Grandes formatos

Una de las cosas que más me gustan de los libros es tocarlos, ver algo bello en sus portadas, sentir que las cubiertas son de cuero pulido o si son rugosas por qué lo son y fijarme que hasta el más mínimo detalle está perfectamente rematado. No penséis mal que tenéis la mente calenturienta.

Últimamente estoy catalogando este tipo de libros que suelen ser de gran formato, como catálogos de museos de arte, pinacotecas, diseño, arquitectura, ... Ya que los tienes "por castigo" sueles echarles un vistazo y descubres algo en ellos que te hace saber algo más en tu día a día. En este caso conocí al diseñador de las típicas sillas de tubo, Marcel Breuer. De paso conocí que se trata de un señor que nació en Hungría y con las cosas de la Segunda Guerra Mundial emigró a los Estados Unidos y diseñó unas sillas ...


Por supuesto que estos formatos son caros de bowls (ver precios de la tienda que lo vende en The Vitra Museum y más grandes formatos) pero para eso existen bibliotecas públicas, para no tener más que el beneficio de dar información a los ciudadanos. Os invito a dejaros cautivar por estos grandes formatos que tanto nos gustan a algunos y así poner hacer bueno el dicho de "nunca te acostarás sin saber algo nuevo"

Altalego

16 comentarios:

  1. Qué abrazanenúfar te ha quedado...los grandes formates serán monos, pero a la hora de guardarlos son un peñazo, al menos para mí, que no me caben en las estanterías...

    ResponderEliminar
  2. y lo útiles que son para tonificar los biceps?

    ResponderEliminar
  3. pero para eso existen bibliotecas públicas, para no tener más que el beneficio de dar información a los ciudadanos.

    Si...por el precio...y por el formato... (que en los minipisos no caben...)

    y lo útiles que son para tonificar los bíceps?

    Pero si te caen en un pie....ehem...

    ResponderEliminar
  4. Los accidentes pasan: todo el mundo lo sabe... y que te caiga encima de la cabeza un tocho con un sospechoso parecido a un libro de gran formato, son cosas que pasan a menudo, sobretodo si la bibliotecaria te mira mal y s eha dejado el látigo de 7 colas en casa...

    ResponderEliminar
  5. Aaah, que ese es el objetivo. Hoy estoy dormida, juas...

    ResponderEliminar
  6. acolostico19/11/08 10:19

    ande o no ande...

    ResponderEliminar
  7. Como a cuanto le llaman vds. gran formato?

    ResponderEliminar
  8. Jonchos! Yo seré un abrazanenúfar pero hoy estamos de "yo soy rebelde pq el mundo me hizo así". No tengan tantos perjuicios contra los libros en gran formato.

    Gran formato = 1 kg de peso
    ó
    Gran formato = 30 cm. de alto

    y sigan sin pensar mal

    Altalego

    ResponderEliminar
  9. Sip, estos son los libros que ves en la librería y dices: qué preciosidad. Y automáticamente piensas: ¿Y dónde #@$¬#| meto yo esto en casa?

    De acuerdo también en que son excelentes como armas defensivas para dejar caer "sin querer" en el juanete de cualquier cenutriousuario.

    Gran formato = 1 kg de peso
    ó Gran formato = 30 cm. de alto


    Ahora sí que voy a pensar mal, señor gran formato :p

    ResponderEliminar
  10. Sí, eso tiene que hacer daño en todos los sentidos

    ResponderEliminar
  11. Yo que pensaba que el gran formato era otra cosa...

    ResponderEliminar
  12. Comentaba yo ayer con un compañero que
    "mecagoenlos editoresylamadrequelosparió", cada vez vienen libros con formatos más raros, con material anejo imposible y con materiales inclasificables ¿dónde vamos a llegar? si las estanterías de las bibliltecas estçán empezando a parecer un bazar chino o una tienda de a €... estoy con Cristina, los formato grandes y raros deben ser sólo para regalar y tienen que estar en la casita de cada uno, si alguien no sabe que hacer con los que tiene...

    ResponderEliminar
  13. Pues a mi los libros de gran formato me gustan bastante, parezca abrazanenufares o no lo parezca. Sobre todo los catálogos de exposiciones. Ahora ha salido una reedición de Watchmen en formato grande que esta muy bien, lo suyo es leerlo apoyado en un faristol (no se como c****se llama en castellano, lo siento). La única pega es que no puedes llevartelos a la cama, es incómodo leerlos estirado en la piltra. A la hora de endresar yo tengo la costumbre de empezar siempre por los formatos grandes, (algun@ dirá, aquí el nota dandoselas de bibliotecario y solo es auxiliar, ja!) sean del número que sean. Costumbres que uno adquiere a lo largo de los años. Muchas gracias por el post y rompo una lanza por los formatos grandes. Acabo diciendo que en mi casa merecen una estanteria a parte, hay algunos (la mayoria catálogos, enciclopedias (de cine) y atlas) y los mimo como si fueran mascotas.
    Salud.


    Mi castellano de hoy me ha salido un poco acatalanado, sorry.

    ResponderEliminar
  14. Mi castellano de hoy me ha salido un poco acatalanado, sorry.

    Pozí, ascoooolta :DDDD

    En casa tengo el watchmen formato grande. Una tortura para leerlo, porque suelo leer en el tren, y claro, llevarse eso como que no...y luego para ponerlo, no tengo sitio. Se ha ido a casa de mis padres en una estantería muy mona con otros grandes formatos, porque era eso o descuajaringarlo para que me cupiera en algún sitio ;)

    ResponderEliminar

 

Twitter

About