Adornando el presente

Las luces en las calles nos anuncian la inminencia de determinadas fechas, teóricamente repletas de bondad y alegría, y en la práctica llenas de melancolía y propósitos de enmienda que nunca cumpliremos.
Aún así, hasta el bibliotecario más duro y frío se enternece, y por unos días sus facciones se suavizan e incluso parece una persona agradable. A estas alturas, ya ha montado su belén en el que no falta el caganer Ranganathan, y ha comprado figuritas para adornar el espléndido árbol de Navidad en el comedor de su hogar. Pero no sirve cualquier figurita, tienen que dejar patente nuestra condición sublime de bibliotecarios, que no se nos olvide con tanto turrón rancio y villancico soplagaitas.




¿Los informáticos pondrán adornos en forma de iMACs? ¿Los contables colgarán calculadoras?

4 comentarios:

  1. Por nada del mundo me perdería un caga tió lleno de libros de Dan Brown. Además, como metáfora sería muy interesante... :-P

    :-*********

    ResponderEliminar
  2. Eso se puede solucionar fácilmente...quieres Códigos Da Vincis?... :DDDD seguro??? mira que...

    ResponderEliminar
  3. JUAS, JUAS, cierto, cierto... ¿qué colgarán los demás? ¿Los dentistas? Ains, qué horror, me voy!! XDDDDD

    ResponderEliminar
  4. ¿Los dentistas? ummmm... ¿y los traumatólogos? :DDD ¿alguien conoce alguno? :DDDD

    ResponderEliminar

 

Twitter

About