Los libros huecos – The hollow books

La moda de los libros alterados está de lo más en boga. Reconocemos que la línea fronteriza entre el arte y la mutilación a veces es muy fina, pero el resultado estético, ya sea por medio del collage o del esculpido -su mejor representante es el artista Guy Laramee-, puede ser de lo más placentero. En esta ocasión nos vamos a centrar en la variedad de los llamados libros huecos o libros-hoyo, os aseguramos que os váis a sorprender o al menos echar unas risas:

“Hola, soy el señor vasco de Bricomanía. Para hacer nuestro propio libro hueco tan sólo precisamos paciencia y falta de escrúpulos para mutilar un libro, a ser posible desahuciado y de tu propiedad…"



La 1ª vez que ví algo semejante fue en el vídeo Amante bandido (1984) de Miguel Bosé, en el que se mezclan El nombre de la rosa -el lugar de los hechos es una biblioteca histórica muy apañada- e Indiana Jones -los objetos que Miguelito va sacando de los libros perforados (Dios nos libre de que no fueran incunables) no son sino la impedimenta del célebre arqueólogo de ficción-.




 Está clara la uitilidad del soporte libro para ocultar todo tipo de objetos, en especial objetos de valor o armas, por motivos y fines que son evidentes.

 
El dueño o receptor del libro estaría como loco por llegar por fin al capítulo 19

Pero hete aquí que se puede dar la vuelta por completo al concepto con sorprendente resultado, si tenemos en cuenta la temática del libro-pistola bajo estas líneas: The Art Crisis de Bonnie Burnham.

 

Pero para terminar de rizar el rizo, aquí os traemos (y que Steve Jobs nos perdone) el verdadero Ibook. Olvídese de Kindles y Sony readers y adquiera su auténtico Ibook, ni qué decir tiene, en versión libro-hueco. Rechace imitaciones.

 
Ipod-in-book Vía The New Yorker

3 comentarios:

  1. Este tipo de post debería estar encriptado para que no pudiese verlo ningún cenu. Solo nos faltaba que les diese por el DIY a los angelitos.
    Aún así reconozco que la pistola en el libro mola :P

    ResponderEliminar
  2. Uno de estos me vendría genial para esconder la petaquita de ginebra, sí señor... ¡Mano a la obra!

    ResponderEliminar
  3. yo tengo uno hace años. Lo hice con un libro de reader's digest, no creo que la humanidad se pierda de nada

    ResponderEliminar

 

Twitter

About