Expurgo de urgencia

Mal que me pese, los bibliotecarios somos humanos. Tampoco hace falta que dicha información se difunda entre nuestros usuarios, pero los bibliotecarios sangran y sufren como los demás. Incluso se esguinzan en la calle de la manera más tonta. El problema no es el estar todo el rato pidiendo a los usuarios que hagan cosas por mí, como traerme una botella de agua, abrirme las puertas (con suavidad y sin portazos) o calentarme la comida. A eso ya deberían estar acostumbrados. El problema real, el verdadero, el único que me inquieta es que me haya sucedido esto a las puertas de agosto, que es el mes en el que hago el expurgo anual a fondo. Esa estantería que quería cambiar de sitio para hacer más espacio a una materia que ha crecido mucho el último año. El cúmulo de códigos legislativos que están repetidos y hay que eliminar. Las revistas y libros "inútiles" que "misteriosamente" desaparecen durante este mes, de la estantería y del catálogo. El horror.


¿Qué hago? Hasta que la solución vino a mí.




Ahora sólo tengo que escoger al cenutriousuario adecuado para llevarlo a cabo...

5 comentarios:

  1. XDDD y nosotros haciendo montoncitos, llenando carros, dando de baja en el registro (que si te toca uno viejo está anotado en papel... aaaaaargh!);

    Voy a proponerlo ;D

    ResponderEliminar
  2. acolostico15/7/09 10:24

    Con este calor quemar cosas....

    Mejor no hacer nada, para recuperarse... por lo que pueda venir.

    ResponderEliminar
  3. Mejor no hacer nada

    Es que ese concepto no me entra, no hay input...;) :DDDD

    ResponderEliminar
  4. Mejor no hacer nada

    Mejor que lo hagan otros en tu lugar ...

    Lástima de hogueras de San Juan... ¡Que oportunidad desperdiciada!

    ResponderEliminar
  5. Yo voy corriendo a por el libro pequeñito y negro sobre hipnosis... ¡A ver si funciona!
    No tengo eguinces, pero algun lumbrera no concibe eso de que el expurgo es una terea imprescindible en la biblioteca y necesito un "plan B"

    ResponderEliminar

 

Twitter

About