¿Que hacemos con Dragó?

De todos es sabido que lo interesante de los congresos no sucede en las salas magnas ni auditorios, ni en los pasillos del lugar, ni en los autobuses de vuelta al hotel, ni siquiera en el propio hotel (bueno, salvo pequeñas pero gratas excepciones), se produce en los bares.

Es allí donde realmente conoces a los congresistas al tiempo que interactúas con la fauna y flora local. Y si a la exitosa combinación añadimos Asturias y sidra, el éxito está garantizado.

Allí tuvo lugar el V Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, acto bianual (no olviden ustedes la u) que sirve para valorar el estado de nuestra red -red en voz baja, porque no siempre existe la coordinación que debería- de bibliotecas públicas y para intercambiar experiencias. Vamos, te tiras siete u ocho horas al día metido en una sala esperando que te suelten para tomarte algo en el bar más cercano. Igual que la perra que espera que llegues de currar para dar su paseo vespertino, con ansia loca.

Las primeras horas estás atento y con unas ganas locas, ni siquiera coges el traductor porque sabes que puedes con el inglés del ponente de turno (lo que no sabes es que va a poner un vídeo de unos australianos que hablan una jerga todavía por clasificar, Dioooooos), a media mañana necesitas algún excitante -teína o cafeína-, pero después de comer ya eres un alma en pena.

Te has metido entre pecho y espalda un menú de Asturias, que no es lo mismo que el que te comes en el resto del mundo. Imagina que te vas a pasar una semana en la montaña, sin poder comer nada más que lo que recojas del bosque, y sólo te quedan unas horas. Pues eso es lo que van a ponerte cada día en tu plato. Pues después de semejante bacanal, siéntate a oscuras y escucha a bibliotecarios hablando de Internet, bibliotecas y derechos de autor.

Documento lo de bacanal:









Por suerte, siempre hay alguna sidrería que visitar en algún lugar cercano. Y eso hicimos algunos en un bareto mega taberna -aunque he de reconocer que soy más amigo de lo pequeño y familiar- llamado Tierraastur, donde se come bien y barato. Vamos, como en el resto de la ciudad pero a lo grande. Allí un compañero bibliotecario, sacó un tema problemático.

¿Debe una Biblioteca Pública albergar libros como el de Sánchez Dragó? Teniendo en cuenta que en nuestras bibliotecas hay Manga, libros de religiones-sectas, Bukowski, William Burroughs,... ¿dónde está el límite?. Mi respuesta es clara en este sentido, el límite está donde termina la ficción.

Vanagloriarse de abusar de menores de edad me parece inadecuado en un personaje real. Ahora bien, vistamos al macho castizo estilo superhéroe, con ropa ajustada y calzoncillos por fuera y añadámosle un gran miembro viril. El superhéroe español debería tenir sexo, por supuesto, y parecerse a Torrente.

Entonces sí lo podríamos admitir, porque aunque no fomente valores adecuados para una sociedad como la nuestra al menos entretiene, que es una de las funciones de nuestra biblioteca.

En el caso de Dragó habría que valorar si se consideran realmente unas memorias o es una obra de ficción pura y dura (nunca mejor dicho) y decidir por nosotros mismo. Lo que está claro es que no hay norma ni directriz que sustituya el sentido común, cada cual con el suyo...

18 comentarios:

  1. Mi argumento es que me niego a subvencionarle la obrita de marras con dineros públicos comprándola para la biblioteca. Si llegara o llegase por donativo... Ya no lo sé. ¿Al depósito directamente?
    Brutal la documentación gráfica. Todavía estoy en ayunas, slurps...

    ResponderEliminar
  2. Eso en mi biblioteca no va a pasar, pero yo, personalmente, a menos que tuviera desideratas pasaba olímpicamente del libro...

    Joder con las fotos, Jaume...:P""""

    ResponderEliminar
  3. No me atrevo a preguntar si lo de las fotos son platos individuales o para compartir….

