Oscar [sic] Planes, o Hablar sin tener ni puñetera idea

En nuestra vida como bibliotecarios tenemos que lidiar en entornos hostiles. Vivir por y para la cultura en los tiempos que corren no es fácil, e intentar mantener un servicio de calidad con los recursos menguantes es harto difícil, pero lo intentamos porque creemos en lo que hacemos. Desde luego, ninguno de nosotros está aquí para hacerse millonario, así que puedo presuponer que todos los bibliotecarios lo son por vocación. Quizá por ello, cuando un usuario (real o potencial, da igual) habla sobre la biblioteca sin tener ni idea de lo que dice, duele. Si esa persona se dedica, además, a la política, es para salir huyendo y no volver jamás.

Esta pequeña introducción viene a cuento por un post publicado por el Sr. Oscar [sic] Planes sobre la necesidad de construir una nueva biblioteca en Caldes de Malavella, precioso pueblo sito en la provincia de Girona. El Sr. Planes no está de acuerdo con ello y expone una serie de argumentos. El post está originalmente en catalán. Los lectores catalanoparlantes pueden ir al original, el resto pueden darle al google translator. Servidora copia, traduce y comenta los aspectos más relevantes.

La cosa va como sigue: la futura biblioteca costará 2.100.000 €, de los cuales la Generalitat pone 1.018.000 €. Es decir, el Ayuntamiento debería apoquinar 1.082.000 € (más el mantenimiento posterior). A este señor le parece que es tirar el dinero, porque:

a) Según él, la afluencia en horario matinal es de un tope de tres personas, y en horario de máxima afluencia la mayoría de usuarios son niños (¿alguna cifra? ¿de qué edad?) que van estrictamente para jugar con internet y arman tal alboroto que no dejan al resto leer en silencio y tranquilidad. Como razonamiento es muy vago, y se basa tan solo en su apreciación personal de algún día que pasaba por allí. Extrapolaciones y generalizaciones, básicamente, y no vale la pena entrar en ellas. Venga, Sr. Planes, esmérese un poco más con su razonamiento, que así no vamos a ningún sitio.

b) Los que están a favor de la biblioteca lo hacen basándose en términos tales como cultura, cohesión, nuevas tecnologías y progreso. Vayamos punto por punto, ¿les apetece?

b.1.: Cultura. Según escribe el Sr. Planes, los que dicen tales cosas es porque no han pisado en su vida una biblioteca porque, ojito al dato, "la cultura no la aporta una biblioteca". Han leído bien, queridos lectores: la-biblioteca-no-aporta-cultura. Como mucho, como muuucho, dice, "es un apoyo al estudio y a la búsqueda de información", pero ni siquiera eso tiene sentido en un pueblecito como el suyo "sin centros de estudios superiores, empresas tecnológicas ni universidades", con lo que la biblioteca tan solo es "un sitio donde estudiar para los alumnos de bachillerato, una manera de encontrar lecturas, DVD y prensa para la gente ociosa". Ociosa, dice. Tengo que reconocer que me cuesta contestar a esto sin soltar ningún exabrupto ni preguntarle al señor cuál es su concepto de cultura. Entiéndanme: una persona que escriba esto, en un mundo normal, se descalificaría a sí mismo y demostraría cuán corto de miras es. Pero no, estamos donde estamos y por lo visto hay que explicarle a la gente qué es cultura y qué hace una biblioteca. Y a mí, esto, como bibliotecaria, me duele, porque es volver al pasado y ver que no hemos evolucionado. Sr. Planes, podría hablarle largo y tendido acerca de lo que pienso sobre su concepto de cultura, pero afortunadamente hay personas que se me han adelantado e incluso han hecho un manifiesto. ¡Sí, un manifiesto! ¿Le suena la UNESCO? ¿Sí? (Si la respuesta es no, puede ir a la biblioteca a informarse; y si no le apetece, seguro que San Google se lo resuelve en un plis.) Pues la UNESCO, esa organización que pertenece a la ONU (lo digo no vaya usted a creer que es una asociación de bibliotecarios, así que presumamos su imparcialidad en el tema) ha escrito un manifiesto en el que dice:

La libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de la persona son valores humanos fundamentales que sólo podrán alcanzarse si ciudadanos bien informados pueden ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo dentro de la sociedad. La participación constructiva y la consolidación de la democracia dependen de una buena educación y de un acceso libre e ilimitado al conocimiento, el pensamiento, la cultura y la información.

La biblioteca pública, paso obligado del conocimiento, constituye un requisito básico de la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso cultural de la persona y los grupos sociales.

