Adiós, cultura, adiós

Son muchas las penalidades que sufrimos los bibliotecarios. Presupuestos exiguos, aumento de servicios (pero no de personal), ampliación de horarios (pero tampoco, otra vez, de nuevo personal), y así una laaarga lista. También son muchas las veces que nos quejamos, que intentamos hacer escuchar nuestra voz, aunque lo normal es que no pase de un leve maullido a los oídos de quienes deberían escucharnos. Suma y sigue. Pero ¿cuándo se quejan los usuarios? ¿Quién se toma la molestia de rellenar la hoja de reclamaciones (que no la de sugerencias)? ¿Alguno hace algo por mejorar la situación (y no me sirve el calentar la cabeza al sufrido bibliotecario, que bastante tiene con lo suyo)? Evidentemente, casi nunca, por lo que cuando leí una carta al Director en El Periódico de Cataluña pensé que Dewey me había escuchado. Al fin, pensé, alguien con un par. La pega es que no es oro todo lo que reluce, y los cenus seguirán siendo cenus hasta el fin de los días. Os copio el texto de la carta:

Adiós, cultura

Beatriz Reyes Cuenca

L'Hospitalet de Llobregat

Cierran la biblioteca de barrio ubicada dentro del colegio Frederic Mistral, de L'Hospitalet de Llobregat. Ya lo intentaron varias veces y no resultó. Ahora parece que las pequeñas bibliotecas no interesan y solo importan las macrobibliotecas. Con su cierre, después de 33 años, enterramos muchos recuerdos tanto padres como alumnos. Y una extraordinaria bibliotecaria que recomendaba libros y organizaba veladas culturales para los niños y que les inculcaba el gusanillo de la lectura. La echaremos de menos. Tendremos que peregrinar a las macrobibliotecas y ser un número de carnet más y tropezar con serios bibliotecarios con sus normas inútiles. Adiós, cultura, adiós.

Le aplaudo, señora Reyes, el salir en defensa de su biblioteca. Preferiría que los destinatarios de la queja fueran quienes tomaron la decisión de cerrar dicha biblioteca, ya que no entiendo por qué narices echa mierda sobre el colectivo de los bibliotecarios, que no dejamos de ser otras víctimas del recorte cultural que estamos viviendo. Me permito recordarle a la cenu epistolera que el ejemplo más ilustrativo de dicho recorte ha sido, precisamente, la Biblioteca Nacional de España. También le hago notar que, si ha sido capaz de dedicar media hora para enviar por correo electrónico una carta al director para quejarse por una decisión que, como miembros del colectivo bibliotecario, no podemos sino deplorar, también podrá ser capaz de buscar, en muchísimo menos tiempo, otras bibliotecas públicas, privadas y semipúblicas, de las muchísimas que hay en la provincia de Barcelona, por las que la Administración está apostando con fuerza (precisamente para extender la cultura), que no se corresponden con su concepto de macrobibliotecas y que, en ocasiones, están a unas cuantas paradas de metro, e incluso a una breve caminata desde su casa, en el mismo L'Hospitalet. Tal vez le desmontaría el argumento. Asimismo, lamento profundamente que a partir de ahora tenga que aguantar las "inútiles" normas que establecemos en ellas, que ya se sabe que ponemos sólo para putear a los usuarios, nuestro único objetivo en la vida. Supongo que la vida del cenu sería más fácil y llevadera con libros ordenados por colores y confiando en la buena fe de un número limitado de usuarios que se conocen de toda la vida y no van a deteriorar el material ni crear problemas disciplinarios en su centro, pero en serio, lo de estampar numeritos y letrujas en los tejuelos de los libros, poner un límite a la cantidad de ejemplares en préstamo y la duración del mismo, y establecer sanciones a quienes dañen o extravíen el material no se hace sólo para tener entretenidos a unos cuantos bibliotecarios, sino que tiene su razón de ser.
Eso sí, reconozco que todos los bibliotecarios somos unos serios, engreídos y chulitos de pacotilla. Le diría que sólo lo somos de puertas para fuera, pero mejor no lo hago, no vaya a ser que le dé por dirigirnos la palabra y comprobar que también somos humanos.

