Ése es el espíritu (entre el cielo, el suelo y el más allá)

¿Os suena? Seguro que sí. Desde hace siglos, este cartelito ha servido como látigo de cenutriousuarios y en ocasiones ha dado más miedo que según qué arqueos de ceja.

Sin embargo, los tiempos están cambiando, los parroquianos ya no se dejan amedrentar por amenazas de excomunión y, en definitiva, vivimos en la era de los hechos consumados y la coerción pura y dura. Pasemos, pues, de amenazas, y procedamos con el terror bibliotecario y su máximo exponente hasta la fecha (hasta que Chuck Norris se pase al gremio).

¿Lo reconocéis? En entradas anteriores de Frikitecaris os presentábamos a Rex Libris, el mejor pateador de culos del mundo mundial (y bibliotecario, faltaría más).

En definitiva, si la amenaza de excomunión os deja fríos y el porte señorial de Rex Libris os trae al pairo, sólo queda recurrir a los poderes cósmicos para que devolváis ese libro que es nuessssstro (oigase con voz de Gollum) y que nos debéis desde hace años y años. ¿No os acojona Rex? Pues probemos con el dios Toth. Nunca falla. Es nuestro último recurso.

Si os demoráis con vuestra devolución y recibís su llamada, que sepáis a qué ateneros. Que no nos vengáis luego con que no os habíamos avisado.


(Entrada inspirada en un comentario de José Antonio Martínez en IWETEL. ¡Muchas gracias, majo-majo!)

10 comentarios:

  1. ¡Gracias a ti, por inspirar la entrada! :-)

    ResponderEliminar
  2. Algún cartelito de estos de Excomunión teníamos en la biblio. Tendré que preparar uno ilustrado con una hacha grineriana rebanando pescuezos, porque lo de la excomunión ya no asusta a nadie...
    El Rex Libris no está mal, pero o veo poco... como lo digo... poco sangriento para mi gusto ;P

    ResponderEliminar
  3. Sigo pensando que con según qué libros no hay peor castigo que dejárselos al cenu per saecula saeculorum... ¿quién podría volver a conciliar el sueño entre autobiografías de triunfitos y novelas de quiosco? Pero sí, reconozco que Rex Libris acojona lo suyo...

    ResponderEliminar
  4. dejárselos al cenu per saecula saeculorum..

    Pero queremos difundir y distribuir el insomnio, y mientras no tengamos fondos ilimitados, mejor será usar nuestras armas cuantas más veces mejor!!!!

    ResponderEliminar
  5. Vaya Rosa.... te subrayo el hecho de que debajo del pie, Rex Libris sujeta un brazo del inclito/a que se atrevió a no devolver los libros. Aunque si quieres más sangre te conmino a leer el comic que es bastante más burro.

    Si aún así esto no fuera sufuicientemente sangriento, siempre podemos recurrir al poderoso Conan the Librarian Oh Crom, oh Dewey, grant me revenge!!!

    ResponderEliminar
  6. Ahh, vale. Esa cosa verde es una mano cenutril (¿Hulk lee?) Ejque me dejé las gafas "del cerca" en el otro bolso ;-PP

    ResponderEliminar
  7. Cielos, no lo habia pensado... que imagen más bizarra. Lou Ferrigno fomentando la lectura, arrg, esto no se le ocurre ni a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

    Aunque seguramente hay videos de Mr. T en youtube que deben ser algo parecido "Say no to drugs, read books"...

    ResponderEliminar
  8. ¿Y qué hacemos con Ranganathan? Especialmente con el segundo principio: A cada lector/a su libro (porque tendremos que conceder que leen, al menos, las marcas de la botella de cerveza o la de las prendas del m(a)ercadillo).

    ResponderEliminar
  9. Me he puesto a armar uno, aunque cometí algunos penosos errorcillos... y además soy demasiado flojo no sólo para arreglarlos sino para buscar el código que me permita poner el vínculo pero en fin: http://abbadie.livejournal.com/22824.html

    ResponderEliminar

 

Twitter

About