Sobornos para leer

Uno de los mecanismos de funcionamiento de las crías humanas es el soborno. Se le "recompensa" con un helado de chocolate por comer esas acelgas que tan poco le gustan, se le "regala" la moto por haber aprobado -raspando- el curso escolar, y el carné de conducir cuando entra en la universidad. Es decir, uno de los pilares con los que se crece consiste en el soborno. La meta es conseguir X por hacer Y, que no deja de ser responsabilidad de uno mismo. Me estoy convirtiendo en la abueleta cebolleta, lo sé.



Parece ser que en la biblioteca del Liceo Rongotai de Nueva Zelanda han interiorizado esta premisa. Y como se lee poco, se han puesto manos a la obra para conseguir aumentar el nivel de lectura. Oigan, que los cenus son capaces de hacer cola por tomar una cola: por dos libros que se lean, les dan una latita de cola. Pero hay más, mucho más; cuanto más leas, mayor será el premio (no, la culturización no cuenta como premio).



"Soy la primera en reconocer que es un soborno, pero los resultados hablan por sí mismos", admite Kit Norman, profesora y responsable del curioso programa.



En eso estamos de acuerdo. Pero puestos, se podría customizar, según el tipo de lectura:



- Si te lees Miedo y asco en Las Vegas te regalamos una rayita de coca.

- Si te lees las obras completas de Dan Brown, un bote de somníferos.





Y si no vienes a dar por saco, te premiamos con no darte de collejas.

3 comentarios:

  1. Me cuesta…me cuesta entender esta táctica de premiar lo que se supone que debe ser normal…

    Vaya…que después quien les dice que lean sin premio…

    ResponderEliminar
  2. Que me "sobornen" a mi, porfaaa. ¡¡Quiero helados y bombones!!
    :DD

    ResponderEliminar
  3. y asi despues que diran que los niños tiene problemas a la sangre por tanta lectura!!!!! espero que la cola sea dietetica!!!!
    yo aqui los hago leer a puros palos!!! lo malo es que la sangre mancha....

    ResponderEliminar

 

Twitter

About