DIY: Mostradores de biblioteca

Hay mostradores que parecen más un enemigo del bibliotecario que un mueble útil. Contracturas provocadas por mostradores muy anchos, lumbalgias por mostradores muy bajos...Que si ahora un pinzamiento, que si mañana me paso el día dopado del dolor en todo el cuerpo.
Existe una opción muy útil-buena-bonita-barata en estos casos: reciclar los libros expurgados para hacernos uno a nuestra medida.










TU Delft architecture bibliotheek.

Un poco de cola por aquí, un poco de maña por allá... Será por escasez de materia prima, oigan :)



[Gracias a Ro]


7 comentarios:

  1. Y viene el lepisma, la termita o cualquier bicho análogo y se carga el invento, con su buen yantar

    ResponderEliminar
  2. Hay tratamientos antibichitos que van de perlas ;)

    ResponderEliminar
  3. Ya son ganas. Podrían haber cogido la colección completa del Aranzadi o la del Espasa, y vaya pedazo de mostrador que les habría salido. (Bueno, más bien un búnker.)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bonito , barato.

    Només hi veig una pega. Si ja estem farts de la brometa de “me pone un cortado”, ara només ens falta el gracioset de torn demanat “el libro marrón de economía que está debajo de la guía telefónica del año 2008”.

    Que me los conozco…

    ResponderEliminar
  5. bonitoo.... saludos cordiales....

    ResponderEliminar
  6. Claro que habrá que dejar los libros más resultones para la parte de arriba... Nada de poner el libro marrón de economía en el exterior, un poquito de glamour frikitecario, s'il vous plaît...

    ResponderEliminar
  7. La colección entera de Sonrisa Vertical, por ejemplo? O algo más explícito, quizá? :P

    ResponderEliminar

 

Twitter

About