Este Manifiesto proclama la fe de la UNESCO en la biblioteca pública como fuerza viva de educación, cultura e información y como agente esencial de fomento de la paz y los valores espirituales en la mente del ser humano.

Así pues, la UNESCO alienta a las autoridades nacionales y locales a que apoyen las bibliotecas públicas y participen activamente en su desarrollo.

Sí, Sr. Planes, como lo ha oído: resulta que va a ser lo contrario de lo que usted dice: las bibliotecas son un requisito básico para el progreso cultural, tanto personal como social. ¿Qué, cómo se le ha quedado el cuerpo? Léase todo el manifiesto, léaselo, sobre todo el apartado de Finalidad de la biblioteca pública, en el que no entro por no aburrir a nuestros lectores, usuarios y bibliotecarios, que seguro que se lo saben de memoria. A mí, personalmente, me aburre tener que insistir en cosas tan evidentes, pero vamos, que si es por hacer un bien, aquí estamos encantados de repetir como loritos todos los manifiestos que hagan falta. Si encuentra uno que diga que las bibliotecas son un atraso y totalmente inútiles estaré encantada de leerlo también. A menos, claro, que hablemos de posiciones tales como las de Hitler o Almanzor, pero vamos, no creo que usted vaya a caer en esos argumentos. Espero, vamos. Sobre todo por el bien de sus votantes.

Mi única confusión es cuando dice que quien opina a favor, como la UNESCO o nosotros, es porque no ha pisado en su vida una biblioteca. Por favor, ruego a los bibliotecarios de Caldes, que seguro que son unos excelentes profesionales, le hagan una formación de usuario al Sr. Planes. Así, por lo menos, tendremos constatación de que ha pisado realmente alguna vez la biblioteca y, además, quizá le venga bien para conocer un poco más sus servicios, objetivos, usuarios reales/potenciales, campañas de fomento a la lectura, etc.

b.2.: Cohesión. Aquí va la gran frase, esa frase que habría que enmarcarla en un póster bien visible, ahí, con letras en pan de oro y confetti cayendo continuamente mientras lo lees. Esa frase que me ha dejado boquiabierta, perpléjica y ojiplática: "Les Biblioteques, en cap part del mon [sic], han significat cohesió en cap mena de societat", que quiere decir "Las bibliotecas, en ningún sitio del mundo, han significado cohesión en ninguna clase de sociedad". Y se queda tan ancho, oigan. Lo mínimo cuando alguien escribe esto es que le piquen los pulpejos, digo yo. Pero no, ahora resulta que las bibliotecas no promueven la cohesión social. Pues dígame qué promueve, según usted, la cohesión social. Si no lo hace un lugar cuya finalidad es precisamente la cohesión social mediante la promoción y el acceso a la cultura y a la información, con unos servicios pensados exclusivamente para ello, ¿qué lo hará? Me da miedo que responda a esta pregunta.

b.3.: Nuevas tecnologías. "[Parlar de noves tecnologies] ratlla la ridiculesa, el desconeixement absolut del que representa aquest terme. El màxim exponent de noves tecnologies que provem [?] és l’accés a internet, i en la majoria dels casos, en pobles com Caldes, s’utilitza per jocs ‘online’" = Hablar de nuevas tecnologías roza el ridículo, el desconocimiento absoluto de lo que representa este término. El máximo exponente de nuevas tecnologías que probamos [?] es el acceso a internet, y en la mayoría de los casos, en pueblos como Cales, se usa para juegos 'en línea'". Nada, que al Sr. Planes se le ha metido entre ceja y ceja que en los pueblecitos como Caldes internet es sinónimo de juegos en línea. Supongo que aún no sabe que internet es una gran fuente de información, entre otras cosas y utilidades, nimiedades tales como acceso a los recursos administrativos (ah, esas declaraciones de la renta enviadas por mail, aaaay, esas ordenanzas de los ayuntamientos publicadas en la web...) y que, si los usuarios no saben cómo usar internet adecuadamente, ¡albricias! ¡Para eso están los cursos de formación en la biblioteca! ¡Para enseñarles dónde y cómo buscar información de manera eficiente, eficaz y rápida! ¡Sorpreeesaaaa!

b.4: Progreso. Dice que la biblioteca tampoco implica progreso, que él mira a los pueblos de alrededor con biblioteca y no ve el progreso por ningún lado. ¿Pero ya está mirando bien? A ver, progreso económico, desde luego no va a ver, no. No producimos ni damos beneficios tangibles. Pero si un político (o como se defina el Sr. Planes) no sabe valorar el progreso cultural, es que algo falla en esta sociedad. Ahora, cuando la gente tiene menos recursos para acceder por su propia cuenta a la información y a la cultura, es cuando precisamente más se necesitan las bibliotecas.

