¿Lecturas ligeras o ladrillos?

Seguramente hayan padecido ustedes a más de un cenu que les devuelve el préstamo con algún comentario desdeñoso, en plan: "¡Vaya ladrillo! ¡No vuelvo a sacar nada de este autor!", como si a ustedes les importara remotamente lo que les guste o les deje de gustar. Vamos, ni que les pagaran por cada vez que le dan al "Me gusta" de sus lecturas favoritas.
No obstante, hay gente que ha llevado demasiado lejos lo de "vaya ladrillo de libro", y ha conseguido hacerlo realidad. Vean, vean.



Estas obras de Daryl Fitzgerald, que no son sino ladrillos con forma de libros, se venden en una tienda de Melbourne; cómo no, se llama Light Reading ('lecturas ligeras'). Por hacer el chiste fácil, digamos que el sentido del humor de los australianos está casi en las antípodas del nuestro. Pero en fin, si a ellos les hace gracia... Mientras no les arrojen estos libros a la cabeza...

1 comentarios:

  1. Curioso, algunos de los títulos mostrados en las fotos no son (tan) largos. Y no veo a auténticos "ladrillos", como "Los pilares de la tierra".
    Lo que sí me ha gustado es la forma en que se ha tomado algo tan cotidiano como un ladrillo y se lo ha convertido en un adorno literario. Aunque dudo que los llegue a utilizar: mi biblioteca rebalsa.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About