Cita con una bibliotecaria

El género humano es muy diverso, y en él tienen cabida personas osadas: algunos se dedican a escalar montañas, otros a dar vueltas al mundo en moto...y unos pocos a pedir una cita a una bibliotecaria. Es algo inaudito, porque que te guste una enciclopedia andante con moño no es precisamente muy usual: no sólo tienes que superar la fase de atreverte a pedírselo, sino que además tienes que sobrellevar unas cuantas dudas añadidas: ¿le gustarán silenciosos? ¿el moño es postizo o natural? y sobre todo, si ella acepta, pensar en la conversación, que obviamente girará entorno a libros, que es lo que único que centra las vidas de los bibliotecarios. No hay nada más allá, así que hay que prepararse una lista de preguntas, para que no hayan cabida vacíos incómodos en la conversación: de qué lado tienen que mirar las letras del lomo cuando se ordenan los libros, cómo es mejor ordenar los libros en casa ¿por tamaño o por color? o, centrándonos en la biblioteca, qué son esos códigos alfanuméricos tan raros que aparecen en el libro. Pero la peor duda, la más cruel de todas, es pensar de qué hablará ella: ¿de las últimas adquisiciones, de las desideratas de la última semana, de lo cara que es la tinta del ex-libris?



19 comentarios:

  1. ¿vacios incómodos? Eso es una falta absoluta de conocimiento de nuestra persona (evidentemente homogénea, monocorde cual personaje de "pseudo novela histórica")
    Yo creo que lo que temen es intentar abrir la boca y que les hagais callar con el clásico ademán bibliotecario (gafas bajas, ojos por encima de ellas y dedo índice perpendicular a los labios)

    ResponderEliminar
  2. No somos personas, somos personajes. Y como tal vivimos ;) Quizá no es mala cosa que nos teman, no... :DDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Mujer, depende de quién... yo como soy un bonachón, los niños no me respetan, jeje. Me tengo que inventar premios y castigos para mantener el orden, algunos de ellos de lo más variopinto.
    De ahí mi afición por el Yoga y Taichí, para mantener la caaaaaalma.
    Saludos y enhorabuena por el blog, veo que no paras

    ResponderEliminar
  4. Yo también era una bonachona, pero como mis niños no son tan niños y ni a base de kinders sorpresa se portan bien, al final consiguen que me dedique a arquearles la ceja ;) (Por cierto, bendita paciencia la de los bibliotecarios escolares, madre mía, yo no podría).
    Mira por donde, estoy tentada por el Chi Kung, pero ahora ando algo escasa de tiempo :)
    Gracias por la enhorabuena, pero ya eres parte de la famiglia, uno más del clan, indispensable en estos pagos ;)

    ResponderEliminar
  5. Sufridos bibliotecarios...muy divertido el blog :-)

    Aqui otro video de bibliotecas...
    http://www.youtube.com/watch?v=EZScx-NFhTA

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    pues a mi el Chi kung (si te apuntas que sea una buena escuela)me encantaba lo que por problemas que no vienen al caso lo dejé. Ahora por horarios haré Yoga que lo tengo al ladito de casa.
    Qué honor entrar en la famiglia!.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias acolostico! Hace poco lo subió GeekTeca y es buenísimo :D

    ResponderEliminar
  8. Hola Jaume, lo del Chi Kung me lleva llamando desde hace tiempo, pero siempre por h o por b no puedo. Eso sí, una compañera de trabajo lo practica desde hace unos 8 años y quería apuntarme a su misma escuela. He ido alguna vez y jo, qué ganas de poder hacerlo con asiduidad...

    ResponderEliminar
  9. al final consiguen que me dedique a arquearles la ceja

    El arqueo de ceja de Cristina acojona bastante, tengo que añadir. :-P

    Dilbert tiene mala suerte: la bibliotecaria que conozco más es mucho más normal, tiene mejor conversación y es más guapa, dónde va a parar. :-)))

    :-******

    ResponderEliminar
  10. Juanma, mi arqueo de cejas es supra, beib :p

    Y no sé si darte las gracias, porque al lado de la de Dilbert, llamarme a mí normalita no es decir mucho, más bien casi ofende...:p

    ResponderEliminar
  11. Cierto: la bibliotecaria de Dilbert es una mega friqui. Sorry. :-D

    ResponderEliminar
  12. ¡¿Y ahora por qué insultas a las friquis?! :p

    ResponderEliminar
  13. Cierto. Por lo menos, hay que reconocer que no es descerebrada.

    Pero bueno, siendo Dilbert como es, es casi lo único que puede conseguir. :-P

    (No habrá fans de Dilbert por aquí, ¿verdad?)

    ResponderEliminar
  14. No habrá fans de Dilbert por aquí, ¿verdad?

    Presente...

    ResponderEliminar
  15. Ay, amigos, no os confundáis: a la gente le va la marcha y un estricto arqueo de cejas es de lo más prometedor :p

    ResponderEliminar
  16. Ay, Zapardiel, es cierto...el punto masoca creo que lo tienen la mayoría de los usuarios... ;)

    ResponderEliminar
  17. Cuando al principio hablábamos de de citas...Alguien acepta una cita con uno que dice que estudia francés para poder leer "A la recherche du temps perdu"?...Es que yo no me veo capaz (no soy del gremio bibliotecario) de aguantarle el monotema...Help!

    ResponderEliminar
  18. Cuando la motivación de alguien para aprender toooda una lengua es ser capaz de leer un libro en concreto...prepárate que vienen curvas!! No creo que ni un bibliotecario aguantase el monotema, sinceramente...ánimos...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About