Entiendo que Caldes dispone de pocos recursos económicos y puede que tengan prioridad otras inversiones. No lo discuto y hasta ahí es comprensible, pero no lo es decir que las bibliotecas son salas de lectura para gente ociosa (insinuando entre líneas "gente mayor con mucho tiempo libre") y chavales que van a montar jaleo y jugar a la play (o lo que sea). No solo es demagógico, sino falso.

No. No insulte nuestra inteligencia, por favor.

P.D. Si quiere un pequeño consejo, y por dar ejemplos prácticos, no le iría nada mal coger en préstamo unos cuantos manuales de gramática y ortografía catalanas. Casi me ha dejado bizca con tantas faltas. Digo yo que si se va a hablar de cultura, aprender a escribir correctamente no estaría mal. De nada.




18 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que esto último. Y si encima tiene la osadía de expresarlo en voz alta, como si fuera una verdad universal...apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esta magnífica réplica !!!

    ResponderEliminar
  4. Cristina, por favor, publícaselo como comentario en su blog. Que no se quede la cosa entre bibliotecarios. Tendríamos que contestar con esta contudencia cada vez que leamos estas cosas en blogs y sobre todo en periódicos. Propongo

    ResponderEliminar
  5. Me veo obligado por alusiones a responder. En primer lugar, el título ya habla por sí solo, personalizar faltando al respeto y distorsionando mi mensaje ya habla del autor del escrito por si mismo.

    En Caldes hay una biblioteca pública, desde la que se puede solicitar cualquier libro o DVD de otras bibliotecas al estar enlazadas, por lo que no hablamos de la conveniencia o no de una biblioteca, sino de la necesidad de invertir 2.500.000 € en este momento de crisis.

    Les ruego que cojan una calculadora, si el Ayuntamiento debe pagar 1.500.000 €, en el caso de que se recibiera en fecha y cuantia el 1.000.000 € restante, que dada la situación es mucho decir, y con una población de 7.000 habitantes contando jubilados, parados, niños y neonatos, ¿Cuánto debe pagar cada cotribuyente? Eso sin contar el coste de mantenimento de la mencionada biblioteca.

    Por ello hablo del monto que supondria en impuestos directos a cada contribuyente de Caldes, cuestiono que sea una necesidad prioritaria, y más cuando en Caldes se ha disparado el número de gente en el paro, las ayudas de Cáritas a la población, y antepongo las ayudas a las pymes (muchas estan cerrando), al fomento del turismo (para generar ingresos en el pueblo), al CAP (Centro de Atención Primaria) ya que su permanencia contribuye a la calidad de vida de todos nosotros, y a temas de infraestructuras y seguridad de primera magnitud.

    En crisis debemos priorizar, hay proyectos deseables pero no prioritarios. Lejos de que los contertulios esten o no deacuerdo con mi exposición, ni la argumentación ni las formas se me antojan aceptables.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Oscar [sic], nadie le ha discutido el tema económico. Eso queda muy explícito.
    Lo que se ha planteado es su posición/actitud/opinión contra la biblioteca y la cultura en general.
    Lamento que no haya entendido el post.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, a mí sus formas tampoco me parecen aceptables.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Cristina, toda mi vida he estado compaginando trabajo y estudios, y son incontables las veces que he estado estudiando en bibliotecas, o he sido usuario para adquirir libros o material. No creo que haya entendido mi mensaje, jamás he dicho que una biblioteca no sea necesaria, sino de la conveniencia y viabilidad del proyecto planteado, dada la situación actual.

    Por cierto, ¿a que se refieren con cargo público?

    ResponderEliminar
  10. Entonces no me queda otra que aceptar que usted es un usuario real y aún me duele más porque veo que no sabe, después de tantos años, para qué sirve la biblioteca ni cuáles son sus servicios ni objetivos. Eso es un claro fracaso de los bibliotecarios. Nos queda mucho por hacer.
    En cuanto a lo de cargo público, desconozco si es concejal o no, pero en caso de que no lo sea sí que aspira a serlo desde las listas de CiU. Lo cual implica que tiene una voz en la política de Caldes. Llámelo cargo público o como quiera, usted y su discurso representa unas ideas políticas y, por tanto, no debería despreciar la cultura tan alegremente, aunque sea desde la ignorancia bienintencionada (que no lo sé).