Vade retro.

15 comentarios:

  1. Yo lo que no entiendo es esa manía de disparar indiscriminadamente contra el chivo expiatorio que tienes más a mano. Con argumentos así se le quitan a uno las ganas de solidarizarse con una cenutria como ésta, por una decisión que, reconozcámoslo, revuelve las tripas a cualquiera que esté o haya estado currando en el gremio bibliotecario. Como decía el tango: "en el mismo lodo / todos manoseaos".

    Ahora bien, me encantaría conocer el punto de vista de la otra parte. Por qué cierra esa biblioteca. ¿Criterios económicos? ¿Nulas ganas de financiar con dinero público el caprichito personal de cuatro vecinos apalancaos que sólo saben quejarse y que tal vez no hayan hecho nada por dicha biblioteca? Sería interesante conocer ese punto de vista.

    ResponderEliminar
  2. Estoy por crear un nuevo grupo en el Caralibro y hacer a esta señora su patrona: «Señoras que ignoran lo que se hace en las bibliotecas públicas para favorecer a la cultura». U otro: "Señoras que se quejan de las normas pero llaman a la policia cuando el vecino de encima pone música por la madrugada», por ejemplo...

    ResponderEliminar
  3. Es una pena, una verdadera pena, que alguien en defensa de una biblioteca acabe atacando al sector de las bibliotecas. No me entra en la cabeza tal incoherencia.

    me encantaría conocer el punto de vista de la otra parte

    Supongo que si escarbáramos un poco, se podría saber. Puede que incluso algún lector esté al caso. Pero, teniendo en cuenta lo mucho que la señora se ha informado, no me entran ganas de perder más tiempo en el asunto. Seré seria, pero gilipollas no.

    ResponderEliminar
  4. No conozco el caso concreto de esta biblioteca. Pero si sé de otras que se abrieron sin criterio ninguno porque inaugurar biblios queda muy bién de cara a la galería. Después suponen un gasto que no se correponde con su uso ni con la necesidad real de los ciudadanos.
    Cultura si, bibliotecas también. Pero con criterio

    ResponderEliminar
  5. Es una pena, una verdadera pena, que alguien en defensa de una biblioteca acabe atacando al sector de las bibliotecas. No me entra en la cabeza tal incoherencia

    Totalment d’acord.
    No entiendo su argumentación. Se queja del cierre de una biblioteca y del resto de bibliotecas (¿a las que no ha ido?) No lo pillo, no lo pillo…

    ResponderEliminar
  6. Lo que expresa esta señora es nostalgia por un recinto de documentos que había experimentado como íntimo: un mundo que se acaba.

    Y de lo que habla con reproches y desde el desconocimiento es de enormes infraestructuras de cientos de metros cuadrados que acumulan servicios culturales y sociales en una trama cada vez más prieta.

    ¿La asustan la señalética, la cdu, las normas y los mostradores? Pues resulta bastante comprensible.

    Las bromitas corporativas hacen gracia hasta que se convierten en una mueca de desprecio.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo, ante todo, puedes poner tu nombre o un nick con toda tranquilidad. No hace falta ponerse como anónimo, en serio.

    Quisiera decir que el cierre de la biblioteca es una decisión deplorable para todos, nosotros los bibliotecarios incluídos. Eso también es corporativismo. Este blog es abiertamente corporativo; de hecho va de eso.

