Así, no

Hay muchas maneras de despertar las vocaciones bibliotecarias. Puedes hacerlo con charlas en el instituto, por contacto con los amigos, porque hayas crecido en un entorno lector, porque (evidentemente) tuvieras un amor platónico con tu bibliotecaria escolar... o con métodos indirectos; por ejemplo, la identificación. Si tu héroe de ficción es bibliotecario, pues a lo mejor es porque ser bibliotecario mola; por lo tanto, estudiaremos Biblioteconomía y Documentación. Doy fe de que algunos de mis compis de la Facultad de Historia querían ser arqueólogos porque habían crecido con las pelis de Indiana Jones. Y luego, claro, se encontraban con que la profesión consistía básicamente en cepillar piedras en descampados agrestes dejados de la mano de Dios.

A lo que iba. El mecanismo de identificación puede funcionar en según qué casos, pero, en otros, es contraproducente e incluso desaconsejable.



Más que nada, porque queremos que la tierna criatura que leyó este libro sea una bibliotecaria, no una abrazanenúfares.

15 comentarios:

  1. Ay, Dios, no, la Hello Kitty esa nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. Nunca me fiaría de un muñeco que no tiene boca. Good bye, Kitty.

    ResponderEliminar
  3. Nunca me fiaría de un muñeco que no tiene boca.

    Ahí le has dao. XDD

    Ni cejas. Hello Kitty tampoco tiene cejas. Habráse visto bibliotecaria sin cejas...

    ResponderEliminar
  4. Citando a Cristina:
    "noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo"
    el horror...¡el horror!

    (es que no puedo con ¿ella? ¿eso? esto... con la Kitty, punto)

    ResponderEliminar
  5. jajajajjajajjajajajajajjajajajajajajjajajajajajajajajajajjajajajaj .... Hello Kitty!!!!! yo prefiero a la Barbie!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya, pero fijaos en el detalle de la simpática ratita que le lleva el gin tonic de media mañana, lo mismo también tiene amaestrada a la cucharacha para que le traiga el platito de aceitunas y la tapa de jamón...

    ResponderEliminar
  7. ponen "limonada" para despistar, pero eso huele a Larios de lejos...

    ResponderEliminar
  8. pero eso huele a Larios de lejos...

    Pos va a ser que tienes razón. De todas maneras es que uno se tira al alcohol o se vuelve loco, con la Kitty del demonio ese...

    ResponderEliminar
  9. Ahora que lo pienso, esa mirada sin parpadear de la Kitty muy normal no es…¿no?

    ...Uhm....

    ResponderEliminar
  10. :'( Ya no quiero ser bibliotecaria.

    ResponderEliminar
  11. Todo está clarísimo... tantos colores brillantes, esos ojos dilatados y perdidos en la estratosfera, la patita en alto... ¡la coneja es una guardia civil de paisana que le hace un test de drogas y alcohol a Hello Kitty!

    ResponderEliminar
  12. De hecho, los creadores pensaron en llamarla Hello Tripi, pero por algún motivo les tumbaron la idea. :-P

    ResponderEliminar
  13. "Sielos", no lo había visto todavía... Menudo bajón. Con bibliotecarias así se nos acaba la fama en un plis.
    Puestos a hacer bibliotecarias muñequitas, que metan a la novia de Chuky (¿se escribía así?)

    ResponderEliminar
  14. O que lo hagan bien, si lo que querían era un incentivo motivacional:

    http://www.ourspacer.com/images/graphics/back-to-school-sexy-motivational-posters/Sexy-Librarians,-the-cure-for-ignorance.jpg

    ResponderEliminar
  15. Menudo susto me has dado Juanma, menos mal que has estado rápido para subirnos de nuevo la moral. Si alguno en esta sala no ha podido ver la imagen, os dejo un nuevo enlace: http://tinyurl.com/6hstdgv

    ResponderEliminar

 

Twitter

About