Como un elefante en una cacharrería o...

... como un hipopótamo en una biblioteca. ¿Os lo imagináis?
El caso es que Harriet es una hipopótama infeliz y tristona, y gracias a su nuevo amiguito Ratón descubre la felicidad en cosas tan dispares como el algodón de azúcar, bailar con muñecos de nieve o... leer libros. Porque, en efecto, leer nos hace un poco más felices, aunque seamos los perros verdes de la clase... o los hipopótamos rosa más tristones del mundo.
Ahora bien, me juego lo que sea a que en esta historia con final feliz hay alguien que no termina comiendo perdices ni especialmente feliz: el bibliotecario que haya tenido que ordenar el desbarajuste que ha montado la buena de Harriet. ¿Os habéis fijado? ¡Pero si no ha dejado ni un solo libro en su estante! ¿Se puede ser más cenu?

10 comentarios:

  1. Ay madre...lo siento por la hipo, ¡pero en mi biblio no entra! Ni ella ni el tonto del ratón que va difundiendo las bondades de la biblioteca! Que noooooooo!

    ResponderEliminar
  2. Pero la hipo en cuestión tiene ganas de aprender. Le pierden los modales de cenu, pero se podría reconvertir en maja-maja. :-D

    ResponderEliminar
  3. Pero si no para de llorar. Dejaría la biblio inundada. Quita, quita...

    ResponderEliminar
  4. Tal vez las autoridades competentes tendrían que crear una biblioteca especial para tallas grandes: para hipopótamos, elefantes y... Falete?

    ResponderEliminar
  5. ¿Pero cómo pasa las páginas la criatura?

    ResponderEliminar
  6. Lo peor es cuando bosteza y contagia el bostezo a toda la biblioteca. :-D

    ResponderEliminar
  7. Claro, es que a la pobre Harriet nadie le ha dado unas normas mínimas de comportamiento y protocolo en una biblioteca, pero yo estoy con Juanma, seguro que se convierte en una usuaria maja-maja una vez que le expliques que no está bien rascarte los lomos contra las estanterías o entrar con el pájaro desparasitador ¡un voto de confianza para la hipopótama rosa, por favor! si sólo hay que ver que modales, los que es tenerlos, los tiene, ¿nadie se ha fijado en el pañuelito de encaje?

    ResponderEliminar
  8. ¿nadie se ha fijado en el pañuelito de encaje?

    ¿Con el que se suena los mocos y retumba toda la biblio, dices? :P

    ResponderEliminar
  9. un hippo en una biblio...vamos, eso es màs dìficil de encontrar que un boliviano que no sea narcotraficante. vamos

    ResponderEliminar
  10. Un pelín racista el comentario, ¿no?
    Pero no se puede esperar nada más de alguien que escribe hippo con doble P

    ResponderEliminar

 

Twitter

About