La bibliotecaria en el trono

¿Qué mejor manera de reconocer el papel de la bibliotecaria que diseñarle un trono a medida?

Mírenlo: ¡pero si es perfecto! Por un lado es original, como debe ser toda bibliotecaria; por otro lado, es puro diseño, lo que realza nuestro lado más guay; no menos importante, es útil, ya que permite acceder a esas estanterías altas en las que no siempre podemos hacer bien nuestro trabajo; además, es funcional y va a juego con el calzado y la sombra de ojos, y, por último, contienen la carga de sensualidad necesaria como para que hasta el usuario más obtuso entienda el mensaje: "¡Esta es la única mano que me va a poner un dedo encima en MI biblioteca, pedazo de cenu! ¡Deja de pelar la pava y sigue a lo tuyo!". ¡Es el trono perfecto para realzar la belleza de la reina de la biblioteca!
(Visto en la página de Facebook de Vintage Treasure, gracias a Encarnita Alcázar.)

3 comentarios:

  1. No estoy segura de que me guste. A ver si ahora los cenus cogen ideas o_Ô Además parece que así una manaza cualquiera nos pueda meter mano, y bueno, no me importe ir amputando cenus, pero puede llegar a ser cansino. Habría tantas manos que cortar...

    ResponderEliminar
  2. Uf, al ver la foto me ha venido un flash del señor Burns tocándome el culo... ARGHHG! Que horror!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Cristina y Rosa. A mí no me pone la mano encima ni una silla.

    Yo es que soy más estilo Bauhaus.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About