Una giornata particolare

Dramatis personae

bibliotecarios

cenutriousuarios

Lugar

Una biblioteca universitaria cualquiera, en un día cualquiera de la época de exámenes.

***

Un bibliotecario llega a la puerta, mira a su alrededor y pone cara de sorpresa al no ver a nadie. Saca las llaves de la bolsa, se le caen al suelo.


Bibliotecario:

Mierda de llaves.


El bibliotecario se agacha, recoge las llaves e intenta abrir la puerta infructuosamente.


Bibliotecario:

Jooodeeeeer. Mierda llaves.


El bibliotecario consigue abrir la puerta y entrar y deja sus cosas en el mostrador. Cuando se da la vuelta, quince cenutriousuarios han invadido el vestíbulo y le observan con cara de «¿Podemos entrar ya?». El bibliotecario mira el reloj: no es la hora todavía.


La hora en punto. El bibliotecario ha colgado un cartel al lado de la puerta con un aviso para los usuarios. Los ya treinta cenutrios que le observaban mientras lo colgaba, entran sin siquiera mirarlo (y mucho menos leerlo, ¿pa qué?). El bibliotecario enloquecido imprime varios carteles más y empapela las puertas por los dos lados. El primer cenutrio que entra mira por encima del cartel, buscando a alguien, sin mirarlo y mucho menos leerlo, ¿pa qué? El bibliotecario empieza a dar cabezazos contra la pared.


Una pareja se come a besos.


Media mañana.


Bibliotecario:

Shshshshshsht!


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


La pareja sigue comiéndose a besos.


Cinco minutos después.


Bibliotecario:

SHSHSHSHSHSHSHT!


Cinco minutos más tarde. El bibliotecario se levanta y se dirige hacia el grupito que no para de hablar (que justo en ese momento, fíjate tú, han dejado de hablar y leen sus apuntes aplicadamente):


Bibliotecario:

Si tenéis que hablar, hay salas de trabajo en grupo vacías. ¿Por qué no pedís una?


Los cenutrios miran al bibliotecario. El bibliotecario se convence de que les debe de haber hablado en klingon.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


La pareja sigue besándose.


Un rato más tarde. El bibliotecario separa la vista de la pantalla del ordenador porque algo le ha llamado la atención. Un cenutrio está bailando el YMCA en medio del pasillo. Sin música, afortunadamente.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


Un ratito más tarde. Música en la biblioteca. Una cenutria azorada intenta disimular mientras busca el control de volumen de su minipc. Al final sale corriendo de la biblioteca con el minipc en la mano, sonando como un loco, bajo la mirada divertida de la concurrencia. Incluso la del bibliotecario.


Un ratito más tarde. Suena un móvil. La cenutria anterior revuelve el bolso con cara de «por favor, que no sea yo otra vez». Pues sí, eres tú otra vez, mona.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


La misma pareja de antes. Siguen besándose.


El bibliotecario caza moscas. Qué tranquilidad. Como se nota que se han ido todos al examen. Juguetea con su anillo. El anillo cae al suelo haciendo un ruído de mil demonios. Un anillo para dominarlos a tod... perdón, dos bibliotecarios recorren a gatas el suelo buscando el anillo.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


Entra un usuario con sus cascos y sus gafas de sol. Detrás de él va otro. El primero cierra la puerta en las narices del segundo. El segundo mira al bibliotecario y el bibliotecario mira al segundo. Se ríen los dos.


¿Todavía se besan? Sí, todavía.


Entra una chica con una pulserita de cascabeles en el tobillo. Entra una chica con tacones. Entra un chico con chancletas. Entran dos profesores hablando como si estuvieran impartiendo clase.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que se han dejado abierta.


Una usuaria devuelve un libro con retraso:


Bibliotecario:

Estarás sancionada hasta el tantos de julio.


Cenutria (con una sonrisa de oreja a oreja):

Bueno, vienen las vacaciones, total...


Bibliotecario:

Pero qué morro tenéis, qué morro.


La cenutria se aleja sonriendo.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.


La pareja ha dejado de besarse. Recogen libros y apuntes y se van. Besándose.


El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que se han dejado abierta.


El bibliotecario mira el reloj. Recoge lo que hay en la mesa, lo guarda en su cajón, apaga el ordenador, se levanta, coge sus cosas y se va de la biblioteca. Cuando sale, cierra la puerta.


Fin (por hoy...)


(Cualquier parecido con la realidad es pura... qué coño, se cogen dos o tres días salteados de trabajo, se mezclan bien, se anonimizan, se ponen por escrito y al blog. Y quien se pique, que coma menos ajo).


El título del post es un homenaje a una excelente película que he visto varias veces: Una giornata particolare, de Ettore Scola, interpretada por Sofia Loren y Marcello Mastroianni. Les recomiendo verla si tienen ocasión.


