Diálogos bibliotecarios (y I). Búsqueda bibliográfica

Era una hermosa tarde de mayo. La luz del sol atravesaba los ventanales cuando el usuario cruzó la entrada de la biblioteca y, con paso dubitativo, se dirigió al mostrador.

-Buenas tardes -dijo el usuario frente al mostrador.

-Buenasss -dijo la bibliotecaria arrastrando la ese y acompañando su saludo con un breve chasquido de desaprobación. No era para menos, pues el usuario la había interrumpido de su habitual lectura vespertina de Frikitecaris-. ¿Qué desea? -añadió ante la indecisión del usuario.

-Estaba buscando un libro -dijo el usuario. La bibliotecaria lo miró fijamente. En su rostro se dibujaba una cara de falsa incredulidad que parecía querer decir "Vaya, jamás me lo hubiera imaginado".

-¿Algún libro en concreto? -espetó la bibliotecaria sin demasiado interés.

-Sí, recuerdo que otra vez que estuve aquí lo utilicé...-dijo-. Trataba de economía y era grande y marrón...

La bibliotecaria dirigió su mirada al cielo y pensó para sí ¡Gensanta! Otro de estos no, por favor...-¿Grande y marrón? -preguntó con un cierto tono irónico.

-Sí, exacto -dijo el usuario.

-¿Podría facilitarme algún otro detalle? -dijo la bibliotecaria recuperando su tono de aséptica profesionalidad-. Por ejemplo, cuando dice grande ¿a que tamaño se refiere? Como usted sabrá lo que a un hombre puede parecerle grande a una mujer puede parecerle no tan grande. Seguro que me entiende -añadió la bibliotecaria con un cierto aire de picardía.

-No sé, no sabría decirle -dijo el usuario un tanto cohibido.

-Indíqueme su tamaño aproximado -dijo la bibliotecaria tras pasarle una regla-. 28 cm. de largo. Sí, definitivamente es grande ¿Y de anchura? 12 cm. Y ya que estamos ¿recuerda usted la profundidad? 6 cm. -anotó las medidas en un papel y continuó con el interrogatorio-. ¿Y que me dice del color?

-¿Del color? Creo recordar que le dije marrón.

-Cierto, ¿pero que tono de marrón? -dijo la bibliotecaria-. Como usted comprenderá hay muchos tonos de marrón entre el marrón claro y el oscuro... El marrón chocolate, el marrón siena, el marrón Perú, el marrón coral, el marrón rosado, el marrón arena, el marrón moreno, el marrón bosque espeso, etc.

El usuario, visiblemente aturullado ante esa extensa, y desconocida para él, gama de colores dijo con un hilo de voz-. ¿Marrón oscuro?

Y así, durante más de un cuarto de hora, continuó el implacable interrogatorio de la bibliotecaria.

-Recapitulemos -dijo por fin la bibliotecaria-. Un libro sobre economía, de color marrón oscuro, con un tamaño aproximado de 28x12x6 cm., editado en tapa dura, cubierta de piel, letras del lomo doradas en bajorelieve, la tipografía del texto del tipo Neuzeit y unas 500 páginas ¿No?

-Exacto, exacto -dijo el usuario con un aire de satisfacción-. Ese es.

-Pues lamento decirle que no puedo ayudarle -dijo con seriedad la bibliotecaria-. Nuestra base de datos no nos permite realizar búsquedas por esas características. Otra cosa sería si usted recordara el título (o parte de él), el autor o una materia más concreta y menos genérica que la simple economía.

-¿Y por qué no me lo dijo antes? -dijo con voz quebrada el usuario. Su rostro era ahora la pura imagen de la desesperación.

-Creí que me estaba vacilando -dijo la bibliotecaria con rostro impasible y hierático-. Así que decidí seguirle el juego.

El usuario, cabizbajo y derrotado, se dirigió hacía la salida mientras de fondo, en un constante crescendo, podía oírse la maligna risa de la bibliotecaria.

25 comentarios:

  1. La luz del sol atravesaba los ventanales

    Meeeeec!!! las bibliocuevas, también conocidas como zulos, no poseen esa característica...
    Qué idea me das para cuando me pidan el libro ese verde de arrendamientos, que es gris y de propiedad horizontal..JUAJAUUAMAUAUHUAJAU!

    ResponderEliminar
  2. Indíqueme su tamaño aproximado
    No hacéis más que provocar, ¿hein?

    Bonita historia, pero ese presunto usuario era un maricomplejines o al final hubiera llamado de todo al bibliotecarius, item plus, hubiese intentado cascarle.

    ResponderEliminar
  3. Puede intentarlo. Exacto. Sólo intentarlo.
    MUAJUJUUUAAAJUAJJUAAAAAAA

    ResponderEliminar
  4. Pos no sé, intentad vender libros el día de Sant Jordi y os encontraréis con usuarios muuuucho más espesos. Además de dotes adivinatorias, resulta que hay que tener empatía y telepatía. :-P

    ResponderEliminar
  5. Cada cual con sus usuarios, oiga. Que son los mismos...La telepatía es un requisito obligatorio para ser bibliotecario ;)

    ResponderEliminar
  6. Oiga, esteeeeeeeeeee, si, un libro... mmmm... con muchas palabras... sobre... pues no le sabria decir... si mujer si, ese tan famoso... seguro que sabe el que quiero decir... ;)

    ResponderEliminar
  7. Eso, eso, Marta, vaya usted jugando con fuego, que ya verá...:pppp

    ResponderEliminar
  8. acolostico17/9/07 10:48

    La sección de adultos? Y las cabinas?

