Siempre a la vanguardia

Desde que inventamos la sobrasada (sí, éso no nos lo quita nadie, ni lo intentéis) y la ensaimada, los mallorquines no hemos estado a la vanguardia en nada significativo. Y me refiero a lo colectivo, ya sé que Rafa Nadal es lo más, que Jorge Lorenzo es un catacrack y Marga Fullana o Xavi Torres son un ejemplo a seguir para cualquier deportista. Pero no me enorgullezco de ellos, a lo sumo puedo alegrarme de tener vecinos célebres y ejemplares en lo suyo (pero no necesiariamente en lo de los demás).

Pues bien, ahora resulta que estamos en la vanguardia de la biblioteconomía española gracias a nuestra maravillosa universidad. Un estudio de hace una temporadita -claro ejemplo de que estoy vaguete- mostraba que la UIB es la universidad española que dedica menos espacio de biblioteca por estudiante.

Dicen que el hambre agudiza el ingenio. En el caso que nos ocupa algunas personas han llegado a desarrollar superpoderes. Recuerdo cuando estaba del bando enemigo, y muy de vez en cuando me daba por ir a estudiar a la biblioteca. Como sabía que era una labor complicada, había que presentarse a primera hora de la mañana (no recuerdo si a las 8 o a las 9) para pillar sitio.

Recuerdo que llegabas allí y sólo había 4 o 5 personas delante tuyo y pensabas, de puta madre hoy pillo sitio e incluso con las lámparas que funcionen -estudiar sin luz en un sitio sin apenas ventanas fastidia bastante. Entonces te girabas un segundo para ver si había algún conocido en el bar y cuando te dabas cuenta acababan de abrir la biblioteca.

No pasa nada me decía a mí mismo, sólo tenías 5 personas delante, podrás elegir donde depositar tus posaderas. Entonces entrabas y esas cuatro personas ya no estaban, eso sí, había mochilas, carpetas y cartapacios por todas partes hasta el punto de tener dificultades para encontrar un asiento en condiciones.

Nunca entendí de dónde salían tantas mochilas, tantas carpetas, que en condiciones normales hubieran necesitado un trailer para su transporte, pero que en realidad había cargado y lanzado en unas milésimas de segundo una estupendísima estudiante de económicas con una destreza sin par.

Era una nueva raza, la superusuaria. Porque eran un grupito de amigas superguapas que se iban turnando para levantarse y reservar sitio. Valía la pena, un día de madrugar el resto de la semana me levanto a las 11!!!

Y visto lo visto, si las bibliotecas no son para estudiar ni para devorar apuntes, ¿para qué querrán los estudiantes tantos metros cuadrados? Si total la mayoría no utilizará en su vida una Base de Datos, ni bibliografía especializada, y si me apuras muchos de ellos la única consulta que harán en su vida será en una obra de referencia...

Di que sí, en este caso estamos a la vanguardia, son el resto de universidades las que pecan por exceso...

13 comentarios:

  1. No sé si reite la gracia o ponerme a llorar como una magdalena... En la de la Extensión de Eivissa entre el poco espacio, el mobiliario inadecuado, que no tiene personal bibliotecario, que los libros que hay provienen de los desechados por la UIB de Mallorca, que... Vamos, que eso no es biblioteca ni es "ná". Ya les vale a los de la UIB

    ResponderEliminar
  2. En mis tiempos de opositor hacíamos algo parecido.

    Biblioteca municipal de Buenavista, en Madrid. Abría a las ocho y media, pero había que estar allí desde las siete y media si querías ser uno de los cincuenta y ocho afortunados con sitio. Peor lo tenían los de la biblioteca regional, que estaba al lado, en Azcona. Ni se me pasaba por la cabeza intentar entrar en ella.

    El caso era que llegó un momento en el que también estaba chungo entrar por la tarde, de modo que recurrimos a la misma práctica que cuentas: dejar las carpetas, formando un reguero, en la puerta de la biblioteca.

    Al principio lo hacíamos poco antes de que cerraran, a la una y media o las dos. Pero eso no garantizaba nada, porque los estudiantes que no habían conseguido sitio se pasaban a media mañana y dejaban sus carpetas en la puerta.

    La cosa llegó hasta el extremo de que llegábamos a las ocho y media, dejábamos nuestras cosas en nuestras mesas de estudio y, durante diez minutos, comenzaban los nervios, como si estuviéramos preparando un esprint en una carrera ciclista: el que ataca primero palma.

    Y así me pasé mis últimos meses de estudiante en aquella biblioteca. Llegando a las siete y media a dejar la carpeta, entrando a las ocho y media, y saliendo a las nueve menos veinte a dejar la (otra, preparada ad hoc) carpeta para conseguir sitio por la tarde.

    Dejé de ir a aquella biblioteca y me dediqué a estudiar en casa y acudir allí sólo para consultar manuales y sacar libros en préstamo.