    Entiendo que a la señora le asuste... ¿el qué? Hay bibliotecas en bcn para todos los gustos y tamaños. Comprendo que lo "desconocido" (o semi desconocido, no dejamos de hablar de bibliotecas) asuste, pero la vida misma es un cambio continuo. Hay que afrontarlo. Todo ello no quita que se queje por el cierre de su biblioteca, evidentísimamente. Ahí estamos todos de acuerdo. Que nadie se engañe, no es una cuestión de tamaño, sino de objetivo y de utilidad. Una biblioteca de barrio autogestionada sirve exactamente para lo mismo que una "macro" biblioteca. Los bibliotecarios son los mismos profesionales, y cerrar una es traumático, sea cual sea el tamaño. Adiós, cultura, adiós. ¿Vemos el ejemplo de la Comunidad de Madrid donde se cierran bibliotecas de distrito por la cara?

    Sin embargo, a mi modo de verlo, no tiene sentido que para quejarse del cierre de una se queje del funcionamiento del resto, a las que no sabemos siquiera si ha ido. Sin salir de l'Hospitalet tiene una biblioteca modélica: la Bóbila, dirigida por Jordi Canal, que ha conseguido convertirla en el mayor centro de España especializado en literatura policíaca. Por poner un ejemplo.

    Sí es cierto es que ante esto sólo cabe replantearnos nuestro "marketing", porque es evidente que la gente nos percibe como lo hace esta señora. Es nuestra imagen. Eso sí lo veo un gran problema y me da para reflexionar seriamente. Los bibliotecarios nos vendemos mal, muy mal. Tremendamente mal. Este blog no sé si sirve para algo en ese sentido, pero desde luego nuestra intención última es reirnos de nosotros mismos y de la "seriedad" que impera en la profesión y su entorno, usuarios incluídos.

    Las bromitas corporativas hacen gracia hasta que se convierten en una mueca de desprecio.

    Sinceramente creo que el desprecio ha sido mutuo, ya que su carta era abiertamente despectiva hacia nuestro colectivo. Estamos en el mismo bando y estamos a hostias entre nosotros. Somos parte de la misma cadena y parece que seamos enemigos. Personalmente, no me gusta.

    Aquí nos reimos mucho de la relación (cenutrio)usuario vs bibliotecarios, pero ejemplos así hacen que tengamos que reflexionar. Todos.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena la entrada Cristina!
    Totalmente de acuerdo en que los bibliotecarios no nos sabemos vender y eso es un grave problema y más en la situación actual. veo muy de cerca como no se pueden abrir equipamientos nuevos porqué los ayuntaminetos no tienen de donde sacar dinero para hacerlo con garantias y no a medias...
    Pero tambien es cierto que hay un tipo de personas para las que, aunque te esfuerces, nunca vamos a hacer las cosas bien y siempre se quejaran por algo...
    Las normas ni son absurdas ni son capricho de los bibliotecarios..ya nos gustaria ya que nadie se retrasara en la devolución, que nadie rompiera ningún libro o DVD, que mantuvieran unas mínimas normas de civismo...pero desgraciadamente la sociedad (gran parte) no funciona así y necesita, yo diria más bien que grita que le pongan normas que acatar. Es triste pero es así, seguramente esta señora que tanto critica nuestras normas luego será de las primeras en quejarse si no puede acceder a un libro porqué alguien se ha olvidado de devolverlo o ver la última peli que le interese porqué alguien ha perdido el DVD y le importa un pimineto avisar o reponerlo...
    Tambien pienso que seria muy interesante conocer el otro punto de vista...

    ResponderEliminar
  9. Tambien pienso que seria muy interesante conocer el otro punto de vista...

    A mí también me gustaría conocerlo....

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que sí que somos unos serios jejejejeje, cuando yo estaba de becario en biblioteca de la Facul, algún cenu dejó caer en el buzó de sugerencias que "el becario podría ser más simpático". Supongo que esperarían que les dijera en verso que le quiten el sonido a los móviles o que no corran por la biblioteca cuando les llaman.