20 comentarios:

  1. acolostico29/6/09 09:42

    Pues no parece muy difícil el trabajo de bibliotecario, no... :P

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenísimo, Ferran! XDDDDD

    Lo que pasa es que, sabiendo de tu querencia por la ópera, no podía dejar de visualizar el guión como si fuera el libreto de una ópera... Quedaba como más épico. :-)

    Aunque, visto así, se podría hacer "Frikitecaris. El musical". :)

    ResponderEliminar
  3. XDDDDDDDDD

    Pues no parece muy difícil el trabajo de bibliotecario, no... :P

    Acolooooostico, que te vamos a zurrar :PPPPPPPPPP

    ResponderEliminar
  4. Esa puerta...ESA PUERTA !!!


    Aunque, visto así, se podría hacer "Frikitecaris. El musical". :)

    Me acaba de venir a la cabeza el “Hoy no me puedo levantar” de Mecano… Serà el efecto lunes… 

    ResponderEliminar
  5. XDDDD ¡Qué bueno, qué bueno! Como la vida misma.

    El bibliotecario se levanta para cerrar la puerta que un cenutrio ha dejado abierta.

    Este movimiento me resulta familiar... quinientas veces cada día lo repetimos todos en la biblioteca. Deben pensar los cenutrios que necesitamos hacer más gimnasia, si al final lo harán por nuestro bien :p

    ResponderEliminar
  6. Yo estaba pensando en algo así como el episodio musical de Buffy Cazavampiros, pero también nos podrían valer Hoy no me puedo levantar, Mamma Mia o El fantasma de la ópera. :-D

    ResponderEliminar
  7. Puestos a musicales y a tomarse con humor historias horrendas y grotescas, ¿qué tal un The Rocky Horror Librarian Show? aunque personalmente soy más partidario de alguna versión de El hombre de la Mancha, pero bueno...

    ResponderEliminar
  8. Chic@s, hay unos mecanismos muuuy simples y efectivos que cierran la puerta sola!!
    Pues no parece muy difícil el trabajo de bibliotecario, no... :P
    ... Psé... si tenemos en cuenta que esto lo hacemos mientras catalogamos por tres, actualizamos la web de la biblioteca y montamos la exposición que tenía que estar lista el viernes pasado, pues...

    ResponderEliminar
  9. hay unos mecanismos muuuy simples y efectivos que cierran la puerta sola!!

    Si algo de eso me imaginaba yo, pero a mí me dicen que como es una puerta de emergencia (¡!) pues que no se pueden poner esos mecanismos, así que toca hacerlo modo manual...

    ResponderEliminar
  10. ¿Y poner una puerta tipo "saloon"? Para que cuando entre uno le de en los morros al siguiente...

    ResponderEliminar
  11. ¿Y poner una puerta tipo "saloon"? Para que cuando entre uno le de en los morros al siguiente...

    Gran idea... y con soniquete a tortazo tipo Bud Spencer según aporree tiene que ser tronchante XDDD

    ResponderEliminar
  12. Además se cierra sola... Llevándose por delante al que esté enmedio

    ResponderEliminar
  13. hay unos mecanismos muuuy simples y efectivos que cierran la puerta sola

    Sí, y unos elementos llamados "arquitectos" que cuando diseñan un edificio no piensan en detallitos como un marco de madera o metal para poner esos mecanismos (bueno, en realidad este ni piensa: ya ha cagado dos bibliotecas seguidas)... Puerta de cristal montada en cristal...

    ResponderEliminar
  14. XDDD, qué bueno!

    El primer cenutrio que entra mira por encima del cartel, buscando a alguien, sin mirarlo y mucho menos leerlo, ¿pa qué?

    Son la bomba, el otro día un cenu apartaba el cartel que habíamos colocado en un atril a la altura del morro para preguntar la información que había escrita en el cartel...

    hay unos mecanismos muuuy simples y efectivos que cierran la puerta sola!!

    Que tienen la opción de dejarla abierta siempre si al abrirla das con el tope... si es la puerta de la calle, estás en Burgos y es invierno la chepa se te queda congelada..

    ResponderEliminar
  15. ¡Ay! Biblioteclaria... Menuda imagen tu chepa congelada
    ;PPP

    ResponderEliminar
  16. Pues no parece muy difícil el trabajo de bibliotecario, no.

    Agárrenme que lo mato, que lo mato...

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno Ferran. Al igual que Juanma "no podía dejar de visualizar el guión como si fuera el libreto de una ópera".

    ResponderEliminar
  18. Agárrenme que lo mato, que lo mato...


    ¡Acaba con él! ¿Te lo sujeto? :D

    ResponderEliminar
  19. ¡Ay! Biblioteclaria... Menuda imagen tu chepa congelada

    Es peor de sufrir que de ver XDD


    ¡Acaba con él! ¿Te lo sujeto? :D

    Hagamos un corro!

    ResponderEliminar
  20. DIOS MIO ES MI VIDA HECHA HISTORIAAAAA
    esto lo cmpartire con mis colegas!!!! gracias , me he reido much... perdon voy a cerrar la puerta... ya, me reido mucho vi mi vida pasar...

    besossss

    ResponderEliminar

 

Twitter

About