Yo soy él

O al menos lo intento, por un día. Que si tratar a los congéneres como quieres que te traten a ti, que si sentir un poco de pena por el cenutriousuario, que si todos somos usuarios en un momento dado...Chorradas. Las moscas están para aplastarlas, y los cenutriousuarios, lo mismo. Pero las chorradas me gustan, así que lo intento. Sado que es una de vez en cuando.
Me planto en la biblioteca. Se supone que tengo que ponerme en su piel, utilizar todas las herramientas a su disposición y usar sus espacios. Y, de paso, volverme encefalograma plano, que al fin y al cabo es la base de su ser. Así que me dirijo a la zona de revistas, pillo toooodos los periódicos (menos el ABC, que me ha birlado el abuelete ese sentado a la derecha) y me apalanco en el sofá. Me faltaría un café con pastitas, pero me conformo con mascar chicle -con saber a fresa extrafuerte- a todo trapo. Ñam ñam. El bibliotecario -hasta el día anterior mi compañero de mostrador- me mira con cara rara, entre estupefacción y nerviosismo. Supongo que piensa que me he vuelto (aún más) tarada de lo normal. Ñam ñam. Se me acerca un adolescente hormonado que me pregunta por un libro de historia del arte. Le digo que se equivoca, que yo no trabajo allí y que vaya al mostrador a hablar con el dios omnipresente, llamado también bibliotecario. Él me mira con cara de no entender nada. Ñam ñam. Media horita más, y ya habré mirado toda la prensa. Uh, es ya casi mediodía, ¡vamos a internet! Quiero bajarme cuatro cosas de la mula, imprimir unos trabajos de la facul y otear el rincón del vago (grande, mú grande). Por suerte, mi mano bibliotecaria del día anterior ya me tenía reservada el ordenata. Qué buena que soy. La zona de ordenadores no es de estricto silencio, por obra y gracia del tecleo de los ordenadores, así que me siento libre de sentirme con en casa. Tengo en la mochila una bolsa de patatas fritas que dejo al lado de mi teclado para ir picoteando. El teclado está guarrísimo ya, así que no se notará (demasiado) un pringue añadido. Qué ganas de ir a buscar una lata de coca-cola y ponerme unas pantuflas a cuadros mientras erupto a diestro y siniestro, oigan. Mientras estoy con mis patatitas y mis pelis los bibliotecarios se han reunido a ver qué puñetas estoy haciendo. Nadie me dice nada, ni siquiera esa cuarentona que me mira con asco cada vez que me meto cuatro patatas a la vez a la boca. En fin, yo a lo mío. Podría pedirle al bibliotecario que me buscase el disco de una chica que canta "una palabra", pero decido no ser tan cruel. Vaaaya, si es la hora de comer. Me pido una novela romántica y salgo un rato a tomar un bocata de chorizo bien grasoso, que así le dará un toque sabrosón al librito de marras. Luego vuelvo a la biblioteca a echarme una siestecica y a última hora a ligar con el resto de usuarios, que alguno buenorro habrá.

Mola mucho ser cenutriousuario...

[La culpa de este post la tiene Sfer, quien sugirió un día de trabajar como un cenutriousuario. Claro que trabajar, no trabajan, así que me he pasado el día ganduleando...]

23 comentarios:

  1. ¡Oh, Dios mio!¡¡San Ottlet de mi corazón, tu eres friki como yo!!
    ¿Qué le ha podido pasar a la Fikitejefa?
    ¡Por favor, que sea algo pasajero!

    ResponderEliminar
  2. Que te crees tú eso, bambina. Con lo que mola ir comiendo patatas fritas por encima de los libros con el mp3 y el móvil enchufado...anda y que os den, bibliotecarios de paparrucha...

    ResponderEliminar
  3. ¡Es una infiltrada cylonusuaria! :-P

    ResponderEliminar
  4. No. Yo no soy una Cylon. No, no, no, no, no, no...[como agarre el rifle...]

