Ciudades del libro

Seguro que ya les hemos hablado alguna que otra vez de Hay-on-Wye, una localidad galesa que es, toda ella, una librería viviente. La llaman la Ciudad de los Libros, y ha creado escuela (sin ir más lejos, en Valladolid tenemos una Villa del Libro, la preciosa Urueña).
Aunque la mayor parte de la ciudad consiste en tieeeeendas y más tieeeeendas, también hay espacio para curiosas mezclas entre la librería tradicional, el bookcrossing y el préstamo tal como lo van a empezar a entender nuestras administraciones el día menos pensado. Pues sí, basta con introducir una monedita y llevarse un libro, como si de un expendedor de refrescos se tratase.



Temblamos ante la perspectiva de implantar un sistema similar en las librerías y bibliotecas de aquí. Que Dewey nos pille confesados el día en que a alguien se le ocurra solucionar así el tema de los interinos en las biliotecas públicas españolas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter

About