    ResponderEliminar
  11. Fanhunter, querido, ¡es que tú intimidas un montón! Desde esa altura y con ese cuerpazo, como para llevar libros con retraso...:DDDDD (yo te los dejaba en el carrito y salía huyendo ;) )

    Supongo que esperarían que les dijera en verso que le quiten el sonido a los móviles

    Lo veo, lo veo:

    Apagad los celulares
    o id cambiando de lares.
    Al que de inmediato no lo haga,
    ésta mucho nos la paga.


    A que organizamos un concurso con versos así :DDD

    ResponderEliminar
  12. Nora Martinez Reyes8/7/11 18:23

    Responder que si, Beatriz, la autora de esta carta SI ha visitado muchas bibliotecas, y lo hace asidua mente.

    No esta bien generalizar con los bibliotecarios, cada uno es como es, tenga la profesion que tenga.

    Pero ella cuenta como experiencia propia que en las macrobibliotecas no le han tratado de la misma manera que en la nostálgica biblioteca de barrio.

    Esta señora simplemente ha expuesto su punto de vista en un lugar publico como es El Periodico, y os digo que también ha intentado el NO cierre de la misma por otros medios.

    Y a estos comentarios:

    "seguramente esta señora que tanto critica nuestras normas luego será de las primeras en quejarse si no puede acceder a un libro porqué alguien se ha olvidado de devolverlo o ver la última peli que le interese porqué alguien ha perdido el DVD y le importa un pimineto avisar o reponerlo... "

    " «Señoras que ignoran lo que se hace en las bibliotecas públicas para favorecer a la cultura»"

    "nulas ganas de financiar con dinero público el caprichito personal de cuatro vecinos apalancaos que sólo saben quejarse y que tal vez no hayan hecho nada por dicha biblioteca? "

    Criticaros vosotros mismos.

    Frivolizar es gratuito.

    Un saludo,

    Nora Martinez Reyes

    ResponderEliminar
  13. Nora, supongo que cuando te refieres a "esta señora", en realidad quieres decir "mi madre". Está claro que a Beatriz le duele el cierre de su biblioteca, hecho con el que estamos de acuerdo. Con lo que no estamos de acuerdo es con su valoración generalizada de las bibliotecas, así como de los bibliotecarios y sus normas, de las que demuestra un gran desconocimiento, a pesar de que digas que es usuaria habitual de muchas bibliotecas.

    Criticaros vosotros mismos.

    Lo hacemos continuamente. Te invito a que repases los posts del blog y no te quedes en este :)

    Y en serio, menear este post como lo estáis haciendo al cabo de un año no tiene mucho sentido.

    ResponderEliminar
  14. Menear este post, SI tiene sentido al cabo de un año. Sigue colgado en la red, no? y además el tema es actual.
    Entiendo que la carta de Beatriz, no ataca al colectivo de bibliotecarios, si no a los que ella ha tratado y por como la han tratado, eso es obvio. Ustedes se estan aferrando a un "ataque" que no existe.
    No seran ustedes los cenutrios?
    Sepais , por si no lo sabeis, que bibliotecario no es sinónimo de cultura, es alguien que trabaja en una biblioteca, simple y llanamente. Esto queda evidente en los comentarios que habeis echo ya que ni habeis leido bien la carta ni habeis interpretado nada correctamente.
    Puedo llegar a entender vuestro espíritu corporativista, pero ello no significa que seais más cultos que nadie.
    Todo esto que pongo aqui, no va contra el colectivo, si no contra algunos de vosotros, que os creeis alguien con derecho a criticar a la gente, como llamais vosotros , cenutrios.
    Dais pena.

    ResponderEliminar
  15. Qué cansinas resultan ciertas cosas.
    Desde luego, aquí nadie ha fardado de cultureta ni de culto; supongo que cuando alguien se considera tonto se cree que los demás van de listos.
    Y cierro comentarios excepto si Nora decide comentar algo, que es muy libre de hacerlo y sabe dónde localizarme.

    ResponderEliminar
 

Twitter

About