    ResponderEliminar
  9. Oiga, esteeeeeeeeeee, si, un libro... mmmm... con muchas palabras... sobre... pues no le sabria decir... si mujer si, ese tan famoso... seguro que sabe el que quiero decir... ;)

    Vaya déjà vu que he tenido de los tres Sant Jordis que me he pasado vendiendo libros en la Rambla. XDDDD

    ResponderEliminar
  10. Bonita historia, pero ese presunto usuario era un maricomplejines o al final hubiera llamado de todo al bibliotecarius, item plus, hubiese intentado cascarle.

    Bueno, como suele decirse está basada en hechos reales (tan sólo ha sido modificada para darle un mayor dramatismo). En cualquier caso los usuarios suelen ser (no todos, pero bastantes) unos maricomplejines. Además a nosotros habitualmente nos proteje un sólido mostrador, así que poca posibilidad de agresión (más allá de la verbal) les queda.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, ahora resulta que estamos en un país civilizado. Ya no quedan júligans como los de antes. :-)

    ResponderEliminar
  12. Para ser padre de familia, Manu, promueve usted unos valores un tanto peculiares...

    ResponderEliminar
  13. En un país civilizado la gente no pediría los libros así, sin criterio, sino que vendría con el título o el autor por escrito o memorizándolo.

    Lo nuestro es sencillamente autodefensa ;)

    ResponderEliminar
  14. Hay que ser ... para hacerle eso a una persona. Yo lo he hecho alguna vez, pero no con tan mala follá.

    Además a nosotros habitualmente nos protege un sólido mostrador.

    Bueno, bueno, un metro de mostrador no da para tanto, a no ser que midas menos que el expresidente del gobierno.

    ResponderEliminar
  15. Y lo conmovedor que es oir un ¡Patos! y sólo ver una coleta airada sobresaliendo del horizonte del mostrador cual aleta de tiburón.

    ¿Eso quién lo paga?

    ¿Ein?

    El seguro no, claro.

    Felicidades por el blog, es una risa y un regocijo... y también un alivio.

    ResponderEliminar
  16. promueve usted unos valores un tanto peculiares...
    Supervivencia, querida Cristina. Que San Mad Max la proteja a usté y los suyos, amén.

    ResponderEliminar
  17. MOlt bo!!!
    Reitero de nou el que comentava la Cristina, les bibliocoves (jo també en formo part)no gaudeixen de la llum solar directe...jo la tinc totalment indirecte... ;P
    Això si! l'ajuntament s'estalvia un munt de calerons en aire acondicionat...

    ResponderEliminar
  18. a no ser que midas menos que el expresidente del gobierno.

    ¿Torrebruno el bibliotecario? ya, ya muy maalo y mu cruel, totalmente indigno...voy a flagelarme un rato...

    ResponderEliminar
  19. ¡Patos

    ¿Patos? ¿ese es el máximo insulto de tus usuarios? aish, tienen que currárselo más...

    Bienvenido, sublibrarian :) está usted en su salsa (y en su casa)

    ResponderEliminar
  20. -Mnnosss dias... (silencio espeso)
    -...? o_o
    -Quería un libro.
    -...?
    -Sí, ese que me llevé en febrero del año pasado (cara de póker)
    - ò_ó ? (mosqueo)
    -Ah? pero no podéis saber con el ordenador los libros que me he llevado antes?
    -...***... Patada voladora que te endiño!!!

    ResponderEliminar
  21. XDDDDDDDDDDd

    Cómo mola la evolución del bibliotecario-florero al bibliotecario_tivoyazurrá:

    o_o > ò_ó > o_Ô

    pero no podéis saber con el ordenador los libros que me he llevado antes?

    Pues es una lástima, porque estaba pensando en coger en préstamo un libro ideal de la muerte cuyo título ni autor ni recuerdo, aunque sí sé que era azul cielo, de unas 350 páginas, y que pedí en primero de carrera, hace ya como diez años...Arrrgggh, Rosa, suelta tus manos de mi cuello!!!

    ResponderEliminar
  22. XDDDD
    como la vida misma.

    ResponderEliminar
  23. ( Basado en hechos reales..)

    usuario:
    -hola quiero un libro de historia
    bibliotecaria con cara de poker:
    -De historia de que...?
    usuario con cara de sorpresa e indignacion
    -de historia de españa, ¡por supuesto!
    bibliotecaria con arqueo de cejas:
    - ¿Ve el estante del fondo? ...pues son todo de historia de España
    Usuario muy serio
    -No, pero yo quiero uno que este BIEn
    Bibliotecaria:
    -¿que este bien? ¿que quiere decir? ¿bien encuadernado? ¿bien editado?..
    Usurio sorprendido:
    -No, no, uno que sepa que esta bien...
    bibliotecaria con sonrisa maligna dirigida al usuario

    ResponderEliminar
  24. Otro real de ayer mismo:
    -Tenéis los diarios de hoy?
    -Sí, por supuesto, en aquella estantería
    -Ah, es que buscaba el Diario de aquí y no lo encuentro.
    -Tal vez lo esté leyendo alguien, vamos a ver.
    ...
    Y el puñetero diario estaba en la estanteria, en SU SITIO!!!
    Que narices!!

    ResponderEliminar

 

Twitter

About