Lecturas aromáticas

Todos sabemos que uno de los lugares más habituales para leer es el cuarto de baño, aunque para muchos sea un vicio casi inconfesable. También ocurre que en ciertos momentos de premura y a falta de un buen libro que llevarse al excusado, cualquier objeto con letras es válido para matar esos tiempos muertos que todos pasamos a diario: el bote del gel de baño, el champú, el limpiador multiusos e incluso el bote de ambientador que será tan necesario después de nuestra visita al señor Roca...

Algún listillo ha visto un filón en este mercado y ha inventado los ambientadores con extractos de capítulos de libros para que dejemos de devanarnos los sesos descifrando los alcoholes isopropílicos y el propylene glycol.




Visto en Ibelieveinad.

5 comentarios:

  1. Qué fuerte. Ya me veo como con los cromos, volviéndote loca para no tener repes. "No, este capítulo ya lo tengo...uy, no, este no, lo leí hace 10 desodorantes"...

    ResponderEliminar
  2. Gracioso el tema.
    Pero ¿se trata de tener más de uno por si ya te has leído el capítulo?
    Pues como a la gente le de por mezclar lecturas, menuda nube tóxica se forma en el excusado…

    ResponderEliminar
  3. Yo intentaré no comprar el de Hamlet. Por aquello de "Algo huele a podrido en Dinamarca", más que nada. :-P

    ResponderEliminar
  4. ¿Y el de El perfume de Patrick Süskind, eh? ¿A qué huelen las cosas que no huelen?

    ResponderEliminar
  5. Seguramente huelen como las nubes, no?

    ResponderEliminar

 

Twitter

About