Mobbing de usuarios - Lección II: Alta tecnología y voces de ultratumba

Después de un largo periodo de espera, Frikitecaris se enorgullece de ofrecerles esta segunda lección respecto a un tema de tan gran interés para nuestra profesión como es el Mobbing de usuarios.

Antes de empezar propiamente con la lección en sí, y a modo de introducción, hay que decir que las bibliotecas han sido desde tiempos inmemoriales lugares para poner en práctica innovaciones tecnológicas. Sin tener que retroceder demasiado en el tiempo, fue en las bibliotecas donde aparecieron los primeros catálogos y sistemas de préstamo automatizados, por no hablar de los terminales informáticos de acceso público y un largo etcétera de innovaciones.

Aún así, ninguna de estas innovaciones contribuía de manera directa a un posible uso para con el mobbing de usuarios. Afortunadamente los tiempos están cambiando. Es por ello que desde este humilde espacio nos congratula el presentarles el primer micrófono direccional de uso bibliotecario:



Como habrán podido comprobar del visionado anterior, el citado micrófono ofrece multitud de posibilidades de cara al mobbing de usuarios. Nosotros, en nuestro constante afán de superación, nos atrevemos a sugerirles alguna más.

Por ejemplo, como muy bien saben, en esta época de exámenes que esta llegando a su fin, las bibliotecas tienden a llenarse de una especie de usuarios a los que desde aquí denominaremos apuntófagos. Uno puede pensar que con el fin del semestre quedará por fin tranquilo. Pero todos sabemos que, como una especie de eterno retorno nietscheano, no pasará demasiado tiempo hasta que los apuntófagos vuelvan a copar todos y cada uno de los asientos de nuestras bibliotecas.

A estas alturas ustedes se preguntarán "¿Y cómo puede ayudarnos el micrófono direccional en nuestra eterna lucha contra las hordas apuntófagas?". Fácil. En primer lugar, una vez hayan adquirido su micrófono, deberán posicionarse en algún lugar de la biblioteca donde tengan una visión óptima de sus víctimas, pero desde el cual no puedan ser vistos. En pocas palabras, lo que en jerga militar suele denominarse como posición de francotirador. Una vez hallada dicha posición y parapetados allí con nuestro micrófono, sólo nos queda poner nuestra mejor voz de ultratumba (en ese sentido los fumadores tenemos algo de ventaja) y socavar la confianza de los apuntófagos a base de mensajes del tipo:

-No importa que estudies, vas a suspender...
-Ese montón de apuntes no lo acabas en la vida...
-Abandona toda esperanza, tu profesor te odia...


En un primer momento los apuntófagos pueden llegar a pensar que las largas horas de estudio les están jugando una mala pasada y que empiezan a alucinar. No desfallezcan y sáquenlos de su error insistiendo con sus mensajes de desánimo. Desde aquí les aseguramos que, en pocos días, su biblioteca se habrá desecho de esta terrible plaga.

[Gracias a Beatriz GM por el enlace ;)]

37 comentarios:

  1. Mmmm...¿dónde se puede comprar?...

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta. Quizás lo podriamos fabricar y comercializar nosotros mismos como parte del Frikitecari Merchandising Project.

    ResponderEliminar
  3. No tenemos suficiente trabajo torturando usuarios que además tenemos que hacernos nuestras propias herramientas???

    ResponderEliminar
  4. Puedo utilizar la ouija para pedirle a mi padre instrucciones de como hacerlo. Este tipo de cosas entraban totalmente en su terreno...

    ResponderEliminar
  5. Ya está usted tardando :p

    ResponderEliminar
  6. Yo quiero uno, yo quiero uno, yo quiero uno! Porfa, porfa, porfa!

    ResponderEliminar
  7. Mmmm... Esto de la ouija no acaba de funcionar; me ha contestado un tipo llamado Adolf que dice ser vegetariano y no tener ni idea sobre microfónos direccionales aunque sí sobre métodos de eliminación masiva de personas.

    No sé de que me sonara este tipo, pero no me acaba de convencer: me da mala espina...

    ResponderEliminar
  8. Si fuera eliminación masiva de cenutrousuarios...pero en no siendo así...:p

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero uno, yo quiero uno, yo quiero uno!

    Esta entrada esta especialmente pensada para aquellos que están en bibliotecas universitarias, ya que son quienes más sufren esta plaga. Aunque no los únicos.

    ResponderEliminar
  10. pero en no siendo así...

    pero-en-no-siendo-así? ha estado leyendo Heidegger últimamente? :p

    ResponderEliminar
  11. El esquema en el que explican cómo funciona el mecanismo es brutal: parece una mezcla de títulos de crédito de peli de los Monty Python y lección magistral del profesor Beakman. :-)

    Ahora, el bibliotecario baja la guardia miserablemente con la parejita que se pone a bailar en la biblioteca. Tendría que haberles arqueado la ceja, como mínimo. Imperdonable. :-P

    ResponderEliminar
  12. No, ayer, que acudí a una clase un tanto soporífera y se me ha quedado el ritmo del profesor. Dé las gracias que no me dedico a pegarle porrazos a la mesa para indicar las sílabas tónicas...

    ResponderEliminar
  13. Ahora, el bibliotecario baja la guardia miserablemente con la parejita que se pone a bailar en la biblioteca.

    No, si lo peor no es eso, del video parece deducirse que el inventor utiliza el artefacto para mandarles la música que sólo ellos pueden oir. Aún así, concedámosle el beneficio de la duda: Puede que utilice a los bailarines para distraer y minar la atención de los apuntófagos.

    ResponderEliminar
  14. se me ha quedado el ritmo del profesor

    Sip, hay gente que deja huella... huella de tabaco de marcar escupido hacia los alumnos. :p

    ResponderEliminar
  15. Esta entrada esta especialmente pensada para aquellos que están en bibliotecas universitarias, ya que son quienes más sufren esta plaga.

