24h con...Cristina

Uno, dos, tres. Son los segundos que tarda mi esclavousuario (me casé con él para tener un contrato por escrito y que no tuviera derecho a queja formal alguna) en apagar el contestador. Se oye un susurro en la habitación mientras se dirige al cuarto de baño. Por detrás, un sonido de fondo: las obras en la calle. Barcelona está haciendo lo indecible para que todos los madrileños se sientan como en casa. Que alguien encuentre de una vez el dichoso tesoro, por favor.

El esclavousuario -llamémosle Juanmagneto por ponerle un nombre- prepara diligentemente el desayuno mientras campo a las anchas en el cuarto de baño, sin prisas, sin atosigamientos, con toda la calma. ¿Este color de uñas irá con el vestido frambuesa? ¿Moño o melena? Creo que mejor este colorete más suave para que el rímel sobresalga. Es media hora de decisión tras decisión, estar a la altura de mí misma no es sencillo. (Nota para cenus: intentar imitar a una bibliotecaria puede tener consecuencias peligrosas para su salud y la de aquellos de su entorno. Consulte a su bibliotecario antes de llevar moño a la biblio.)

Me despido de Juanmagneto y salgo hacia el trabajo. Ya veo esas magdalenas que mis usuarios me habrán dejado para que desayune su bibliotecaria favorita, huelo esa tableta de chocolate con almendra que me trajo ayer el becario... Pero todo ello tiene que esperar, lo primero es lo primero: correo y Facebook. No, cenus, aunque pase media hora, no os pienso abrir hasta que el último mail de mi buzón sea respondido y haya actualizado mi estado en el Facebook y comentado en los de los demás. Prioridades, lo llaman, así que dejad de mirarme con cara de mono.

Me voy a tomarme el vermú y unos vinitos, y dejo al becario a cargo del mostrador. Para dos llamadas, tres préstamos y cinco carnés el becario está más que cualificado. Cualquier día ponemos un perrín a ver si los usuarios notan la diferencia, y su sueldo que nos ahorramos del presupuesto, ¡podré comprar más laca de uñas!

Creo que mi turno se ha acabado, hip. Mañana será otro día, hip. De esfuerzo y sacrificio por esta profeshión, de dablo todo por el ushuabio, hiiiiip. Borque shoy bueba, la bejó deb bundo bundial...

******

¿Acaso os pensabais que me pagan por trabajar?

18 comentarios:

  1. Me considero un privilegiado por compartir gran parte de esas veinticuatro horas con mi bibliotecariaamayseñora, pero tenía curiosidad por saber qué ocurría durante las ocho horas de jornada laboral.
    Un documento muy interesante, sí. :-D

    ResponderEliminar
  2. mi bibliotecariaamayseñora

    :P

    ResponderEliminar
  3. Borque shoy bueba, la bejó deb bundo bundial...

    ¡Si señor! Eso de merece un brindis! ;-)

    Dura jornada laboral, dura….

    ResponderEliminar
  4. jejeje, muy bueno.
    Por cierto, espero que no seas bibliotecaria de la pública, porque eso de hacer esperar a la gente por abrir el facebook ...

    ResponderEliminar
  5. no seas bibliotecaria de la pública

    No, no tengo la paciencia necesaria...¡y eso no es broma! ;)

    ResponderEliminar
  6. Nunca he sido becaria, "si descontamos el Practicum de tres meses en la Biblioteca universitaria, claro", pero (y no es por falta de sentido del humor), creo que definitivamente un perrín no podría ocupar jamás el puesto de un becario de biblioteca. Me da un poco de penita que hasta los propios implicados en este gran mundo - entorno natural del ácaro, se mofen de la poca o nula preparación que necesita alguien para llevar el trabajo de una biblioteca.
    Por lo demas, tu blog genial.

    ResponderEliminar
  7. Marian,

    Sinceramente, no creía que tuviera que sacar el cartel, pero lo hago: "Sarcasmo". En este blog nunca se ha despreciado la labor de nadie ni nos dedicamos a juzgar a las personas según sus funciones.

    (Y por otro lado, por si a alguien le queda alguna duda, tampoco me emborracho en la biblio, soy puntual y mi marido está muy lejos de ser mi esclavo...)

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, suscribo lo dicho por Marian, y tb opino que tu blog genial, pero creo que te "emborrachaste" un poco de sarcasmo esta vez ;-)

    ResponderEliminar
  9. tampoco me emborracho en la biblio

    Miebda! lo he leidosh demashiado tapde... Y ahora que gago sho con edte pedo...

    ResponderEliminar
  10. Dormir la boba. Digooo, la mona...;)

    ResponderEliminar
  11. Dormir la boba. Digooo, la mona...;)

    En cuantico perfeccione la técnica de hacerlo con los ojos abiertos (siempre quedarán las gafas Homer Simpson que hacen paracer despierto) ;D

    ResponderEliminar
  12. XDDD Vida de bibliotecaria, no cabe duda. Los vernús imprescindibles da cada día, los becarios formándose para repartir buenas collejas a los usuarios (cuando dejen de recibir ellos las suyas, poreticos míos) y el atuendo elegido cuidadosamente para suscitar miedo y deseo a la vez.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo he sido becario cuatro años, y llevo otros casi diez de pofesioná, y en esto diez años me he encontrado de todo: de becarios muy preparados y trabajodores a auténticos caraduras, y también algún perrín. Por lo demás, léase el resto del blog para ir captando el tono, será más fácil entender lo que escribimos...

    ResponderEliminar
  14. de verdad que es muy interesante la compleja actividad desplegada en ese tiempo, compleja, clara, concisa y divulgativa, muy bien, muy bien... otras 24 horas con... que he leído (un auténtico coñazo) no tienen nada que hacer... XD
    Yo nunca pondría un perrín es mejor una bandeja de donuts que por lo menos se disfruta. XDDDD

    ResponderEliminar
  15. Yo nunca pondría un perrín es mejor una bandeja de donuts que por lo menos se disfruta. XDDDD

    Uy, no, que estamos en plena operación turrón!!! :DDDD

    ResponderEliminar
  16. que estamos en plena operación turrón!!!

    ¿Alguien ha dicho turrón? Mi reino por un dulcecito a estas horas de la noche, y unas copitas de cava para acompañarlo tampoco vendrían mal... Mejor me llevo la botella a la biblioteca que mañana nos espera otro duro día de nuevas inscripciones de cenutrios. ¿¿Es que sólo se pueden hacer el carné de la biblioteca en septiembre? ¿No había más meses en el calendario?

    ResponderEliminar
  17. ¿¿Es que sólo se pueden hacer el carné de la biblioteca en septiembre? ¿No había más meses en el calendario?

    Explícale a un ñu que no tiene que cruzar el río en esa fecha...

    Hace unos meses comenzamos el proceso de sustituir TODOS los carnés de usuario y lo que más nos cabreó de la locura fueron los usuarios que venían con carnés de hace mil años, que no utilizaban, a sustituírlos por uno nuevo que, por supuesto, no pensaban utilizar :(

    ResponderEliminar

 

Twitter

About