Memoria histórica

Visita al Museo Judío de Berlín


6 comentarios:

  1. Una reflexión... a los judíos no se les permite en el 41 ir a bibliotecas públicas, luego el resto de la población si puede ir... y lo mismo a alguno le da por leer... y por pensar... mejor quememos los libros...

    ResponderEliminar
  2. Me temo que el problema es que el resto directamente no iba...

    Este post es bueno, francamente bueno, pero da un mal rollo y deja muy mal cuerpo :( ¿Alguna vez aprenderemos de nuestros errores?

    ResponderEliminar
  3. Si que deja mal cuerpo, si. Parece que Anna adivinó que hoy es el dia del mal rollo porque si supiérais la tardecita que nos ha tocado... Buf! No se la deseo ni al peor de mis enemigos. ¡¡¡Pofavó!!! ¡Que venga el carnicero del post del otro día que no doy abastoooo!

    ResponderEliminar
  4. Tranquila Rosa, ya queda poco, respira hondo... qué malas son las tardes. Ánimo! ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Zas! ¡Crunch! ¡Booumm! ¡PAAFF! (uf, uf... Perdona que no te conteste, Biblioteclaria, pero estoy de zafarrancho)
    ¡Que NOOOO! No te puedes llevar la enciclopediaaaa

    ResponderEliminar
  6. 20:59: tertulia en los "sofares" de la entrada, los voy a quemar, lo juro...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About