Libros al punto



Con las letras en su punto. Papel albal y 25 minutos al horno a 100º. Vuelta y vuelta. Hay que cocinar las páginas en blanco para que se dejen leer.
Bien hecho (Well Done). Así se llama la iniciativa de una compañía croata, Podravka, que regala este recetario junto a su informe anual. Resulta que el libro de marras está escrito con tinta invisible termo reactiva

Es lo que nos faltaba…Tener un horno en la biblioteca a disposición de los usuarios…
¡Que alguien avise a los bomberos con tiempo!

(encontrado aquí )

33 comentarios:

  1. ¿Y si te gustan poco hechos, con la tinta chorreante?...:ppp caramba, ya me veo con la cofia :D

    ResponderEliminar
  2. ... pero si me compro un libro de cocina porque no se cocinar (vamos, ni encender el horno), ¿no deberían enseñarme, en vez de hacer que chambusque la cocina?... qué contradictorio...

    ResponderEliminar
  3. Creo que los bibliotecarios como mínimo vamos a tener que aprender a usar el horno...Me imagino al Arguiñano dándonos clases particulares...

    ResponderEliminar
  4. ... o no... aprovechemos esta feliz oportunidad y llamemos habitualmente a los bomberos, que nunca va mal alegrarse la vista XD

    ResponderEliminar
  5. Pilar, me encanta como piensas...

    ResponderEliminar
  6. ... o no... aprovechemos esta feliz oportunidad y llamemos habitualmente a los bomberos, que nunca va mal alegrarse la vista XD


    ¿Alguien ha dicho calendario de bomberos? Mmmmmmm

    ResponderEliminar
  7. ¿Alguien ha dicho calendario de bomberos?

    ahora no, pero hablar de ello se ha hablado aquí , aquí , aquí aquí , i en taaantas otras ocasiones XD, nuevo tema del blog

    ResponderEliminar
  8. No nos desviemos, que tenemos que centrar toda nuestra energía en el calendario de bibliotecarius macizorrus...

    ResponderEliminar
  9. jajaja... propongo que en una esté cocinando, con su delantal ( o no ) ¬¬

    ResponderEliminar
  10. Aún estamos pensando el atrezzo, pero definitivamente te vamos a fichar para aportar ideas :DDDDD

    ResponderEliminar
  11. ¿Alguien ha dicho calendario de bibliotecarius macizorrus? Mmmmmmm

    ResponderEliminar
  12. te vamos a fichar para aportar ideas Mapunto si me dejais estar en los cástings

    ResponderEliminar
  13. Tampoco es que haya cola de espera, pero evidentemente estarías ahí...

    ResponderEliminar
  14. Mmm, "libro al cartoccio". Quedará como muy seco, ¿no?

    Nada como mojar un libro en alguna salsita húmeda...

    ResponderEliminar
  15. un libro en alguna salsita húmeda...

    En la zona de libros eróticos podría instalarse una cabina y...

    ResponderEliminar
  16. En la zona de libros eróticos podría instalarse una cabina y...

    aaaaaaaaaaaaargh! noooooo! la "desagrabilidad" nos invade!

    tras este comentario, Cristina, creo que mereces una sanción de un minuto sin amigos y mirando la pared!

    ResponderEliminar
  17. creo que mereces una sanción de un minuto sin amigos y mirando la pared!

    ¿Ocho horas al día no son suficientes?!

    ResponderEliminar
  18. jajaja, ¿tan mal te tratan? ¿hacemos un club? (bueno, ahora he sido injusta, a mi no me tratan mal, a mi no me tratan)

    ResponderEliminar
  19. Creo que el Club se llama Frikitecaris & Famiglia...

    mi no me tratan

    Pues entre que te puteen y que te ignoren, prefiero lo último...

    ResponderEliminar
  20. puff, qué mal te veo, compañera!

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Pilar. Con ánimos como los tuyos cada día da gusto levantarse e ir al curro...

    ResponderEliminar
  22. Pues entre que te puteen y que te ignoren, prefiero lo último...

    La verdad es que si...
    Ignora'ls Cristina...ignora'ls...

    ResponderEliminar
  23. Aaaaah, ya entiendo... Entonces, cuando Burroughs escribió "Almuerzo desnudo" se refería a que el libre estaba poco hecho, ¿no?

    ResponderEliminar
  24. Tener un horno en la biblioteca a disposición de los usuarios…
    ¡Pero si con el lanzallams ya se cocinan lo suficienteee! ¿ahora vamos a tener que descuartizarlos también para que quepan en el horno?
    Aish... voy afilando el cúter...

    ResponderEliminar
  25. yo quiero uno churruscadito, crujientito hmmmm, creo que en este caso el contenido puede ser primordial...

    ResponderEliminar
  26. "¡Mierda, se me quemó el marbete!"

    "¡Señora, no se coma el libro!"

    "¡Pero cómo se le ocurre echarlo a freir al sarten!"

    No, definitivamente mala idea tener de esos libros en la biblioteca.




    (Al parecer por esos lados también andan con ánimos de "bibliotecarius macizorrus")

    ResponderEliminar
  27. Noooooooooo!!!! si ya se lían con la fotocopiadora, que el mayor peligro que tiene es que se ventilen el tóner en 2 días o que te pispen los folios, ¿qué no serán capaces de hacer con un horno?.... tengomuchomiedo, tengomuchomiedo,tengomuchomiedo,tengomuchomiedo >:o

    ResponderEliminar
  28. ¿Bomberos? ¿Libros al horno? ¿Qué es esto? ¿Una nueva campaña de marketing para promocionar Fahrenheit 451? ;-PPPP

    ResponderEliminar
  29. Por otro lado, me lo pensaré mucho antes de volver a comerme unos libritos de jamón y queso. ¿Y si me estoy comiendo una de James Joyce? Vaya indigestión, ¿no? :-P

    ResponderEliminar
  30. Ya me los veo yo haciendo cola con las bolsas de la carnicería chorreando y con ansias por hacerse una barbecue... vaya olorcillo por toda la biblioteca a choricillo, chuletillas y morcilla asada... me parece a mí que lo de los libros iba a pasar rápidamente a un segundo plano.

    ResponderEliminar
  31. Eso sí, los índices de lectura aumentarían sensiblemente. :-PPP

    ResponderEliminar
  32. índices de lectura aumentarían sensiblemente

    y de incendios, me temo...:p

    ResponderEliminar
  33. Tinta invisible que reacciona al calor, buff que sofisticación. Aquí en España aún estamos con los subrayadores de colores...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About