Leer no es bueno

Y no me refiero que sea malo para el lector, sino para la biblioteca y la paz mental de los bibliotecarios. Después de esto, al primer cenu que pille leyendo sobre alguna Guerra Mundial (o guerra a secas), se las verá con mis botas de dominatrix. Mejor dicho, verá la huella de mi suela estampada en sus glúteos.



8 comentarios:

  1. Querida Cristina, por menos de eso mi tocayo el de La Mancha perdió la cabeza, según las malas lenguas, porque si él dice que eran gigantes, palabrita de quijote que gigantes debían ser, pero claro, la palabrita de cenu no es lo mismo...

    ResponderEliminar
  2. Querido don Quijote, mientras no vea a su tocayo en la biblioteca, le dejaré pelearse con todos los gigantes que guste. E incluso retozar alegremente con Dulcinea...

    ResponderEliminar
  3. Pues menos mal que no le dio por leer a Lovecraft... Los cenus así de sugestionables dan miedo...

    ResponderEliminar
  4. tomo nota, Cristina... ¡todos a retozar alegremente con Dulcinea!
    PD. Dice Juanma que menos mal que no leen a Lovecraft, miedo me da de imaginármelos leyendo al Marqués de Sade...

    ResponderEliminar
  5. Si al final va a ser una suerte que no pasen normalmente de Dan Brown...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2/6/10 10:11

    incluso con Dan Brown, que más de uno sería capaz de ponerse a buscar códigos ocultos en el baño, o entre las estanterías jaja

    ResponderEliminar
  7. Mientras sea buscar y dejarlo todo como estaba...pero como se pusieran a buscar y a desordenar todo, verán la furia bibliotecaria...

    ResponderEliminar
  8. Pues yo no digo nada, pero ponerse en plan Marqués de Sade con un montón de cenus esclavizados tiene su aquel...

    Aunque no con mis cenus, que son muy cenus, pero también muy pequeños, claro.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About