La guarrería ilimitada

Quienes trabajan en una biblioteca pública se han enfrentado alguna vez a materiales, librarios o no, con mutilaciones, manchas sospechosas (en ocasiones no son sospechosas, la rodaja de chorizo in situ despeja cualquier duda) u olores desagradables por citar algunos ejemplos.

Sin embargo pocos, espero, se las han tenido que ver con lo que se encontró un pobre bibliotecario de la Biblioteca Pública de Bay Minette (Alabama). Pónganse en situación, estás ordenando, rezongando un poco por el revuelto que te han preparado (bueno, yo al menos lo hago) y de pronto ves que unos cuantos libros están pegados entre sí. Y se disparan tus alarmas, y tu naricita te confirma la peor de las sospechas: orina. Pis. Los han meado, vamos.

En la noticia dice que el pobre hombre fue directo a por sus guantes. Imagino que pasó antes por el lavabo para intentar limpiarse las manos y recomponer el estómago.

Al parecer un iluminado decidió aflojar la vejiga en unas estanterías de la sección de religión. Sin entrar en jardines de ningún tipo supongamos que a uno le da gustrirrinín mear encima de libros de religión o de cocina, o de arquitectura. Vale. Si tiene que haber de todo. Pero vaya usted y cómprese unos libros del tema y dedíquese al vicio en la intimidad de su hogar cuantas veces quiera (igual da un impulso a la industria editorial y todo). No me haga eso en los libros de la biblioteca porque son de todos, porque así lo único que demuestra es que es usted un mastuerzo, un marrano y un ser repugnante, como su actuación estelar y lo único que se merece es que los sufridos usuarios y trabajadores de esa biblioteca le hagan a usted lo mismito que le hizo a los libros.

La noticia ha llegado al ojo que todo lo ve de frikitecaris a través de meneame y aquí está la original con vídeo y todo.

Aighssss...

14 comentarios:

  1. Eeeecs... Si pillamos al marrano en cuestión lo rebozamos en mierda, vale? O a cualquier otro con semejante incontinencia. Tal como suena, aunque resulte escatológico

    ResponderEliminar
  2. lo rebozamos en mierda, vale? Pues sí... bueno, mejor le obligamos a que se reboce él mismo ;)

    ResponderEliminar
  3. EEEKS.

    EEEKS.

    ¡¡¡EEEEEKS!!!

    ResponderEliminar
  4. Rosa, creo que a Cristina no le ha gustado que usemos el verbo rebozar...

    ResponderEliminar
  5. ...

    ...

    ...

    PUAAAAAAAAAAJ

    ...

    Con lo rico que estaba mi bocadillo de jamón serrano esta mañana, acabaré echándolo.

    Entre la mierda de este cenutrio y la gilipollas de una cenutria propia que me ha querido abrazar esta mañana y casi la arreo, vaya tela...

    ResponderEliminar
  6. una cenutria propia que me ha querido abrazar esta mañanaDónde vamos a ir a parar... por aquí viene uno que te da la mano (a algunos compañeros les ha tocado ya). Si me viene a mí pienso negarme y quedar como una rara y una borde, a no ser que tenga los ansiados guantes en mi poder!

    ResponderEliminar
  7. Yo me he alejado cuanto he podido, pero aún así me ha rozado.

    Eerrrgsss...

    ResponderEliminar
  8. aún así me ha rozado.Frota la parte afectada con "Zotal", rápido! XDDD

    ResponderEliminar
  9. He pasado una circular para ver si alguien tenía gel desinfectante, pero a lo sumo he conseguido que me llamaran quejica.

    Somos unas víctimas incomprendidas, sniiif...

    ResponderEliminar
  10. Por dios….
    ¿Marcando los libros cual chucho?


    Uix…

    ResponderEliminar
  11. yo le corto las manos... aqui hay varios pequeños ya sin dedos... tiene que escribir con algo que sea... ahi los tengo refrigerados... besos queridos y queridas

    ResponderEliminar
  12. Uf!

    A nosotros allende Collserola nos rebozaron una Maxi Tunnig con un fluido más noble y más denso que procedía del mismo modelo de surtidor.

    (risas nerviosas entre las compañeras y muecas de disgusto mías, que me tocó retirarla)

    ResponderEliminar
  13. un fluido más noble y más denso que procedía del mismo modelo de surtidor.Eso es saber decir las cosas, si señor! ;D

    ResponderEliminar

 

Twitter

About