Hielo en el cuerpo

Si es usted lector asiduo de Frikitecaris, habrá notado que el concepto de bibliotecaria por estos lares no es el de falda monjil, moño y gafas, sino el de glamour, perfección y excelencia. Un ídolo al que adoran los usuarios desde la distancia impuesta del mostrador. Deseo y atracción lejos del alcance del común de los mortales, tanto que su distanciamiento se interpreta a menudo como frialdad. Hielo en el cuerpo.

Esa es la bibliotecaria perfecta. Esa es Biblioteclaria, nuevo miembro de Frikitecaris. Desde aquí sólo nos resta obsequiarla con un par de zapatos rojo carmín de tacón alto para quitar el hipo a cualquier usuario de pro; y darle la bienvenida a este nuestro blog.

Les presentamos a Biblioteclaria.

___________________________


Mi infancia son recuerdos de un pueblo de Castilla donde vi la luz una blanca tarde de enero. Hasta aquí el plagio, se me ocurrió y no lo he podido evitar, lo siento.

Empecé el colegio sabiendo leer gracias al empeño de una de mis hermanas mayores y a la historia de El gato Micifuz. Así que nunca sabía por dónde íbamos en la cartilla Paláu cuando me preguntaba la señorita porque, para cuando me tocaba a mí, ya había leído siete veces el “cha-che-chi-cho-chu” y el “yema-yate” y me había ensimismado ante el encanto increíble que para mí tenía la fémina de la ilustración que había sobre la palabra “mujer”, con su blusa rosa y su pelo ondulado, decidiendo que quería ser así de mayor.

De la biblioteca escolar recuerdo el primer libro que llevé en préstamo, Ricitos de oro. La alumna “de las mayores” que estaba atendiendo aquel día me dijo que era un libro muy gordo para mí y consiguió dos cosas. Que me lo leyera de un tirón al volver a casa y que odie hasta hoy el comentario “es que es muy gordo” como excusa para no leer un libro.

Desde entonces hasta hoy he seguido leyendo libros (alguno incluso más gordo que Ricitos de oro): mientras estudiaba en el instituto, la carrera, mientras trabajaba en arqueología, mientras opositaba... Y ahora que trabajo en una biblioteca leo menos de lo que me gustaría porque no encuentro demasiado tiempo.

Este último dato, el de ser quien ocupa el mostrador en una biblioteca, me aporta el encanto increíble.

Hace años que dejé de alisarme el pelo y echar juramentos cuando llueve.

Tengo una blusa rosa.

¿Se puede pedir más?

25 comentarios:

  1. ser rubia? así su pelo rizado será comparable al de ricitos de oro y el círculo se cerrará perfectamente

    bienvenida!!!

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida, biblioteclaria! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola biblioteclara, gracias por compartir tus recuerdos...y demás.
    Voy a ver si encuentro el cuento de ricitos de oro, me ha picado la curiosidad,.......
    ..en mi opinión para leer (como para vivir) no es tiempo lo que se necesita es...bueno, muy buenos dias....

    ResponderEliminar
  4. ¡Bienvenida Biblioteclaria!

    Estás en tu casa.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida, Biblioteclaria! Otra más del equipo de los ricitos (aunque en algunos casos no sean de oro).

    “es que es muy gordo” como excusa para no leer un libro.

    Yo prefiero pensar en ellos como excusa para lanzarlos en plan arma arrojadiza, ya sabe usted la mejor utilidad de los libros en una biblioteca :p

    ResponderEliminar
  6. Ahora que lo comentáis, ¿no os da la impresión de que Ricitos de Oro es en realidad la metáfora bibliotecaria?

    Los bibliotecarios cierran la biblioteca a mediodía y se van al bar de al lado a tomarse su menú del día. Mientras tanto, Ricitos de Oro, una joven cenutriousuaria, se cuela en la biblioteca; como estudió por la LOGSE, es incapaz de interpretar correctamente el cartel de "Cerrado. Volvemos en un momento".

    Una vez en la biblioteca, ve tres ordenadores encendidos. Trastea en los tres: el de la directora de la biblioteca (y se carga el programa de gestión de nóminas), el de la bibliotecaria (y manda a tomar viento el programa de pedidos) y el de la becaria en prácticas (que, como tiene abiertos Blogger y Facebook, le mola, y se dedica a postear en Frikitecaris con la sesión de usuario de la becaria).

