Bibliotecario, profesión de riesgo

Por si no teníamos bastante con el peligro que supone para nuestra salud mental aguantar a los cenutriousuarios, otros peligros laborales acechan a nuestra sufrida vida. Vean lo que ocurrió cuando una estantería del depósito de la biblioteca decidió suicidarse frente a nuestras narices ante la cantidad de libros que pretendíamos colocar en sus baldas.




Afortunadamente no ocurrió nada grave, salvo el susto morrocotudo que sufrimos los tres trabajadores que nos encontrábamos justo al ladito de ese mostrenco de estantería pretendidamente resistente y los daños de los pobrecitos libros que quedaron atrapados entre el amasijo de hierros en que quedó convertida. Y que luego digan que la profesión de bibliotecario no es una profesión arriesgada.





12 comentarios:

  1. No sabes verle el lado poético al asunto: qué mejor forma de morir para un bibliotecario que sepultado por una montaña de libros.
    Se escribirían canciones sobre ti, te pondrían de ejemplo en las facultades de biblioteconomía, entrarías en el paraíso de los inmolados por la lectura, donde los libros ya vienen tejuelados y los cenus son silenciosos y están todos buenos... ¡y nos habríamos corrido una juerga épica en tu memoria!
    Todo esto sufriendo mucho por tu ausencia, claro.

    ResponderEliminar
  2. Sí, claro, para que luego digan que la cultura es un valor intangible... :-$

    ResponderEliminar
  3. A mí casi me da un soponcio cuando he visto la foto.

    Todo esto sufriendo mucho por tu ausencia, claro.

    Claro, desde el cariño y tal, ¿no?

    Yo aún estoy en estado de shock :/

    ResponderEliminar
  4. Bueeeno, Viocanto, a mí me gusta más el dicho ese de "el muerto al hoyo y el vivo al bollo", así que paso de homenajes y glorias post mortem y prefiero seguir vivita y molestando cenus mientras el cuerpo aguante... Lo lamento por el olimpo bibliotecario (en el que quedaríamos muy monos Geekteca y yo) pero va a ser que no ;)

    ResponderEliminar
  5. Os falta espíritu de sacrificio. ¿Tanto os cuesta darme una excusa para salir a emborracharme?

    (Tengo aquí a mi padre dándome consejos sobre las distintas calidades del angular para hacer estanterías. Estoy por mandároslo)

    ResponderEliminar
  6. Acabo de darme cuenta que soy muy afortunada por no tener almacén en mi biblioteca. Un riesgo laboral menos.

    ResponderEliminar
  7. Hace un rato han venido los de riesgos laborales y han flipado de como está el depósito. Solo les ha faltado clausurarlo ;-)

    ResponderEliminar
  8. Lo siento Viocanto. Efectivamente nos falta espíritu de sacrificio.

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJAJA
    Fantástica metáfora visual, justo pasado mañana tengo el examen de documentación aplicada a la traducción y me siento, literalmente, bajo una avalancha de libros, apuntes y powerpoints (menos mal que los powerpoints no pesan)
    Un poquito más de cuidado, que la próxima vez puede pillar a alguien y nos pasamos un mes con las cejas a media asta

    ResponderEliminar
  10. Pues mucha suerte con los exámenes.

    ResponderEliminar
  11. Si ya me lo decían los curas en el cole: "que Dios reparta suerte, porque como reparta justicia no aprobáis ninguno"

    ResponderEliminar
  12. Las estanterias suicidas deben ser un clásico en las bibliotecas, porque en la nuestra una también lo intentó. Suerte que corrimos a vaciarla cuando vimos que se caía hacia un lado (con gran peligro para nuestra integridad física, pero la bilio ante todo... je). Más tarde vino un operario a anclarla en la pared y hecho esto, como castigo, la cargamos mucho mas de lo que estaba antes. Somos muuuy mal@s

    ResponderEliminar

 

Twitter

About