    ResponderEliminar
  5. Esto será como lo de los ex-fumadores, que dicen que somos los más antitabaco de todos...
    Pues l@s bibliotecari@s pueden llegar a ser, mas no, pero tan pelmas como algunos cenutrios... ¿Va por ahí?
    ;PPP

    ResponderEliminar
  6. ... o igual es la gripe, que viene fuerte este invierno...

    ResponderEliminar
  7. Buen intento de empatizar con los cenutrios....

    Pero no resistirá el placer de volver a arrear patadas voladoras... ¡Un bibliotecario lleva el espíritu justiciero dentro!

    ResponderEliminar
  8. Yo a mi rollo, colega, por un día que me tomo mi día libre. Que qué de qué?

    ResponderEliminar
  9. Pero no resistirá el placer de volver a arrear patadas voladoras...

    Ni patadas voladoras ni jostias en vinagres. Verás tú lo que hace un buen pringue de chorizo en las manos...y hoy no me he duchado después del gimnasio...juaaaaaas...

    ResponderEliminar
  10. Te ha faltado un toque más tonto todavía... como el de aquel im*****(censura) al que pille un día (antes de la ley antitabaco) fumándose un piti en el cuarto de fotocopias y echando la ceniza en el cubo de papel reciclado...
    "es que no estoy fumando en la biblioteca...". (mi látigo!!!! ande está mi látigo!!!!!!???)

    ResponderEliminar
  11. Es que aún tengo mi corazoncito. Pero el día que lo pierda, veréis, veréis...

    ResponderEliminar
  12. Te imagino en la biblioteca Cristina, tu en un lado de la sala y yo en otro, suena la música de la muerte tenia un precio, música de duelo de spaghetti western, primeros planos alternando nuestros rostros, tu deglutiendo toxinas y mi cara, la de la cuarentona (en este caso seria cuarenton) que te mira con cara de asco, una advertencia y luego una masacre que dejaria a Tarantino como un autor pijo. Despues, si todavia comieras onduladas (espero que no fuesen cheetos XDD!) sacaria todo el arsenal marcial del maestro Chun Go y te lo aplicaria, ante la estanteria del 22, hasta que te dieses cuenta del pésimo ejemplo que das al resto de cenutriousuarios.
    Larga vida al maestro de las patadas voladors (JCVD).

    Post muy divertido e inspirador para una mañana de martes que se presenta larga y somnolienta. Un saludo y una sonrisa.

    ResponderEliminar
  13. Dí que si...yo te apoyo. De vez en cuando hay que deshinibirse...sólo falta que mientras tú seas cenutrousuaria por un día, el cenutrousuario más pelma que haya sobre la faz de toda biblioteca ocupe tu lugar en el mostrador...se iba a enterar...

    ResponderEliminar
  14. ¡Duelo! ¡un duelo! Desenfunda, bibliotecario...porque ti voi a machacáaaaaaa!!!!

    Larga vida al cenutriousuario!

    No eran onduladas, eran patatas paja, de esas que se caen por todos lados, y bocabits, que huelen lo suyo...

    ResponderEliminar
  15. mientras tú seas cenutrousuaria por un día, el cenutrousuario más pelma que haya sobre la faz de toda biblioteca ocupe tu lugar en el mostrador...se iba a enterar...

    Esa fue mi propuesta, pero ningún usuario se ha atrevido. Si es que...aquí la única valiente ;)

    ResponderEliminar
  16. Genial ¡¡¡ Y real como la vida misma.

    :D

    ResponderEliminar
  17. Gracias, anónimo.
    Pero siempre que comentes para rascarme la barbilla no es necesario el anonimato..:p

    ResponderEliminar
  18. Oh, no!
    Cristina se ha pasado al Lado Oscuro!
    Yo, como buena Padawan, no caeré en la tentación y resistiré!
    Que la Fuerza os acompañe!
    ;P

    ResponderEliminar
  19. Alix, yo soy tu madre.

    (Pringá...)

    ResponderEliminar
  20. Y tengo un hermano gemelo :P

    ResponderEliminar
  21. Tu maldad no tiene límites XDDD Me encanta!

    ResponderEliminar

 

Twitter

About