJAJAAAAAAAA, ¡pero mira que eres mentirosilla! Que las bibliotecarias sois planas, ¡de ninguna de las maneras! Ni por dentro, ni por fuera, digo. XDDDDDDDDDDD

    Me parto, me parto, y el regalito del colgante ya es lo más. AAAJAJAJAAAAAAAAAAAA

    Qué aguda eres, jodía. ;-******

    ResponderEliminar
  6. AAAAAAJAJAJAAAAAAAA, ¡pero mira que eres mentirosilla! Que las bibliotecarias sois planas, ¡de ninguna de las maneras! Ni por dentro, ni por fuera, digo. XDDDDDDDDDDD

    Me parto, me parto, y el regalito del colgante ya es lo más. AAAJAJAJAAAAAAAAAAAA

    Qué aguda eres, jodía. ;-******

    ResponderEliminar
  7. Somos parte del decorado de la biblioteca, Pily. Y si miras, los libros no son libros, son tapas de cartón coloreadas. No existimos, sólo somos autómatas para hacer callar... :DDDDDDDD

    ResponderEliminar
  8. Cuanta razón tienes!!! yo incluso he pensado en instalar ABIES 2 y empezar a clasificar los libros por la CDU porque entre alguno que compro y los que me regalan cada año empiezo a perderme.
    Eso por no hablar del espacio que ocupan. Bueno, estoy tranquilo porque a casa no viene nadie, como siempre hago callar a mis invitados...

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido al club de los sufridos receptores de libro-regalos :)
    En casa, yo los ordeno por tamaño y color. Queda muy bonito, y a los escasísimos invitados que osan hablar en mi presencia les encanta :D
    Y bienvenido al blog, por supuesto :)

    ResponderEliminar
  10. Claaaaro. A todo esto me surge otra pregunta existencial, ¿por qué siempre me preguntan el argumento del libro?
    ¿Me tienen por ilustrado? ¿Creen que tengo una base de datos llena de sinópsis de libros y que los estudio por la noche? ¿Sabrán que en la cubierta trasera suele haber una pequeña sinópsis?
    Es curioso como la gente tiene la concepción de que un bibliotecario se pasa el día leyendo. Siempre me dicen, qué bien ser bibliotecario, a mí también me gustaría pasarme el día leyendo... Y a mi también me gustaría, nos ha jodido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ya se sabe. El bibliotecario, además de borde, es una persona muy instruida, con un aire un tanto intelectual, que dedica sus horas a la lectura de los libros que vigila y protege de los estropicios provocados por las horrendas manos de los usuarios. Por lo tanto, es su obligación el leer, y su deber conocer el contenido de toooodos los libros (del mundo mundial, se entiende, no va a ser menos).
    A mí eso no me pasa... Al primer mendrugo que me pida que le resuma el Código Civil, lo crujo.

    ResponderEliminar
  12. Al parecer has conocido a pocos bibliotecarios....
    Cuando consigas averiguar en qué consiste el trabajo de un bibliotecario, y lo que conlleva estudiar cualquier tipo de documento, entonces podrás hablar con propiedad.
    Una persona que lee libros no es un bibliotecario...

    PD: La norma UNE 50-113-92, sobre Conceptos básicos de Información y Documentación, define el término biblioteca en dos sentidos:

    (1) Cualquier colección organizada de libros, impresos y revistas, u otros tipos de materiales gráficos y audiovisuales, disponibles para préstamo o consulta.

    (2) Organismo, o parte de él, cuya principal función consiste en constituir bibliotecas, mantenerlas, actualizarlas, y facilitar el uso de los documentos que precisen los usuarios para satisfacer sus necesidades de información, de investigación, educativas o de esparcimiento, contando para ello con un personal especializado.

    ResponderEliminar
  13. María Jesús, por el amor de Dewey, antes de abrir la boca, mira un poco dónde estás comentando/a quién estás comentando. Porque hoy no es los Santos Inocentes, ¿no?

    has conocido a pocos bibliotecarios....

    XDDDDDDDDDD

    Casi me meo de la risa. Y para cachondeo me define lo que es una biblioteca, MUAJAUAJAUAJAUJUA.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About