Perpetuando estereotipos

Ay, con los estereotipos hemos topado. Como todos sabéis, el lugar común más frecuente relacionado con la profesión consiste en presentar a las bibliotecarias como esas señoras talluditas, de pelo recogido en moño, gafas de pasta y verruga en la nariz; vamos, lo que se dice unas brujas, pero sin glamur y con la escoba apuntando al cogote de los cenus más díscolos. Sin embargo, poco dice el inconsciente colectivo de la figura del bibliotecario, y mucho menos del itinerante. Cierto, haberlos, haylos, pero apenas son una nota a pie de página.

En nuestro infatigable esfuerzo por ofreceros una visión global del mundo bibliotecario y de cómo nos ven, hemos encontrado una de esas imágenes prototípicas: la bibliotecaria que nos ocupa tiene cuarenta años, vive en casa de mamá, usa gafas y no se ha comido un colín en su vida; por no comer, no come ni carne, literalmente. Pero también hemos dado con la horma de su sandalia de perroflauta. Nuestra bibliotecaria de marras, llamada Joyce, comienza a trabajar con George, un bibliotecario itinerante, y, entre calentón y calentón,  le sube la biblliorrubina y descubre el amor tardío gracias a la única manera a la que, al parecer, una bibliotecaria cuarentona puede acudir para descubrir alguna información útil acerca de la vida: la inadaptación social y su paradigma, los libros; en concreto, los de D. H. Lawrence. La pueden escuchar si pinchan sobre este enlace.



Ni que decir tiene que la letra es cáustica, irónica, paródica y cuantas esdrújulas se os ocurran. La autoría es de Richard Stilgoe y Peter Skellern, reconocidos compositores de música para cabaré y taberna, y algo de esto hay en la melodía, altamente cantable en el pub pasada ya la hora de las bibliotecarias y cercana la de las brujas, entre pinta y pinta de Guinness, o de lo que se tercie.


A continuación reproducimos la letra, para goce de cenus, lamento de bibliotecarias y alivio de itinerantes.


Joyce the librarian
Strict vegetarian
Forty and living with mum.
Wears sandals and glasses
Attends evening classes
And wonders if romance will come.
Though she'd never been kissed
It's not something she'd missed
Until some weeks before;
When George, a rotarian,
Handsome lotharian,
Walked through the library door.
George was unmarried
And the torch that Joyce carried
Was burning a hole in her heart
She wanted to show him
But didn't yet know him
She didn't know where to start
So with growing abhorrance
She read D. H. Lawrence
To glean a few ideas . . .
Which she turned down flat
She couldn't do that
Not in a million years!!

Joyce the librarian
Strict vegetarian
Was burning with animal lust
Alarming sensations
Strange palpatations
A mix of delight and disgust
So she busied herself
Rearranging the shelf
To try to control her dreams.
Joyce the librarian
The disciplinarian
Was falling apart at the seams.

The very next day
She kept out of the way
When George returned his books
But with growing conviction
She wandered through "Fiction"
And threw him some longing looks.
And when George joined the queue
She knew just what to do,
She smiled and removed her specs . .
Then looked in horror
'Cause he'd come to borrow
The Further Joy of Sex.

Perhaps because latterly
She'd read Lady Chatterley
Something just snapped in her head;
She gave herself gladly,
Wildly, madly,
To George that night in his bed.
But then just as she'd feared
George disappeared
Some other librarian to woo.
Now there's a sob in her voice
As both book and Joyce
Are a fortnight over due.

(Si quieren escuchar más canciones protagonizadas por bibliotecarios, bibliotecas y cenus, no duden en visitar esta lista de Spotify, o esta entrada de Frikitecaris.)

10 comentarios:

  1. When George, a rotarian,
    Handsome lotharian,


    No cuela U_U

    Y Joyce, ¿seguro que es bibliotecaria? Porque si no lleva látigo, mira que lo dudo...

    ResponderEliminar
  2. No sé, no sé, creo que estos señores hacían buenas canciones cabareteras, pero mucho contacto con la realidad de una biblioteca no es que tuvieran... :-P

    ResponderEliminar
  3. George was unmarried
    And the torch that Joyce carried
    Was burning a hole in her heart


    ...la virgen...
    (De momento no puedo ver el video. Pero es que no se si me atrevo. :-D )

    ResponderEliminar
  4. Como no hacer una version 2.0 de esta canción pero con nuestro bibliotecario Macizorrus justo a nuestra Cristina… a lo Alenjandro Sanz y Shakira??? jjjjjajajajajajaj

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con BiblioteKaro: esta canción pide una interpretación que esté al nivel. Rollo "Rocky Horror Picture Show", pero en bibliotecario.

    ResponderEliminar
  6. Dejando de lado otras valoraciones, la letra es muy buena! :-)
    Y el comentario de Juanma "la inadaptación social y su paradigma" es genial!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. a lo Alenjandro Sanz y Shakira???

    Yo puedo hacer de Shakira perfectamente, con estas preciosas caderas que Dewey me ha dado, pero...¿Alejandro Sanz? ¿en serio? ¿no puede ser algún otro que esté macizorro? Es que el Alejandrito me parece, no sé..."poco" para mí :D

    ResponderEliminar
  8. mmmmm bueno puede ser Delfín??? si no lo conocen.. aquí esta el:

    http://www.youtube.com/watch?v=NecoBo0BhEk

    es de lo mas que hay....

    ResponderEliminar
  9. Casi que me quedo con el Alejandrito...

    ResponderEliminar
  10. jajjajajajajajjajajajaj ahora... puedes hacer de La tigresa del Oriente con Delfín y yo soy Wendi Sulca....
    ahí va: http://www.youtube.com/watch?v=xzMUyqmaqcw

    ResponderEliminar

 

Twitter

About