Superlibrarian al ataque!

Decíamos ayer, decimos hoy y diremos por los siglos de los siglos amén que no nos gusta la imagen que la sociedad tiene de los bibliotecarios (y bibliotecarias). Que si rebequitas y moños y gafitas puestas en la punta de la nariz; que si pajaritas pasadas de moda bajo bigotes más pasados de moda todavía; que si bibliotecarias (y bibliotecarios) gruñones que se creen poseedores de todo el conocimiento del universo y se despachan con un si «no está en nuestros archivos es que no existe» en plan Jocasta Nu... No, damas y caballeros, no! Los bibliotecarios (y bibliotecarias) también podemos ser intrépidas arqueológas (aunque antes nos hayamos cargado una biblioteca enterita), aunténticos conanes de la biblioteconomía y la documentación o verdaderas superbibliotecarias.

Lo que pasa es que nuestras dobles identidades solemos tenerlas bien escondiditas, no vaya a ser que se nos vea el plumero y la Dominación Mundial que hemos puesto en marcha se quede en agua de borrajas (y algunas cenitas regadas con vino y cerveza, que nunca viene mal). Pero de vez en cuando, como a todo superhéroe (y superhéroa... no, perdón, superheroína) que se precie, se nos ve la doble identidad y nuestras más ocultas habilidades se ponen al descubierto. Y si no lo creen, vean, vean lo que es capaz de hacer una bibliotecaria motivada en el vídeo que encontrarán pinchando este enlace.

Aunque más que a una superheroína (o superheroíno, perdón, superhéroe) a mi me recuerde al orangután bibliotecario de la Universidad de Ankh-Morpork... por como trepa a los estantes, claro.

[Gracias a Support Distant por el enlace]

7 comentarios:

  1. Si es que somos mejores, más sorprendentes y mucho más deliciosas que cualquier bombón, por muy surreal que sea XD

    ResponderEliminar
  2. Y grandes gestores/as de tiempo y recursos... (Cualquiera pierde el tiempo con escaleritas para alcanzar el dichoso estante...)

    ResponderEliminar
  3. Es una estrategia que ha desarrollado esta santa mijer a la que han colado unas estanterías alísisisimas, de esas que desaconsejan en todos los manuales...
    pa cuando la parte donde se carga al memo que COME BOMBONES!! en la biblio???

    ResponderEliminar
  4. Uf, se me va el teclado...
    "santa mujer" y mas abajo "altísisisisimas"
    Perdón

    ResponderEliminar
  5. a mi me complica esconder la capa.. mmmm, he tendio muchas veces que dcir que estoy gordita para que no me descubran... jajajjajaj

    ResponderEliminar
  6. a mí me ha faltado que le diera un capón por comer en la biblioteca (que es feo) y hacer ruido con el papelito del dichoso caramelo (que es aún peor)

    ResponderEliminar
  7. Se rumorea por aquí que efectivamente existe ese mito que algunos llaman Superlibrarian.

    Yo no sé mucho de eso, pero tengan por seguro que Sublibrarian sí que existe...

    NO PAKI, NO PARTY

    ResponderEliminar

 

Twitter

About