El porqué

Verán, cada día hago mi lista de buenos propósitos: no matarás al usuario, no perderás la paciencia y sí mantendrás impecable tu estilo. Luego me recuerdo cinco cosas que me gustan de mí misma: arqueo la ceja como nadie, tengo la mejor patada voladora del hemisferio Norte (con permiso de Chuck Norris), mi estilo lanzalibros es inigualable, mi moño no hay quien lo supere y el sufrimiento que conlleva el esfuerzo de cuidarse día a día no es nada comparado con ver las caras embelesadas que dejo a mi paso. Todo muy sencillo, claro. Todos los días me miro en el espejo esperando ver en mis bíceps el resultado del levantamiento diario (durante media hora) de la Espasa Calpe, y no dejo mirar intrigada mis piernas a la espera de estilizarlas con las carreras de carritos.
Sin embargo, la realidad desmiente todos mis esfuerzos y lo único que veo en el espejo es una (cada día más) decrépita bibliotecaria con una espalda (cada día más) encorvada. Maldigo el espejo y le pregunto por qué es tan cruel, y el muy cachondo me responde:

"Oh, tú, bibliotecaria de pacotilla, ¿acaso creías que te ibas a ir de rositas? ¿Que podías acarrear libros sin que ello te pasara factura? La cultura es pesada, querida. La cultura y la cocina, y para ser más exactos, los libros de cocina."

En serio, señores editores, ¿siete kilos? ¿Es necesario que un libro pese siete kilos? Está claro que nadie se lo va a llevar a la cama, que los bibliotecarios nos negaremos a comprarlo y que el que lo quiera va a tener que pedir un atril de acompañamiento.

Si alguien tiene 500 € y quiere herniarse, ésta es su oportunidad. Pero que tenga en cuenta que no cocina solo.

4 comentarios:

  1. Pero que tenga en cuenta que no cocina solo.
    Por ese precio…No le exijo al libro que cocine. ¡Le exijo que cocine y limpie la cocina!
    ¿Para cuando una norma que regule el peso de los libros? :-D

    ResponderEliminar
  2. Este libro es estupendo para dar mamporrazos en la cabeza a los que dan la lata... Un momento que voy a lanzárselo al pesadito de turno que se acerca al mostrador... ¡¡¡Bum!!! Ya está, uno menos que molestará en esta tarde de viernes lluvioso.

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Y que me dicen de los libros de Derecho???? ehhhhhhh
    Derecha no puedo ir con más de dos de ellos!
    Pero bueno!
    Para los interesados en el tema supongo que son lo mejor, pero disculpenme los señores editores. Si hacen tapa blanda se nos doblan, rompen, rajan...
    si los hacen tapa dura pesan tanto que ni con el carrito puedo llevar más de 5 libros!
    Señores un poquito de por favor!!!!

    ResponderEliminar
  4. Y que me dicen de los libros de Derecho????

    A mí me vas a hablar de esos malditos roedores...Además les encanta escribir tochazos en leguleyo que no hay cristo que los entienda...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About