Cómo organizar una Biblioteca Pública a su gusto

Las vacaciones pueden ser tiempo de reflexión y meditación profunda, a menos que uno se largue a Lloret o similares y se meta en o un barril de cerveza...
Para ayudar a esta tarea, la de reflexionar, me refiero, la cerveza suele entrar sola y salir aún con más facilidad, presento humildemente abreviadas, algunas sugerencias realizadas por todo un experto: don Umberto Eco, afamado autor de "En el nombre de la Tesis" y "Cómo escribir una rosa"entre otras obras prínceps.
Las cursivas son mías

1. Separar cuidadosamente el catálogo de los libros del de las revistas y éstos del catálogo por materias, por no hablar de los libros de adquisición reciente de los libros de adquisición más antigua. Utilizar ortografías diferentes para diferenciar los dos catálogos: pej, Armonía empieza por A en los recientes y por H en los antiguos.
2.Las materias deben ser decididas por el/la bibliotecario/a. Faltaría plus, nunca dejes decidir a un usuario, sé lo que me digo...
3. El tiempo entre solicitud y entrega debe ser muy largo.
4. No hay que entregar más de un libro a la vez. Es muy malo para la espalda (del bibliotecario, es un riesgo laboral conocido como "posturas forzadas", nada que ver con "hacer posturas", eh?)
5. Hay que dividir el espacio en dos: uno para la lectura y otro para la consulta.
La biblioteca debe desalentar la lectura cruzada porque provoca bizquería. Según sabio consejo de la AAS REM (American Asian Society for Rapid Eye Movement).
6. Ausencia total de fotocopiadoras. Dejar una como máximo. Conseguir que el precio por fotocopia sea mucho más caro que en la papelería, el acceso a la máquina largo y laborioso y que los límites de copias queden reducidos a dos o tres páginas.
7. Ausencia total de letrinas. En caso de pretender tenerlas, hacer un agujero en el suelo y vas que chutas. Disminuye así el peligro para la Salud Pública.
8.La oficina de información debe ser inasequible (as usual).
9. El bibliotecario debe considerar al lector como un enemigo, un haragán (si no, estaría trabajando), un ladrón potencial.
10. El préstamo NO debe potenciarse. Que manguen los libros o se los compren.
11. El préstamo entre bibliotecas debe ser imposible o en todo caso llevar meses.Mejor evitar conocer qué hay en otras bibliotecas. La verdad está allá afuera?
12. Será imposible encontrar el mismo libro al dia siguiente. Suele pasar...
13.Será imposible saber quién tiene en préstamo el libro que falta
14. Idealmente, el usuario no debería poder entrar en la biblioteca; si se diera el caso, usufructuando de manera antipática un derecho otorgado según los principios del 89, pero que no ha sido asimilado todavía por la sensibilidad colectiva, no debe, y no deberá jamás, tener acceso a los santuarios de las estanterías.

PD: ante la obligación de la Administración Pública de garantizar el acceso a los puestos de trabajo de los colectivos más desfavorecidos, todo el personal deberá acreditar déficits físicos. Por tanto, el bibliotecario ideal cojeará con lo que facilitará el cumplimiento del punto 3. El personal totalmente falto de extremidades superiores, entregará la obra llevándola entre los dientes siempre y cuando la amplitud del tomo no supere la apertura mandibular.

PD1: ¿ha quedado claro a gusto de quién se organiza la Biblioteca?

[Gracias a Serka y a la Frikijefa ](ui, no me pegues!!!)

3 comentarios:

  1. nunca dejes decidir a un usuario

    A ser posible, no lo dejes ni respirar :DDDD

    ResponderEliminar
  2. Puntualización al punto 4: ¿Cómo no vamos a entregar los libros de uno en uno si algunos usuarios, preocupados por nuestra salud, nos instan a hacer ejercicio físico pidiéndonos los libros de uno en uno? Claaaaro: tres veces de bajar al depósito y volver a subir por tres marditozzzz libros que pide el fulano/a.
    No es raro si mis rodillas crujen.

    ResponderEliminar
  3. Pero tu espalda se protege y como no se puede tener todo, o rodillas o espalda...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About