De pingüinos y de burros

Que hay gente pa tó, eso está fuera de toda duda. Que hay gente que tiene muy bajo el umbral del escándalo, también. Y que hay mucho iluminado que incurre en los dos asertos anteriores, pues no digamos. El problema viene cuando la gente que se escandaliza por cualquier cosa es una iluminada y cree que merece la pena entablar cruzadas por asuntos que, cuando se analizan fríamente, carecen de importancia. 
Luego hay otro asunto, claro está: los grupos de presión ultraconservadores (lindo eufemismo de 'reaccionarios') están que se salen de un tiempo a esta parte, ya sea aquí o, sobre todo, en Estados Unidos. Campan a sus anchas y, si no se los ata muy en corto, suelen salirse con la suya. De hecho, fatalista como soy, creo que solo es cuestión de tiempo, y que en veinte años el debate estará fuera de lugar, porque se habrán salido con la suya. Claro que igual me equivoco... y son solo quince años. 
Pero a lo que iba. La ALA (Asociación Estadounidense de Bibliotecas) sigue siendo una islita de sensatez en el proceloso mar de la estulticia cultural, y todos los años publica el consabido informe sobre los títulos que más peticiones de prohibición han recibido en Estados Unidos durante el año anterior. Pasada la fiebre de Harry Potter (ya saben, exaltaba la brujería y el ateísmo; como el "Aserejé", sin ir más lejos: parafraseando a Santiago Segura en El día de la bestia, "satánica y de Capuchinos"), y convencidos como estamos de que el próximo objetivo va a ser la teleserie Juego de tronos (imagínense: enanos yéndose de putas, hermanos rubitos cometiendo incesto como si fueran canarios en celo, o adolescentes desfloradas por bizarros highlanders que les sacan medio metro... de altura, se entiende), los usuarios más exaltados apuntan a todo lo que se mueve... y, si es mediático, mejor, porque, a fin de cuentas, ¿quién querría prohibir un libro autoeditado que solo haya vendido cinco ejemplares, cuatro de ellos devueltos por la distribuidora, y el otro, comprado por error? Pues eso.
Total, que, después de que los censores estadounidenses (y de otros sitios) se cebaran con Bob Esponja y los teletubbies, pasemos a ver cuáles son los demonios familiares de la temporada 2010-2011.
En primer lugar, los dos pingüinos homosexuales de Tres con tango, de Peter Parnell y Justin Richardson, por atreverse a adoptar un pingüinito. Vamos, el mayor escándalo de zoofilia desde lo del perro de Ricky Martin. 

En segundo lugar, The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian, de Sherman Alexie, en la que se puede leer cómo un adolescente medio indio se la pela como un adolescente de cualquier etnia. ¡Horror! Rápido, quememos todos los ejemplares disponibles de El diario secreto de Adrian Mole... Ah, no, que el bueno de Adrian solo se la medía.
Cierra la zona de podio un valor seguro: Un mundo feliz, de Aldous Huxley, que sigue escandalizando ochenta y cinco años después de su publicación. ¿Levanta ampollas la implacable descripción que hizo Huxley de un mundo cada vez más parecido al nuestro, una dictadura de facto con seres superiores e inferiores, manipulación genética y cruel determinismo? ¡No! ¡Es que salen dos niños de seis años follando a pelo! Bueno, lo de 'a pelo' es un decir, porque a esas edades, pelo, pelo, lo que se dice pelo...
A continuación figuran algunas novelas juveniles, como Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins, o la serie Crepúsculo, de Stephenie Meyer, pero, curiosamente, nada de Chuck Palahniuk, Charles Bukowski, Brett Easton Ellis o Dennis Cooper. Supongo que una cosa es escandalizarse, y otra, que te dé un infarto, directamente. Censores pero no tontos.
Parece que El amante de lady Chatterley ya solo escandaliza a los británicos, que son más leídos, y que Lolita está pasando desapercibida porque ya saben ustedes de la querencia de la caverna mediática española por las adolescentes voluptuosas, así que suponemos que el fenómeno es perfectamente extrapolable a Estados Unidos y, en vez de pedir la prohibición de libros así, se utilizan como fuente de inspiración para soltar la mayor burrada posible en las columnas de opinión. Al fin y al cabo, en este caso está clarísimo que la culpa es de las madres, que las visten... Nada, no sigo, que me pierdo.
Más en serio. Es comprensible que los padres se preocupen por lo que leen sus hijos, y que algunas lecturas les parezcan inapropiadas, y por ello reclamen un mayor control en los canales más próximos  a ellos, como las bibliotecas; pero de ahí a prohibir libros inocuos... La línea que separa el celo del extremismo es muy, muy delgada. Pero es que hablamos de la misma gente que consiguió censurar una aparición de Katy Perry en Barrio Sésamo. Claro, se empieza viendo estas cosas y se acaba pensando. Y Dios no lo quiera.

