Bibliometro

En Chile llevan doce años más uno, como diría Ángel Nieto, lo que para el resto de mortales es trece de bibliometro. Es una buena noticia para los usuarios de la urbe sudamericana, en especial si se tienen en cuanta los elevados precios de los libros (según el artículo enlazado llevan un "sobrepeso" de IVA del 19%). Para que luego os quejeis de los socialistas, insensatos :-D

También hay que reconocer que para los bibliotecarios es una putada. No jodamos, que trabajar bajo tierra, con luz artificial, sin aire sano (aunque por lo que tengo entendido en la capital el aire de fuera no es mucho mejor. Lo del smoke, vamos), con el ruido y movimiento inherentes al tren, debe subirte los niveles de bilirrubina a unos límites inaguantables. Seguro que sales del curro como si hubieras estado toda la noche y parte de la mañana en un after.

Pero obviando lo que ello debe suponer al topo-bibliotecario, realmente muy lejos de mis circunstancias personales, yo me pregunto si una cosa así sería posible en Mallorca. Sí, aunque no se lo crean aquí tenemos metro y de los caros. Cierto es que tiene sus defectillos, por eso mismo hay que entender estas características y la idiosincracia isleña para llevar a cabo un proyecto de estas características.

En definitiva, según mi modesta opinión haría falta:
  1. Personal formado en submarinismo y manejo de zodiacs
  2. Adquisición de material sumergible (y con forrado especial)
  3. Adquisición de toda la bibliografia de los familiares del concejal e turno
  4. Ampliación de las actuales estaciones, añadiendo 3000 m2 con campo de golf y hoteles anexos
  5. 60 % del fondo bibliográfico fuera en alemán e inglés, o de algún familiar del concejal de turno
  6. Ubicación de la biblioteca al lado de un puesto de pa amb oli o de la calle del jamón subterránea
PS: Si a Rafa Nadal le dan unos millocenjos por decir que es mallorquín, algo nos podría tocar a los que promocionamos las maravillas de esta isla hasta hacernos pesados...

8 comentarios:

  1. No te olvides de la vecina Ibiza, con esa pedazo de autopista de seis carriles que costó 18 veces la cantidad presupuestada, se inunda en cuanto caen cuatro gotas y tiene tres máquinas quitanieves. Ahí sí que podrían instalar un bibliobús o una biblioquitanieves, para sobrellevar los atascos y las glaciales noches ibicencas.

    http://www.escolar.net/MT/archives/2010/07/los-quitanieves.html

    ResponderEliminar
  2. 6.Ubicación de la biblioteca al lado de un puesto de pa amb oli

    Pos me apunto a bibliotecaria ahí...es que soy muy sacrificada :D

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. se inunda en cuanto caen cuatro gotas y tiene tres máquinas quitanieves. Corrijo: se pagaron tres máquinas quitanieves, pero jamás ha habido una sobre la isla que se sepa.
    En cuanto al bibliometro... En Eivissa va a ser que no. Podemos optar por biblioplayas (con permiso de Costas?), biblioparques, bibliodiscotecas (poco público tendrían si no escondemos estupefacientes en el interior de los libros), biblio chiringuitos (ahí mejor, jeje)

    ResponderEliminar
  5. bibliodiscotecas (poco público tendrían si no escondemos estupefacientes en el interior de los libros),

    ¡Biblio-Pachá! ¡Qué gran idea! :-P

    ResponderEliminar
  6. Adquisición de material sumergible (y con forrado especial)

    Creo que ya hay una editorial que publica libros sumergibles, por aquí ya tenemos un par. Con esto de las goteras que no nos arreglan hay ser previsor ;-)

    ResponderEliminar
  7. Sí, Juanma, en Ibiza los políticos son primos hermanos de los de Mallorca!!

    ResponderEliminar
  8. Bibliopacha con pa amb oli en el exterior...
    Bueno, en realidad no sé yo si la comida y la discoteca hacen una buena simbiosis, jeje

    ResponderEliminar

 

Twitter

About