Apagón en agosto

Érase una vez un asfixiante mes de agosto. En plena canícula estival, con una temperatura ambiente propia de un horno precalentado para un asado y una humedad relativa del chopocientos por ciento, cierta biblioteca (que, para ser piadosos y salvaguardar un respetuoso anonimato, llamaremos X) se quedó sin suministro eléctrico.
¡Horror!
En ese momento dejaron de funcionar los ordenadores, la iluminación y el aire acondicionado. Los zumbidos y pitidos de los SAY profanaban el sacrosanto recinto bibliotecario, otrora templo de silencioso recogimiento.
Cayeron también los goterones de sudor de los allí presentes. Todo el mundo sudaba a chorros, e incluso a mares.
Cayó en picado la cantidad de usuarios (¿tal vez lo único positivo que trajo el apagón?), y los pocos que se dejaban caer por la biblioteca buscaban como polillas la luz natural de algún ventanal y el exiguo soplido de brisa que, con desgana, se colaba por las ventanas abiertas de par en par. Ilusos.
Al segundo día de oscuridad se dejaron caer también los periodistas de algún medio local. Los mismos que no solían acudir a cubrir las variadas actividades de la biblioteca aparecieron entonces con sus micrófonos y cámaras en ristre. Filmaron las estanterías en semipenumbra, los ordenadores apagados y las mesas vacías.
Y cuando parecía que los huesos de la gente iban a fundirse como mantequilla al sol, se produjo el milagro y la electricidad hizo resucitar ordenadores, lámparas, aires acondicionados y... usuarios. Pero a estos últimos no hacía falta resucitarlos, cachis.

Welcome to the show again!

12 comentarios:

  1. Pos yo aprovechaba para pillarme un par de pai-pais, unos mojitos, un radiocassette con pilas y hala, a la buena vida...

    ResponderEliminar
  2. claro, y cantamos todos juntos la barbacoa, de gerogie dann jajaja, pero lo mismo si que me acercaba con una buena orza de sangría, por aquello de ayudar a pasar el calor con algo fresquito

    ResponderEliminar
  3. con una buena orza de sangría, por aquello de ayudar a pasar el calor con algo fresquito

    Entonces soy capaz de cargarme el cuadro eléctrico todos los días :DD

    ResponderEliminar
  4. Y pregunto yo: ¿qué hacían los bibliotecarios sin luz? Ni un préstamo, ni una devolución, ni un usuario conectado al internet y el wifi..., y por supuesto sin leer el correo, el feisbuk, el twitter, el marca... Ufff, que alguien me despierte de esta pesadilla ;-)

    ResponderEliminar
  5. ¿qué hacían los bibliotecarios sin luz?

    ¿Lanzamiento de enciclopedias con la diana en la cabeza de los cenus?...por poner un ejemplo de algo útil y productivo.

    ResponderEliminar
  6. ¿qué hacían los bibliotecarios sin luz?
    No sé ¿Qué suele hacer la genta cuando hay un apagón? Frikitecaritos?

    ResponderEliminar
  7. Lo del lanzamiento de enciclopedias a la cocorota del único cenu que queda (probablemente) también es buen plan :D

    ResponderEliminar
  8. frikitecaritos??? ooohhhhh, qué monos tienen que ser...

    ResponderEliminar
  9. Frikitecaritos?

    No dé ideas, no dé ideas....

    ResponderEliminar
  10. ¿Lanzamiento de enciclopedias con la diana en la cabeza de los cenus?

    Voy a tener que mirar si me ha puesto alguna cámara cerca para vigilarme: ahora mismo tengo los 20 tomos de la Planeta y los 4 de la actualización al lado. ¿Seguro que no me vigila?

    ResponderEliminar
  11. ¿Seguro que no me vigila?

    Yo no estaría muy seguro...

    No dé ideas, no dé ideas....

    Animaos, va, que no duele :P

    ResponderEliminar
  12. Animaos, va, que no duele :P

    Pues va a ser que no. Y efectivamente doler no duele, da un gustito...

    ResponderEliminar

 

Twitter

About