Pueden leer la noticia y el Top 10 de libros prohibibles siguiendo este enlace.

20 comentarios:

  1. Dos pingüinos que adoptan un pingüinito...habráse visto semejante ultraje...¡a la hoguera con ellos! ¡que no quede ni un pingüino adoptable! :P

    ResponderEliminar
  2. No volveré a ver Madagascar con los mismos ojos...

    ResponderEliminar
  3. La línea que separa el celo del extremismo es muy, muy delgada.

    Si es que hay gente que tienen mucho tiempo libre y muy pocas neuronas, hombreyá.

    Precisamente los pingüinos de “Madagascar” nos faltan aquí para hacer limpieza …
    Que, por cierto, en un episodio de su “spin off” televisivo precisamente adoptan a un huevo y… bueno, “spoilers” mejor no… . Y no me pregunten como tengo esa información (culpen a mis sobrinos)

    ResponderEliminar
  4. Y no me pregunten como tengo esa información (culpen a mis sobrinos)

    Juas. XDD

    Seguro que en Pocoyó, Bob Esponja y Dora la Exploradora hay más ejemplos de pingüinos adoptivos. ¿Alguien da más?

    ResponderEliminar
  5. ¡Increíble que estas personas tengan capacidad de decisión y sobre todo, lo que más acojona, poder para imponer sus ideas! Y digo yo ¿qué pasa si los pingüinos son gays? Lo digo como humilde licenciado en psicología y como homosexual, es una jodienda crecer sin referentes, pensando que ser gay es una anomalía, algo extraño que hay que ocultar y una "enfermedad" que tienes únicamente tú. Si el niño lee la historia de dos pingüinos machos que adoptan un huevo, pues benditos sean, no va a ser un trauma, ya de paso les prohibimos que vean la tele, salgan a la calle y vayan al colegio por si acaso la gran logia gay los intenta captar, no te jode...

    ResponderEliminar
  6. Don Quijote, ese es el problema, que los rancios iluminados justifican sus deslices con supuestos "contagios" de gente mala malísima que les tienta como la serpiente a Eva. Les cuesta entender cada humano, pingüino o pez payaso tienen sus preferencias y que no es una cuestión de moda o influencia.
    De ser así, yo debo tener unos anticuerpos como centollos de grandes porque a pesar de mis pérfidas compañías hasta la fecha no he tenido tentaciones "contranatura" (me encanta esta palabra, suena a I+D sexual), cosa que no descarto de ponerse a tiro una Natalie Portman o Monica Bellucci, que una es hetero pero no tonta (si mi novio lee esto, que no se preocupe que estoy dispuesta a compartir).

    En todo caso me parece una lista muy útil, porque salvo la indecente saga Corpúsculo y alguna cosilla más, es la bibliografía básica que todos deberíamos habernos leído antes de los 16.

    [No sabía si añadir esto por no herir corazoncitos sensibles, pero supongo que sabéis que uno de los pingüinos rompió la pareja y se fue con una pingüina. Por otro lado Tango es una pingüina feliz que ha formado pareja con un pingüino y viven felices comiendo sardinas en el zoo. Hasta la fecha no ha mostrado secuelas de la "terrible" infancia que debió sufrir siendo criada por dos pingüinos amorosos]

    ResponderEliminar
  7. yo tampoco tengo ninguna secuela pese a haber sido criado por una pareja heterosexual ;-)

    ResponderEliminar
  8. ¿Te parece poca secuela leer este blog? XD
    ¡Un momento! Yo también leo este blog y he sido criada por una pareja heterosexual... A lo mejor deberíamos replanteanos el modelo de familia, o acabaremos en un mundo lleno de gente feliz, sexualmente satisfecha y no tan borrega como muchos desearían. ¿Ves como no todo está perdido Juanma? Mientras Frikitecaris resista, hay esperanza (con suerte llegamos a los 25 años)

