Orden laboral-personal

Cuando uno se imagina un bibliotecario, piensa en él como el sumo de la perfección: libros ordenados, revistas en su sitio, nada fuera del lugar que le corresponde. Pero aburre. Y cómo. No es bueno ser tan perfeccionista, y hay que soltarse el moño de vez en cuando para la correcta paz mental, así que tanto autocontrol hace que nuestra vena caótica se desborde por algún lado. No encontaréis jamás un bibliotecario con la mesa ordenada, de la que se pueda saber el color sin sacar de encima montones y montones de papeles...






21 comentarios:

  1. Cristina, ¿qué es esto de difamar nuestro buen nombre? ¿acaso has visto alguna vez un mago contando sus trucos? Un poco de hermetismo, por favor, o dentro de poco los usuarios dejarán de temernos...
    ¡¡¡Y luego vas y pones una foto de mi mesa de trabajo!!!
    Bueno, me voy a celebrar que el jueves empieza la semana blanca (a 23 grados)... bendito calendario escolar.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas como son, Jaume. No sé de qué te quejas, no he puesto la foto de tu mesa donde se ve la colección de muñequitos vudús con el nombre de tus queridísimos usuarios...
    (Luego te quejarás, pero el calendario escolar es un chooollo... :p)

    dentro de poco los usuarios dejarán de temernos...

    No te preocupes...eso no sucederá mientras esté ninjatecario de nuestra parte ;)

    ResponderEliminar
  3. Como que no!!!, ¿y la foto del artículo de mi tesoro? Es el muñeco que utilizo para torturar a...

    ResponderEliminar
  4. Nooo, Jaume, el muñeco essss míiiiooooo, no podrás quitáááármeeeelooo...

    ResponderEliminar
  5. manu o.e.g.c.27/2/07 11:09

    ¡Diosss! ¡Pero si no hay sitio para el bocata! Indignante. No sédonde vamos a ir a parar.

    ResponderEliminar
  6. Ahí, Manu, ahí, que se noten cuáles son las prioridades del currante :DDDDD

    ResponderEliminar
  7. Interesante entrada... Yo también había reparado en lo desordenados que somos los bibliotecarios con nuestras cosas personales, quizá para desintoxicarnos del orden meticuloso, tozudo y maniático que imponemos en el ámbito laboral.

    En casa del herrero, cuchara de palo. (Sí, es «cuchara» y no «cuchillo»; un cuchillo de palo no tiene razón de ser, ni en la casa del herrero ni en ninguna otra.)

    ResponderEliminar
  8. :D todos los bibliotecarios compartimos ser un despiste y tener la mesa hecha un verdadero caos ;)

    cuchillo de palo no tiene razón de ser

    ¿Pero no era esa la gracia? :DDDDDDD

    ResponderEliminar
  9. Ya sabeis, si teneis un crio que siempre tenga la mesa llena de cosas...bibliotecónomo fijo!!!

    Al final esto va a ser como Hogwarts, cuando cumples 18 años, te llega una carta que indica que estas incrito en el colegio de bibliotecarios desde que naciste :P:P:P

    ResponderEliminar
  10. Elv, espero traumatizar a mis hijos lo suficiente como para que no se les ocurra salir bibliotecarios ni en broma :D

    cuando cumples 18 años, te llega una carta que indica que estas incrito en el colegio de bibliotecarios desde que naciste :P:P:P

    Al menos, eso evitaría tener que dar explicaciones sobre por qué carajos se te ocurrió ser bibliotecario...

    :)

    ResponderEliminar
  11. acolostico27/2/07 12:54

    Ah, pero solo pasa a los bibliotecarios? entonces lo de mi mesa será otra cosa...

    La entropia oel debris que salia en Sueñan los androides con ovejas eléctricas...por poner referencia friki...

    ResponderEliminar
  12. Dudo mucho que el fenómeno sea sólo con bibliotecarios, pero sí es común en todos nosotros. Es un tanto inexplicable: nos dedicamos en parte a ordenar, pero sólo de puertas para fuera.
    No sé el nivel de entropía de nuestra mesa, pero a juzgar por la mía...un desastre...

    ResponderEliminar
  13. manu o.e.g.c.27/2/07 13:11

    espero traumatizar a mis hijos lo suficiente .

    ¡¡¡Juaanmaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡Juaanmaaaaaa!!!

    ¡¡¡Chivato!!!

    ResponderEliminar
  15. Naaaadaaaa, ya me encargaré yo de traumatizarlo: no verá ni un libro en casa, le prohibiremos expresamente acercarse a bibliotecas... y ya verás cómo nos sale escritor, editor, librero o bibliotecario. :-D

    A esto se le llama psicología inversa, y a veces funciona.

    XDDDD

    :-*****

    ResponderEliminar
  16. ¿Quieres decir que si lo hinchamos a libros y lectura lo acabará odiando? mmmm....

    ResponderEliminar
  17. Es lo que suele ocurrir. Pero nada como un "¡¡Ni se te ocurra acercarte al teatro completo de Shakespeare!!" para que reaccione en nuestra contra y nos salga intelectual. :-D

    ResponderEliminar
  18. Uy, pobre de él como se acerque a mi Othello o a mi King Lear...¡correrá la sangre!

    ResponderEliminar
  19. Pues claro que correrá la sangre: es Shakespeare. :-PPPPPP

    ResponderEliminar
  20. Que tontería... Con tanto tópico esto ya parece el tarot. ¿O acaso te has sentido identificad@?

    ResponderEliminar

 

Twitter

About