Lo que (no) hay que hacer en la biblioteca

Ese gran ídolo de las multitudes juveniles y no tan juveniles que atiende por Shinnosuke Nohara, Shin-Chan para los amigos, y su muy histérica madre, Misae, nos enseñan a todos todo lo que (no) hay que hacer en la biblioteca si no se quiere correr el riesgo de acabar con la paciencia y la integridad física del bibliotecario de turno —el del ejemplo siguiente pertenece a la especie de los abrazanenúfares por su blanda reacción a los desmanes de madre e hijo... Para entendernos, lo que viene a continuación sería la plasmación manga de las lecciones de la Bruja Avería: desaprender a desenseñar como se deshacen las cosas. Aquí se deshacen, principalmente, la paciencia de una madre y la tranquilidad de una biblioteca. Vean, vean, y no tomen ejemplo...



[Visto en el blog de la Biblioteca Pública de Adamuz, Córdoba]


Nota: Aún pueden participar en el Concurso de Frikitecaris.

16 comentarios:

  1. señor unquepassava, mire que yo no soy perpetradora, pero justo el otro día estuve viendo el enlace que ha mandado del lugar donde lo ha sacado y se me ocurrió que podría ser un buen post para este nuestro querido blog

    me encanta shinchan aunque no dejaré a mis hijos que lo vean no me vayan a llamar señora de culo gordo a voces en medio de un autobús...

    ResponderEliminar
  2. acolostico27/11/08 09:45

    Culet, culet...

    ResponderEliminar
  3. A mi no m'agrada el pebrot!

    ResponderEliminar
  4. ..trompa, trompa, mira quina trompa!!!,
    ...por cierto como deben haber traducido al castellano esta expresión?, alguien lo sabe?...

    larga vida a Xin Xan, pero yo prefiero a Doraemon, el gato cósmico si que es grande!!!!

    ResponderEliminar
  5. rompa, trompa, que pedazo de trompa

    te refieres a este trozo de la canción robert?

    aunque la canción en realidad es:
    "MIRA QUE TROMPA, QUE PEDAZO DE TROMPA
    TROMPA, TROMPA
    Y todos saben que soy ShinChan..."

    ResponderEliminar
  6. Pues ayer pasaron por la sala infantil de la biblioteca unos que deben ser primos de Shin-chan, que se dedicaban a arrastrar los libros por el suelo y a pegar voces y carreritas... Las mismas ganas de darles de collejas que al dibujo animado, igualito, igualito.

    ResponderEliminar
  7. ...exacto guiseval, gracias...
    ...pues a mi me cae bien el monstruito, los que són realmente pa darles son los padres...

    ResponderEliminar
  8. Anda que... hablando de padres, una energumena que me viene ayer a decir que no se hacer mi trabajo porquele he dicho que si quiere que el angelito de su hio venga a la biblioteca, tiene que quedarse con el para vigilarlo. El pobre niño con el que "la tengo tomada" se dedicaba a faltarme al respeto, darle patadas a las sillas y el ultimo dia, le pillé robando... ha que darles a los dos, a los padres y a los hijos

    ResponderEliminar
  9. se me ocurrió que podría ser un buen post para este nuestro querido blog

    Algo así pensé yo. Además, Shin-Chan es mi héroe; yo de mayor quiero ser como él :-p

    ResponderEliminar
  10. Pero si ya lo eres, Unquepassava...

    ResponderEliminar
  11. pànic, pànic, pànic, pànic
    em veuen i se'n van...

    Grande Shin-Chan! xDDD

    ResponderEliminar
  12. Sólo puedes llevarte los libros ¡no a la bibliotecaria! jajaja.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué divertido! ¡Pobre mamá! Aunque si yo fuese madre de tal monstruo(menos mal no lo soy) le propinaria tal paliza que no se le ocurriría desobedecerme más - un duchazo helado, con ropa puesta y todo seguramente también funcionaría.

    ResponderEliminar
  14. un duchazo helado, con ropa puesta y todo seguramente también funcionaría

    O_O

    Y cuando crees que tu mente perversa no puede superarse, va y te superan ampliamente...Lucía, miedito das :DDDD

    ResponderEliminar
  15. ¡no a la bibliotecaria! jajaja.

    La bibliotecaria es intocable....pobre del que se atreva ni siquiera a observarla fijamente...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About