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que va a ser algo independiente de quién te críe o de tu orientación sexual, a no ser que aceptemos frikitesexual como cuarta orientación... Nada, una charla con Aquilino Polaino y con Ana Botella, expertos en el tema, y que nos digan cuántos años de penitencia nos cae por ser frikitesexuales y hacer apología de los homopingüinos

    ResponderEliminar
  10. Caramba, si yo colecciono pingüinos... debo ser un golfo recalcitrante... todos los que usamos GNU/Linux debemos ser unos degenerados

    ResponderEliminar
  11. Aquí tienes tu respuesta, Tramullas:

    "Dijo también Dios: pululen de animales las aguas y vuelen sobre la tierra aves bajo el firmamento del cielo" [Génesis 1, 20]

    Obviamente los pingüinos, al no volar, ya están desafiando el sagrado propósito con el que fueron creados, luego un pecadillo más tampoco les va a sumar demasiados puntos de cara a la condenación eterna. Con el grupo de subversivos habría que incluir además a kiwis, avestruces, el cormorán de las Galápagos y otras aves no voladoras, así como a los oricios, que no son pájaros pero tratándose de un bicho sin patas ni ojos que come por donde caga, tiene que ser perverso por narices.
    Y los linuxeros, claro, esos son los peores.

    ResponderEliminar
  12. Viocanto, ya que veo que controlas del tema.. ¿Cobi de qué especie era? ¿Y don Pimpón? Porque si hablamos de engendros contranatura estos dos y la mascota de Atlanta 96 son pecado en todas las religiones, por no hablar de que a alguno de ellos se le veía la pluma...

    ResponderEliminar
  13. me parece una lista muy útil, porque salvo la indecente saga Corpúsculo y alguna cosilla más, es la bibliografía básica que todos deberíamos habernos leído antes de los 16.

    Pues más o menos, sí. Le falta El guardián en el centeno, pero claro, como Holden no enseña cacha...

    ResponderEliminar
  14. [No sabía si añadir esto por no herir corazoncitos sensibles, pero supongo que sabéis que uno de los pingüinos rompió la pareja y se fue con una pingüina. Por otro lado Tango es una pingüina feliz que ha formado pareja con un pingüino y viven felices comiendo sardinas en el zoo. Hasta la fecha no ha mostrado secuelas de la "terrible" infancia que debió sufrir siendo criada por dos pingüinos amorosos]

    Cielos, voy a añadir la etiqueta "Salsa Frikitecaria" a esta entrada. ¡Qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte!

    ResponderEliminar
  15. Nada, una charla con Aquilino Polaino y con Ana Botella, expertos en el tema, y que nos digan cuántos años de penitencia nos cae por ser frikitesexuales y hacer apología de los homopingüinos

    Bueno, siempre he dicho que los documentales de animales de La 2 son la única manera de ver sexo explícito en horario infantil...

    ResponderEliminar
  16. ¿Cobi de qué especie era? ¿Y don Pimpón? Porque si hablamos de engendros contranatura

    Yo siempre tuve curiosidad por Bob Esponja y Patricio Estrella...

    ResponderEliminar
  17. No me lo puedo creer...Hoy sale
    publicado en el blog de El País ésto ... :-D

    ResponderEliminar
  18. Con tanto pingüino por todas partes, voy a empezar a darle la razón a Tramullas: esto es una maniobra de Linux para poner en marcha la Dominación Mundial. :-P

    ResponderEliminar
  19. A ver Quijotillo mío ¿a Cobi lo creó Dios? Noooooo, lo creó el señor Mariscal, que en su descaro a osado emular al Gran Arquitecto. Pero claro, la capacidad de crear la vida es patrimonio exclusivo de Dios, y como bien se explica en el Corán, el día del Juicio esos desvergonzados serán retados a darle un alma a su creación, y al no poder hacerlo serán condenados. ¿Quedote claro, neno?

    Bueno, siempre he dicho que los documentales de animales de La 2 son la única manera de ver sexo explícito en horario infantil...

    O como dijo una vez un amigo mío "No es zoofilia, es un documental"

    ResponderEliminar
  20. Ahora que ya tomé el postre, pongo la "h" que me comí antes.
    Jesúsquevergüenza

    ResponderEliminar

 

Twitter

About