    Sentido común…un especie cada vez más en peligro de extinción…
    No sé. Yo también defiendo que el límite lo marca la ficción o no ficción. Pero a veces la línea es muy difusa. Y Sánchez Dragó debe estar encantado con la publicidad… (venderá libros como churros)

    ResponderEliminar
  4. Dios, qué fotos. Qué ganas de ir a la Semana Negra. (Imagínate un menú así, pero en julio. Menos mal que no suele hacer calor...)

    En cuanto a Sánchez Dragó, ya lo ha dicho Rosa mejor de lo que lo habría dicho yo. :-)

    ResponderEliminar
  5. Las fotos de las comilonas no son aceptables a estas horas, por dios qué hambruna...
    El debate sobre Sánchez Dragó lo tuve yo hace pocos días a cuento del "Manual del torturador español", o algo así se llama...
    Yo defiendo que debe estar en la biblioteca, que no somos nadie para juzgar lo que está bien y lo que está mal, y que allá cada cual lo que se quiera meter en el cerebro.
    Si están los libros del Papa por qué no va a estar Sánchez Drago? (no pretendo comparar, eh??).

    ResponderEliminar
  6. (no pretendo comparar, eh??)

    Aaah, vale, que casi me da un pasmo cuando lo he visto :DDDDD

    Supongo que no hay una única opción correcta, como muchas cosas en la vida...

    ResponderEliminar
  7. Creo que era Aquino el que decía que los monstruos deben existir para poder apreciar la gran obra de Dios (o algo así, me temo que estoy mancillando indecentemente la cita del querido Tomás). Si sacamos a Dragó por inmoral habría que sacar a muchos otros por mala literatura, y aunque me resulte tentadora la idea de una biblioteca sin danbrowns, pseudovampiros cursis, o la cutrefilosofía del coelho, estamos para servir, no para juzgar (la de veces que me tengo que repetir esto para conseguir convencerme).

    Muy buena elección la del TierraAstur. La comida no desmerece nada de otros sitios más familiares. No obstante la próxima vez que vengas avísame y te hago un listado de locales donde cuidar la línea (la línea curva, se entiende)

    P.D. No sé qué os extraña de las raciones, eso es casi un menú infantil aquí :P

    ResponderEliminar
  8. Doy fe. Los menús de La Iglesiona durante la Semana Negra son una verdadera barbaridad. Luego, claro, no hay quien escuche una conferencia sin echarse la siesta...

    Jaume, lo que tienes que hacer otra vez que vuelvas a Gijón es comerte un cachopo. Yo pude con uno, y todavía no entiendo cómo fui capaz.

    ResponderEliminar
  9. P.D. No sé qué os extraña de las raciones, eso es casi un menú infantil aquí :P

    o_O'

    ResponderEliminar
  10. A ver, con todos mis respetos lo digo, pero el rollo de bibliotecario imparcial que pone todo lo que le entra no me lo creo.
    Desde el momento que hay un proceso denominado "selección" -en en lugar donde trabajo hay una persona que se dedica casi en exclusiva a ello- estamos censurando libros. Elegimos comprar unos libros y no otros, y encima lo hacemos atendiendo a unos criterios.
    Nos podemos equivocar, por supuesto, pero criterios los hay.
    Si Josu Ternera (Yo que sé, es lo que se me ocurre ahora) hace un manual de elaboración de bombas o asesinato de guardias civiles, seguro que no lo compramos.
    Igual que un libro que haga apología del racismo, sexismo y cualquier otra tendencia deleznable. Tampoco compraríamos un manual de indows 95, quiénes somos para decidir que ya está obsoleto el sistema operativo.
    No me he leído el libro, pero no me cabe la menor duda que si fomenta la pederastia -y no digo que lo haga porque no lo he leído- no entraría en la biblioteca en la que trabajo. Me da lo mismo que lo escriba Dragó o Buenafuente...
    En cuanto a la comida, el Tierrastur estuvo muy bien y así y todo fue de los sitios más flojitos de todos. Al lado de la plaza mayor nos comimos un menú por 12 euros que tenía (entrante, ensalda de cecina y queso de cabra -una barbaridad de ambas cosas-, rollo de bonito y tarta de manzana) impresionante. Y al lado de la estación de autobús otro por 8 euros que no me pude ni terminar. Tenía fabada y todo, diooooooooos.
    Juanma, no me subestimes, jeje. Me creo capaz de comerme un cachopo, entrante y postre :-P
    Guenmal, más que el listado me quedaría con la compañía, que basta que salgas sólo a tomar una sidra para que te llamen borrachuzo... :-D