    ResponderEliminar
  11. Ah, por contexto (del blog en general y de esta entrada en particular) suponía que hablaba en representación del ayuntamiento. Si no es así, disculpas, me desdigo de los comentarios alusivos y, por supuesto, editamos la parte correspondiente en la entrada.

    Pero sigue quedando la mayor. Reducir una biblioteca a ese sitio donde los yayos leen la prensa y los niños se descargan jueguecitos denota falta de sensibilidad y conocimiento de lo que es una biblioteca, y de cuáles son sus fines, cosa que explican los textos citados de la UNESCO. Y para denunciar el que ahora tal vez no sea el mejor momento para montar una biblioteca en Caldes no hacía falta soltar toda esa dosis de bilis contra el concepto de biblioteca. El texto sigue siendo desafortunado.

    E insisto, reitero mis disculpas por la confusión.

    ResponderEliminar
  12. http://www.ciu.cat/fitxa_noticies.php?news_ID=30951&entities=188&type=MS
    http://elecciones.lainformacion.com/municipales/2011/cataluna/girona/caldes-de-malavella.html

    ResponderEliminar
  13. Juanma, nunca hablo de bibliotecas, sino del perfil de usuarios de la biblioteca de Caldes de Malavella. Pedir disculpas si el mensaje ha creado confusión, estoy completamente de acuerdo en que no seria aceptable en caso de generalizarse. En el mensaje original, ya explico que en Caldes no hay universidades, empresas tecnológicas, centros de estudios superiores, y en el perfil de la mayoría de usuarios, invito a cualquiera a visitar dicha biblioteca para juzgar de primera mano. Todo ello reiterando la delicada situación de crisis y la inversión necesaria para el proyecto de una nueva biblioteca.

    Añadir que he instado al Ayuntamiento a digitalizar documentos de Caldes para que dicha biblioteca sea fuente de información, inversión más razonable, económica y provechosa, desde mi modesto punto de vista.

    Que la excusa sirva para conocer un pueblo tranquilo y turístico, con varios balnearios, un campo de golf, ermitas, restos de antiguos baños romanos y yacimientos prehistóricos.

    ResponderEliminar
  14. Cristina, de ir suplente en una lista para un Ayuntamiento a cargo público hay un abismo, me parece ridículo que insistas en el tema.

    Ni gobierno, ni cobro, ni ostento cargo público alguno...

    ResponderEliminar
  15. Sr. Planes, cuidado: yo no he hablado nunca de cargo público; lo que sí haré es editar los comentarios que sí lo hacen. Pero usted habla como candidato de CiU y eso sí que es indiscutible.

    sino del perfil de usuarios de la biblioteca de Caldes de Malavella

    Sí, y nos ha quedado claro qué opina de ellos. De todos modos, sin datos contrastados formales (que bien nos podría ofrecer la actual biblioteca) no voy a entrar en el tema por ser meras conjeturas y vaguedades.

    un pueblo tranquilo y turístico, con varios balnearios, un campo de golf, ermitas, restos de antiguos baños romanos y yacimientos prehistóricos.

    En algo estamos de acuerdo, al menos.

    ResponderEliminar
  16. Estoooo, blogger no me ha dejado editar los comentarios, solo borrarlos. Ahora parece un poco una conversación de besugos, pero bueno, qué se le va a hacer.

    ResponderEliminar
  17. No pasa nada por borrar mis mensajes, ya que había inexactitudes por mi parte que afectan a Oscar, y ya he dicho expresamente que me desdecía de algunos de esos comentarios.

    Sin embargo, insisto en que frases como "Les Biblioteques, en cap part del mon, han significat cohesió en cap mena de societat" no parecen de recibo, y mucho menos si vienen de un usuario que, además, ha contribuido a enriquecer el fondo de esa biblioteca. Parece, como mínimo, contradictorio.



    ResponderEliminar
  18. Hola Juanma, he de darte la razón, el comentario venía en alusión a una publicación de un partido local, el PIC. Fuera de este contexto, es poco afortunado y debo pedir disculpas. No se justifica la creación de una nueva biblioteca en Caldes de Malavella y su costo por temas de cohesión social, pero es indudable que las bibliotecas son un elemento de cohesión, tanto como centro de actividades, de vida social, de estudio y de divulgación cultural. De hecho, la educación y la cultura, y los medios para difundir y disfrutar de ambas son pilares de la cohesión social.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About