    Hecho esto, se retira al despacho de los bibliotecarios, y se arrepanchinga en los respectivos sofás hasta que encuentra uno de su gusto, el de la becaria, porque es el más pequeñito de los tres y, por tanto, le resulta más ergonómico.

    La cenutriousuaria se queda frita.

    En ese momento entran los tres bibliotecarios.

    La directora exclama: "¡Alguien ha tocado mi programa de nóminas!".

    La bibliotecaria grita: "¡Alguien ha borrado los pedidos del último mes!".

    La becaria no puede confesar abiertamente que alguien ha utilizado su sesión de usuario de Blogger para montar un flame en Frikitecaris y que quince contactos de Facebook la han eliminado como amiga después de mandarle privados cabreadísimos por algo que no ha hecho, de modo que exclama "¡Alguien ha borrado los quince últimos registros que había catalogado!"

    Entonces entran en el despacho, descubren a Ricitos de Oro, la despiertan a gritos y le arquean la ceja. Ricitos de Oro, atemorizada por los tres arqueos de ceja, huye despavorida de la biblioteca y se promete a sí misma que, en lo sucesivo, será una usuaria maja-maja.

    ResponderEliminar
  7. Ricitos de Oro, atemorizada por los tres arqueos de ceja, huye despavorida de la biblioteca y se promete a sí misma que, en lo sucesivo, será una usuaria maja-maja.

    Me encantan los cuentos con final feliz...
    aix...

    ResponderEliminar
  8. "¡Alguien ha borrado los quince últimos registros que había catalogado!"

    Ups, me acaba de pasar lo mismo a mí... con lo trabajadora que he empezado la mañana. Cómo encuentre a la cenutria de ricitos se va a enterar XDD

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida Bibliotecaria. Contigo en nuestras filas no habra cenutrio que se nos resista ;P

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestra bienvenida y perdón perdón perdón por contestar tan tarde. Esta semana trabajo de este turno y hasta ahora no había entrado en el blog (algunos cenutrios han tenido la desfachatez de entretenerme!)

    Me hace muchísima ilusión estar con vosotros (quién me lo iba a decir a mi, aquel día que llegué tras la pista de la Ordo Bibliotheca!). Gracias por acoger a este gato.

    Y el cuento de Juanma es la leshe!!!

    ResponderEliminar
  11. juanma con lo del cuento has estado "sembrao"...chapeau

    ResponderEliminar
  12. Me traten bien a la niña, que vale mucho y viene muy bien recomendada; como no sea así os recordaré cómo utilizo mis botas de tacón de aguja ;)

    Por cierto, un beso y un saludo para todos los Frikitecaris del universo estelar: Resmuak

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo el cuento Juanma.

    Bienvenida Biblioteclaria!

    ResponderEliminar
  14. Grrrrracias Mentxu! (Y gracias hermana lady :*** )

    ResponderEliminar
  15. Propongo copy-paste ya mimmo del cuento del Juanma a la página principal.

    ResponderEliminar
  16. El cuento de Juanma es un post en si mismo, con todas las letras y los signos de puntuación.

    Bienvenida bibliotecaria,je,je, no sabes tú dónde te has metido,je,je...Aquí otra que escribe aún más tarde que el resto (soy como el camión escoba).
    Yo también tengo usuarios........

    ResponderEliminar
  17. Gracias Replicant... la verdad es que, usen lo que usen, los usuarios siempre incordian...

    ResponderEliminar
  18. Pero todos recordamos lo que se dijo en una quedada de Frikitecaris acerca de los usuarios de Replicant... ;-P

    Gracias por los comentarios sobre el cuento de Ricitos de Oro. El mérito es de Biblioteclaria, por haber sacado el tema. :-)))

    Supongo que se pueden hacer variaciones frikitecarias sobre los cuentos clásicos: "La cenutriousuaria durmiente", "Caperucita Catalogadora", "Blancanieves y los siete archiveros", "El becario feo"...

    ResponderEliminar
  19. Juanma, la que acabas de liar.. .(la caja de Pandora, has abierto..)

    Dios…lo visualizo: libro de cuentos Frikitecarios para no dormir…

    ResponderEliminar
  20. Pues me pongo a ello... :-P

    ResponderEliminar
  21. El mérito es de Biblioteclaria, por haber sacado el tema. :-)))

    Nada, nada, no me sea modesto ;D

    ResponderEliminar

 

Twitter

About