La felicidad está en el forro

El forrado de libros en las bibliotecas tiene sus defensores y sus detractores.
Para algunos es una buena forma de alargar la vida de los volúmenes de la biblioteca y el tiempo que le dedican a este quehacer, lejos del usual ajetreo y estrés que produce el trato con los usuarios, por lo que resulta un agradable relajo en la jornada.
Para otros es perder el tiempo. Prefieren mandar el tocho al encuadernador cuando ya no quede más remedio, aún a riesgo de que se lo devuelvan con el título al revés (cosa que pasa, se lo aseguro). O mejor, hacer un expurgo fulminante del tomo estropeado sustituyéndolo por uno nuevecito. ¿A quién no le gusta estrenar libros?
A la que suscribe no le ha dado todavía por dedicarse al forrado, exceptuando algunos libros que se lleva en préstamo a casa. En este caso suele forrarlos con doble capa de papel de periódico para evitar infligirles manchas de bocata de chorizo o del aceitico de los boquerones.
Aunque, viendo las cotas de felicidad a las que llega la bibliotecaria del vídeo gracias al uso de cierto mecanismo forrador, me estoy planteando ponerles forro hasta a los suplementos de los diarios.

9 comentarios:

  1. ¡Tantas horas de terapia y resulta que lo que necesito es un cacharro forralibros¡

    (…no sé… me parece un poco inquietante la ”felicidad” de la chica, ¿no? El aparatejo ese no soltará algún efluvio de plástico fundido o algo…)

    ResponderEliminar
  2. Seguro que en realidad la chica está pensando en retractilar cenus...:D

    ResponderEliminar
  3. ¿manchas de chorizo y boquerones? ¿os ponéis a leer a la hora del almuerzo? Yo los suelo manchar con té, algo de chocolate como mucho, vaya, que no osy quien para juzgar a nadie, pero me parece excesiva la barbacoa en la biblioteca, jaja, eso sí, no duden en llamarme para la próxima y forraremos lo que sobre de la parrillada

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver... el próximo libro que saque, lo chuparé en lugar de leerlo ...

    ResponderEliminar
  5. mmmmmm demasiado feliz la chica no??? desde que forro mis libros!!!! mi familia es mucho más feliz que antes!!!!!! jajajaja

    ....besos , igual me gusto la maquinita!!!!

    ResponderEliminar
  6. yo soy partidaria de forrar cuando voy a la playa y si son de enc. holandesa pero no me gusta forrar con papel de periódico porque luego se te quedan los dedos negros y se desgasta demasiado el papel, uso las hojas de calendarios viejos, papel satinado que va mucho mejor

    aunque para originalidad la de la sra. que vi el otro día en el tren: iba yo leyendo el periódico cuando de pronto escuché un sonidito como si alguien estuviese luchando con su bocata en el bolso, y al final lo que salió del bolso era un libro forrado con papel de aluminio!!! espero que no fuera reutilizado...

    ResponderEliminar
  7. no me gusta forrar con papel de periódico porque luego se te quedan los dedos negros y se desgasta demasiado el papel
    Yo forro así los libros de la biblioteca que me llevo para leer en casa o por ahí, que yo soy muy de llevar el libro en el bolso y ponerme a leeer en cualquier sitio.
    Lo de los dedos negros ya lo tengo asumido. Lo de trabajar en una biblioteca es lo que tiene... Tintas, polvo y a saber que exótica multitud de manchas.

    ResponderEliminar
  8. amigos he pasado una mala pasada , un anonimo en mi blog de un CRA para los CRA me ha dejado un mensaje no muy agradable!!!! le ha molestado mi polera ridicula y mi entusiamos por mi profesión!!! sera un usuario enfadado???? jajajaja, trato de reirme del asunto... en esto casos que puedo hacer, borro el mensaje o lo dejo para que se e cuenta que no me importa??? un besote grande a todos

    ResponderEliminar
  9. Biblioflipario30/10/09 14:29

    En mi biblioteca usamos el CoLibri y su ruido zumbón, el alegre calorcillo que deja en los libros y, sobre todo, ese movimiento de guillotina aplastadora a dos manos(si piensas en alguien que odias es más divertido), es de lo más relajante.
    Comprendo la felicidad de la bibliotecaria del anuncio. A veces me paso horas y horas guillotinando. Es como una droga.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About