El poder de los libros


Típico ejemplar de lector con el síndrome de la "cabeza a mariposas".
Foto de mladenpenev vista por toda la blogosfera y más allá

En el principio de los tiempos dicen que fue el Verbo, pero yo no lo sé porque no estaba aún allí, fuese donde fuese...Parece ser que los primeros humanos se dedicaron a garabatear paredes hasta que a unos cuantos se les ocurrió empezar a grabar tablillas de barro mientras el resto seguían (y siguen aún) pintarrajeando paredes en la caverna y alrededores. Este movimiento de cambio de superficies atrajo las iras de los puristas, que, metidos en la covacha, no entendían la transformación del garabato en signo o letra. De hecho, lo que les pasaba es que tampoco entendían la letra. Y pusieron de moda la quema preventiva de libros (y otros seres/enseres) para disimular su ignorancia.
Posteriormente, la imprenta de Gutenberg y la capacidad de encuadernar favoreció la extensión del libro. Y ahi sí que se lió..que si la lucha por los derechos humanos, que si la Ilustración, que si la Revolución Francesa, la escuela libre...Un desastre...Los nazis y otros dictadores volvieron a quemar libros, pero la epidemia ya estaba diseminada, de modo que a lo largo del siglo XX numerosos personajes han demostrado que leen o al menos lo han intentado.De todos modos, tan peligrosa moda no va con España: la mitad de los españoles no lee y de la otra mitad, sólo la mitad comprenden lo que leen. ¡Quietos los lanzallamas!, ¡no hará falta quemar nada!, seamos ecológicos.
PD: y ya saben, si quieren conocer una obra,¿para qué hacer cola en una Biblioteca?, espérense a la película...descargada de Internet, que con la crisis, ya se sabe...

8 comentarios:

  1. Como cenu de confianza y bibliófilo os doy toda la razón, no hace falta que recordemos Farenheit o cosas así... mucho más cerca, recuerdo en mis años mozos (y no hace tanto, no piensen mal, unos 15 años) cuando los curas me descubrieron en clase un libro de Lorca y lo hicieron volar desde la ventana del tercer piso. Eso sí, al acabar las clases bajé al patio e increíble pero cierto, La casa de Bernarda Alba estaba allí, tal cual, ¡nadie lo había tocado, ni mucho menos robado! No supe si alegrarme o no...

    ResponderEliminar
  2. la mitad de los españoles no lee y de la otra mitad, sólo la mitad comprenden lo que leen

    O sea, sólo entienden lo que leen un 25% de la población...args.

    ResponderEliminar
  3. Grande, el poder de los libros, grande... (especialmente el de un tomo de la Espasa lanzado con punteria. Tiene mucho "poder", si...)

    Y si, los índices de lectura, dan llorera... (¡y los de comprensión ni les cuento!)

    ResponderEliminar
  4. Tiemblo sólo de imaginar al Padre Espejo lanzando tomos de la Espasa en vez de volúmenes ligeritos de teatro y poesía...

    ResponderEliminar
  5. Tiemblo sólo de imaginar al Padre Espejo lanzando tomos de la Espasa en vez de volúmenes ligeritos de teatro y poesía...

    ResponderEliminar
  6. La casa de Bernarda Alba estaba allí, tal cual, ¡nadie lo había tocado, ni mucho menos robado! No supe si alegrarme o no...


    Lo mismo me paso el dia que un mensajero vino a recoger un prestamo interbibliotecario y, ante el afan de mi companera por envolverlo adecuadamente dijo que no se preocupara, que total era un libro y nadie lo iba a robar...

    especialmente el de un tomo de la Espasa lanzado con punteria. Tiene mucho "poder", si

    XDDD da gusto, esta chica nunca falla XD

    ResponderEliminar
  7. Curiosamente nadie ha pensado en usar los libros como mancuernas...será porque son difíciles de sujetar??

    ResponderEliminar
  8. Paradójicamente, en España se escribe más que se lee.

    Saludos.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About