Bibliotemaníaca, o, Estoy de los pelos

Cuánta manía nos tienen. En el mundo exterior, se entiende. Hemos mareado tanto la perdiz con que si bibliotecario, documentalista, arquitecto de la información, infonomista o enfermero de la información, entre otros, que al final la gente se lía y acaban por tomarnos como unos locos maniáticos y no saben ni cómo llamarnos. Supongo que tienen parte de razón, hay que estar un poco mal de la azotea para querer dedicarse a mejorar/preservar la sociedad y la cultura en general.

Porque otra explicación a esta oferta no la encuentro:

importante consultora necesita incorporar un documentalista con bibliotecomanía

Vale, lo hemos pillado.

Ahora, si no les importa, dignifiquen un poco al trabajador y revisen ese sueldo, ¿12.000 € anuales? Sería triste si no comenzara a ser lo habitual. No sé qué es peor, si la manía o esto.

Triste, muy triste.


[Gracias a Meritxein por el enlace]

6 comentarios:

  1. ¿Bibliotecomanía? Suena a programa de la tele donde un simpático barbudo te explica paso a paso cómo construir tu propia biblioteca, con sus estanterías, sus mesas de estudio, su sala de tortura para cenus...

    ResponderEliminar
  2. peor sería haber estudiado BINGOtecomanía, como dice el cura de mi pueblo...

    ResponderEliminar
  3. A lo mejor los que le tienen manía a los bibliotecarios son los de la oferta y por eso buscan un "bibliotecomaníaco"...

    ResponderEliminar
  4. Entre la manía y el (bajo) sueldo elijo la manía... Que me tengan manía pero por lo menos bien pagada.
    :-(

    ResponderEliminar
  5. peor sería haber estudiado BINGOtecomanía
    La bingotecomanía no está mal, al menos entretiene y con suerte te ganas una perrillas

    ResponderEliminar
  6. Seamos los raperos de la información, yeah!

    ResponderEliminar

 

Twitter

About