Las purrelas

En el transcurso de un día cualquiera trabajando en una biblioteca una se da cuenta de que algunos documentos no están pensados para ese lugar.

Por citar ejemplos, libros “sumergibles” para bebés (tejuelos en infusión), el formato libro con fichas-páginas diseñadas para que se puedan arrancar y volver a pegar (esos señores no saben que para algunos usuarios todos los libros tienen páginas “arrancables” y lo de volverlas a pegar pues… ¿para qué?), la edición coleccionista de un disco con CD, póster, chapita y vinilo etc.

Pero de todos los documentos no pensados para una biblioteca se llevan la palma las publicaciones periódicas; periódicos y revistas que te obligan a la recepción de un montón de:


PURRELAS

Las purrelas son todos aquellos aditamentos que se incluyen para hacer más atractiva la compra de la publicación. Podríamos incluir varios apartados:

-Las pelis que la biblioteca ya tiene. Son frecuentes las colecciones “Cine de siempre” “Clásicos clasiquísimos” “Las cien penículas pa ver antes de morirse uno”; teniendo en cuenta que la biblioteca compra más de un periódico y que las películas ofertadas son títulos clásicos como los nombres de las colecciones indican ahí te ves, con la quinta copia de Casablanca y la estantería del depósito en aumento.

-Las demos de videojuegos. En la biblioteca no tienes videojuegos ¿qué haces con esa purrela? (RESPUESTA: tirarla con mucho cuidado)

-Las colecciones de fichas tipo “Rutas de senderismo para el fin de semana” o “Bricolaje fácil para manazas” que entrañan el riesgo de tener algún usuario capaz de ir todos los días al mostrador a pedirte la entrega de turno para fotocopiarla.

-Las baratijas de las revistas para público juvenil. Quizás el más apasionante de los apartados. Esa agenda para el nuevo curso en la que vienen anotados los cumpleaños de todas las eminencias que en el mundo han sido, desde Janamontana hasta los Jonasbroders. Esa pulserica de plástico malo de la Superpop. Ese conjunto de gomitas para el pelo en colores surtidos. El bolso del verano. La bufanda del invierno…

La lista es interminable.

Por favor, editores del mundo, dejen de mandar tanta cosa, piensen un poco en la pobre persona que registra revistas y periódicos.


13 comentarios:

  1. acolostico23/9/09 09:40

    Oh, con todo eso se puede negociar bastante bien el el mercado negro de ebay... y sacarse un dinerillo...

    Falta de espiritú emprendedor :P

    ResponderEliminar
  2. Falta de espiritú emprendedor :P

    Uy lo que nos ha dicho...

    ResponderEliminar
  3. Oye, pues se me ocurre un mercadillo para celebrer el dia de mi no-cumpleaños y lo que saque me lo gasto en birras

    ResponderEliminar
  4. Bueno, os contaré la verdad... vamos guardando y recopilando y en la cena de navidad hacemos lotes que luego sorteamos... da lugar a situaciones divertidas:

    -Qué collar más chulo!, ¿es del sorteo?.

    -No, me lo compré en una tienda de artesanía...

    ***********

    ¿A quién le ha tocado el anillo vibradooooor?, ¿A qué chico le ha vuelto a tocar OTRA VEZ un bikini?...

    ResponderEliminar
  5. ¿A qué chico le ha vuelto a tocar OTRA VEZ un bikini?...

    (jejeje... no se lo digáis a nadie pero yo lo sé. Me enseñó lo bién que le queda)
    ;PPPPPP

    ResponderEliminar
  6. no se lo digáis a nadie pero yo lo sé. Me enseñó lo bién que le queda)
    ;PPPPPP


    Ooooooooh!!!!...

    ResponderEliminar
  7. Cierto!!!! a mi me tocó una vez un picardías rojo (que destiñe) que lo uso muy a menudo aunque cuando me levanto de la cama dejo mi silueta encarnada plasmada en la sábana.... XDDD, chivata más que chivata, biblioteclaria que luego se nos van a apuntar a la cena de navidad todo quisqui... XDD

    ResponderEliminar
  8. Dremíadelamorhermoso, ¿pero también regalan picardías las revistas? Estos de correos se deben estar forrando a costa de nuestra biblioteca, nunca recibimos ni un triste regalito de nuestras suscripciones :(

    cena de navidad hacemos lotes que luego sorteamos...
    Y la rifa esa... ¿para cuándo dicen que se puede una apuntar? :p

    ResponderEliminar
  9. nunca recibimos ni un triste regalito de nuestras suscripciones :(

    Es que vamos in person al kiosko...

    ¿para cuándo dicen que se puede una apuntar? :p

    Pues ya le avisaremos cuando se acerque la fecha, seguro que a Mafi no le importa ceder otro futurible picardías que destiñe XDD... yo tengo un saco de dormir infantil con un estampado horrible tipo Sin-Chan que es una máquina de hacer calor... le cedería otro XD

    ResponderEliminar
  10. Yo también tengo el saco de dormir, y los "gualquitalquis" que no funcionan, y el despertador que funciona (y no lo puedes parar). Y a cual más discreto.

    ResponderEliminar
  11. Veo que todos tenemos alguna de estas reliquias. Aquí hemos esparcido por toda el área de trabajo unas "preciosas" figuritas de resina plasticosa de animalillos endémicos, hicimos colecciones de cromos cursis a tope para las niñas de algún compañero, muestras de "champuses" y cremitas... Las pelis nos las ahorramos, procuramos seleccionar las que no tenemos y el resto se queda en la librería.
    ¿Para cuando colecciones de bombones de licor?

    ResponderEliminar
  12. Después de cuatro años trabajando en un quiosco, he dicho CUATRO, ahora estoy en una biblio. ¿Quién me iba a decir que volvería a reencontrarme con la chorrada de regalo de los Lunnis? En fín, será mi destino...

    ResponderEliminar
  13. ¿Quién me iba a decir que volvería a reencontrarme con la chorrada de regalo de los Lunnis?


    Son insondables... también yo pensé que no tendría que volver a explicar nada a grupetes de adolescentes... en fin ;)

    ResponderEliminar

 

Twitter

About