    Calla, calla: que ya nos habíamos librado de los "nuestros" y ahora nos han invadido los "autónomos" :-S

    ResponderEliminar
  16. tabaco de marcar escupido hacia los alumnos.

    No me lo recuerdes que mi compañera de desvelos quiso ponerse en primera fila, y pasó lo que tenía que pasar...

    ResponderEliminar
  17. mi compañera de desvelos quiso ponerse en primera fila, y pasó lo que tenía que pasar...

    Pubrica, tendrá que ir a clase con paraguas...

    ResponderEliminar
  18. ya nos habíamos librado de los "nuestros" y ahora nos han invadido los "autónomos"

    Si ya tenía yo razón con lo del eterno retorno...

    ResponderEliminar
  19. acolostico6/2/08 10:58

    El acceso a esta información es de gran utilidad para el diseño de las convenientes contramedidas...

    Anda que con mi ipod a too trapo me voy a enterar de na que me digan...

    ResponderEliminar
  20. Anda que con mi ipod a too trapo me voy a enterar de na que me digan...

    Pues enhorabuena si es capaz de concentrarse en sus estudios con la música a todo trapo... Por nuestra parte le invitaremos a apagarlo porque con su ruido molesta al resto de usuarios.

    ResponderEliminar
  21. Soy Diosss si cenutrios, Dios es una mujer muajjaaaaa muaaajjaaa vais a suspender si no le traeis a la biblitecaria bombones, una paletilla de jamón y un vale de una cena pagada en un japones a ella y a la DMF...

    ResponderEliminar
  22. Si señor!, por fin la segunda lección de mobbing a usuarios...

    El cacharro tiene buena pinta, pero igual es caro. Además, minar la confianza de un apuntófago puede llevar tiempo.
    Como sabeis tengo experiencia en la posición de francotirador, y puedo afirmar que el rifle es más expeditivo XDDDD

    ResponderEliminar
  23. Lo chulo es torturarlos, Biblioteclaria. Ver que sufren, palpar su angustia, su terror...el olor del miedo...MUAJAJUAUAJAUUA...

    ResponderEliminar
  24. Como sabeis tengo experiencia en la posición de francotirador

    Sip, de hecho es mi pequeño guiño... ;-)

    ResponderEliminar
  25. Lo chulo es torturarlos, Biblioteclaria

    En efecto, por eso no hace falta que el primer tiro sea el mortal... uno a veces piensa: "¿podrá estudiar con un ojito sólo?"..

    Inconveniente? que al final terminan muriendo y se acumulan los cuerpos; ya lo hemos tratado aquí alguna vez... En ese sentido, mejor el micrófono XDDDD

    ResponderEliminar
  26. Sip, de hecho es mi pequeño guiño... ;-)

    Lo se, y no sabe Vd. cuan profundamente me honra... ;D

    ResponderEliminar
  27. Ver que sufren, palpar su angustia, su terror...el olor del miedo...

    Mmm... que sexy está cuando se pone en plan sádico ;-)

    ResponderEliminar
  28. Mmmm.. buena idea.
    Hoy en el trabajo hemos hablado de una arma de "disuasión masiva" de usuarios teléfonoadictos. ¡¡¡Es que hoy estrenamos inalámbrco!!!
    Ya ma veo paseándome por la sala de lectura (uips! se me iba a escapar "sala de tortura", en que pensaría yo) teléfono al oído y vociferando: "NO, OYE PERDONA. ESTOY EN LA BIBLIOTECA, ¡LLÁMAME LUEGO!"
    O bién "VALE, QUEDAMOS PARA TOMAR UNAS CAÑAS, PERO AHORA TENGO QUE COLGAR QUE TENGO LA BIBLIOTECA LLENA"
    JEjejejejeeeeeeeeee! Estos del móvil del timbrazo perpétuo se van a ENTERAAARRR!!
    ¿Serán tan cenutrios pa no darse por aludidos?
    Ya se, no es tan sutil como el micro direccional ese, pero aquí atacamos con lo que tenemos.
    :D

    ResponderEliminar
  29. ¿Pero qué pasa? ¿No me estarán haciendo mobbing?

    ResponderEliminar
  30. Nops, yo estoy intentando interpretar el resultado de la revisión médica anual...qué cosa más difícil...

    ResponderEliminar
  31. yo hace como 5 años sin ir al médico y como una rosa oiga...

    Lo mejor es vivir en la feliz ignorancia. Ya lo decía Schopenhauer.

    ResponderEliminar
  32. Lo mejor es vivir en la feliz ignorancia. Ya lo decía Schopenhauer
    Que tío mas listo el schopenhauer, no quiero decirles lo que he descubierto en la última revisión médica del trabajo, eso, va a ser la última, el fenómeno de bibliotecarios mutantes cobra fuerza.

    Podría ser otro método complementario al micrófono el añadir una plaga de termitas o polillas come apuntes, mientras se entretienen en escuchar no tienen tiempo ni de reaccionar, desintegración total del material.

    ResponderEliminar
  33. Y que tal una video-instalacion.
    En el momento que se ponen rebeldes les ponen unos cuantos sintetizadores en frecuencia ultra-baja et voila!
    Unos cuantos ruidos fantasmales...
    Un sampling con los discursos de Ana Botella y cualquiera huye despavorido.

    ResponderEliminar
  34. beatriz (gemela malvada)6/2/08 20:43

    Si es que cuando una se levanta por las mañanas y sabe como puede torturar un poquito al personal..los madrugones no saben tan mal.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo6/2/08 22:07

    Avui us agafo la idea. Quin dia :(

    ResponderEliminar

 

Twitter

About