    ResponderEliminar
  3. Dejé de ir a aquella biblioteca y me dediqué a estudiar en casa y acudir allí sólo para consultar manuales y sacar libros en préstamo.Que al fin y al cabo es para lo que sirve la biblioteca. Estos usuarios...

    ResponderEliminar
  4. Que al fin y al cabo es para lo que sirve la biblioteca.---> A este punto quería yo ir a parar. :-D

    ResponderEliminar
  5. En una biblioteca en la que trabajé (la conoces, Jaume) había un señor que apuntaba a que hora salía cada usuario. Si el sitio se pasaba más de 20 min. con la carpeta en la mesa pero sin el dueño se apartaba la carpeta y se liberaba el sitio.
    Pero claro, así como estan las plantillas de personal no estamos para tener un "vigilasitios"

    ResponderEliminar
  6. Pues que sepáis (si os sirve de consuelo) que en mi biblio en época de examanes pasa lo mismo que el post. El grupo de pijas que se van turnando, entre otros especímenes. Con la única diferencia que esta biblio SI se hace control de sitios. Voy haciendo rondas de 30 min y señalando en un mapa de la planta los sitios vacíos. Si un estudiante me pide sitio para estudiar y hay alguien que está fuera más de media hora... chas! le retiro las cosas y se sienta el recien llegado. Evidentemente procuro retirar siempre los que estan claramente reservados por dos miseras hojas de papel, que ya no se molestan ni en poner la mochila.
    Los habituales que ya lo saben y me ven con el mapa en manos se deshacen en todo tipo de explicaciones "no es que aqui se sienta un amigo que está en clase... luego viene a la 1...", "Oye que me voy a ver a un profe...", etc, etc.
    Por cierto a ver cuando alguien se anima a escribir un post sobre el estado de continuo empanamiento mental de nuestro queridos usuarios en época de examenes.
    Ejemplo (le hago un préstamo a una usuaria). Le voy a devolver elcarnet y me dice "ah, es que no te quedas el carnet hasta que se acabe el préstamo?" (qué cruz señor!).

    Martuky

    ResponderEliminar
  7. ¡Que cruz! Exigiendo silencio monacal y recogimiento absoluto hasta el punto de venir a quejarse... ¡porque el vecino de mesa hace ruido al pasar las páginas!
    Después son los mismos que chillan y rien a grito pelado en el pasillo sabiendo que la puerta de la biblio no amortigua para nada los ruidos del exterior
    Cualquier dia me cargo algun@ O_Ô

    ResponderEliminar
  8. Aichs... las biblios y los exámenes. Los informáticos del ayuntamiento andan "haciendo retoques" en la red WiFi y en consecuencia a ratos va mal. El otro día me dijo un estudiador que "vaya época habéis elegido para hacer cambiosssss"... Y me quedé con ganas de decirle que no todo el mundo tiene exámenes aunque le parezca imposible...


    ¡Que cruz! Exigiendo silencio monacal y recogimiento absoluto hasta el punto de venir a quejarse... ¡porque el vecino de mesa hace ruido al pasar las páginas!
    Después son los mismos que chillan y rien a grito pelado en el pasillo sabiendo que la puerta de la biblio no amortigua para nada los ruidos del exterior
    Cualquier dia me cargo algun@ O_Ô
    Dios, es tan bonito ver la cruz propia compartida, todos los días pienso eso mismo varias veces al ver al rebaño bajar por las escaleras :*** ¡Viva la terapia frikitecaria!!!!

    ResponderEliminar
  9. Alguien ha dicho pijas? Yo no verdad? Es que a veces pienso en voz alta.
    Amables señoritas y muy estudiosas quería decir...
    Bon cap de setmana!!

    ResponderEliminar
  10. Però tu no tenies un cumple per celebrar avui s'hora baixa? apa, vés i al tantu amb les senyoretes estudioses i sssssuper-simpàtiques :P

    ResponderEliminar
  11. @Jaume: de vegades és millor no pensar (ni en veu alta) ;).
    Jo estudiava a la biblio de medicina del clínic i resulta que al costat tenia estudiants de dret!
    Bon post.

    ResponderEliminar
  12. Está claro que a los apuntófago sólo se les aviva el cerebro para idear maneras de reservar sitios de estudio, el resto del tiempo lo pasan entre el cafelito, el cigarrito y la charleta con el móvil...

    ResponderEliminar
  13. @Jaume: de vegades és millor no pensar (ni en veu alta) ;).Totalment d'acord, quina felicitat sense es soroll de maquinària constantment en marxa. TAM-TAM-TAM-TAM...

    Però tu no tenies un cumple per celebrar avui s'hora baixa?A Mallorca acostumam a sortir els vespres, i això és a partir de les 22 hores. Per cert, moltes gràcies pel dialectalisme. Promet dir tarda la propera vegada :P

    ResponderEliminar

 

Twitter

About