    ResponderEliminar
  11. Ahí está la cosa. El bibliotecario no censura, eso esta feo, pero selecciona. Y como tenemos la mala suerte (oooooh!) de tener un presupuesto reducido, mira tú por donde que puede darse la casualidad de que siempre tengamos otro libro mejor que comprar que el del ¿señor? Dragó. Pero no es censura, es cuestión de presupuesto.
    Por supuesto que lo de la imparcialidad es una tontería, pero eso lo sabemos nosotros (shhh) a los de fuera les decimos que sí, y de ese modo podemos seguir con nuestra pérfida manipulación de mentes (siempre por el bien de los usuarios, pobrecicos, que no podemos dejarlos solos).

    Confirmo lo de que beber sidra en soledad es de enfermos. Las borracheras o se pillan en grupo o no tienen gracia (alguien tiene que sacar las fotos para colgarlas luego en facebook).

    Y para cachopos, los de Casa Paquín. Buscad imágenes en Google y ya me diréis.

    ResponderEliminar
  12. http://srwillson.blogspot.com/2007/05/casa-paqun.html

    aivalahostiapaaachiiiiii...

    Supongo que lo siguiente es invernar durante unos meses como poco...

    ResponderEliminar
  13. Lo que está claro es que la próxima quedada de Frikitecaris la hacemos en Casa Paquín, ¿no? :-D''''

    ResponderEliminar
  14. P.D. No sé qué os extraña de las raciones, eso es casi un menú infantil aquí :P

    Me lo temía....

    El bibliotecario no censura, eso esta feo, pero selecciona.

    Si...Pero luego te vienen 5 o 10 usuarios que te piden el libro en cuestión y acabas comprándolo ¿no?
    (que si, que se va a hartar de vender libros..)

    ResponderEliminar
  15. Si 5 usuaris demanen un llibre que no és adequat per la biblioteca se'ls pots explicar amb arguments i si vols que se'l compri ell.
    Jo faig feina amb activitats, imaginau que permetéssim fer qualsevol cosa a la biblioteca. Rituals satànics, pornografia, reunions del G20,... Quin caoooooos :-P
    Quan un no ven llibres per qualitat literària ha de recórrer al màrketing viral i coses estranyes.
    Per cert, com no pugui comprar els següents volums de Canción de hielo y fuego vos matareeeeeeee

    ResponderEliminar
  16. Per cert, com no pugui comprar els següents volums de Canción de hielo y fuego vos matareeeeeeee

    Ui que algú s'ha enganxat :DDDD

    ResponderEliminar
  17. Per cert, com no pugui comprar els següents volums de Canción de hielo y fuego vos matareeeeeeee

    Jajajaja!
    (si no els pots comprar canvia d'illa! )

    ResponderEliminar
  18. canvia d'illa? Però si això és el paradís, dona.
    Avui plou, tenc una hormigonera que no em deixa ni sentir els meus pensaments aquí al costat, estic fent un projecte per al club de lectura que no sé ni si tendrà pressupost, estic constipat i en arribar he de passejar sa cussa.
    Després diuen que a Mallorca es viu bé. I una merdaaaaaaaaaaaa.
    Si no el trob per aquí el podré trobar al manco per Bilbao, jijijiji.
    Bé, vaig a seguir que els objectius específics m'esperen... :-(

    ResponderEliminar

 

Twitter

About