La fuente del mal

La debilidad de los cargos madrileños, representados por Enrique Martín Cabrera, Gerente del Organismo Autónomo Informática del Ayuntamiento de Madrid, me ha hecho reflexionar sobre la verdadera naturaleza del ser llamado 'empleado de biblioteca' (bibliotecario entre amiguetes). ¿En verdad son unos endebles? ¿No será que los bibliotecarios, custodios de la información y por ende del poder, somos la fuente de toda corrupción y mal en el mundo?



Muahaahaaahaaa...

17 comentarios:

  1. Eso se llama egocentrismo y lo demás son tonterías. No creo que sea para tanto.
    El problema son los políticos como siempre, no se enteran de nada y pretenden solucionar nuestros problemas a golpe de talonario.
    Además no suelen tener nada de autocrítica. El Concejal de Cultura se pasó un día por la biblioteca y le eché tal bronca que no ha vuelto. Ellos sí que son la fuente de toda corrupción y mal en el mundo. Solo hay que fijarse en el trío de las Azores.

    ResponderEliminar
  2. Eso se llama egocentrismo y lo demás son tonterías. No creo que sea para tanto.

    Más que egocentrismo, era sarcasmo...

    Echando broncas a los concejales??? bueeeno, cualquiera se mete contigo...;)

    ResponderEliminar
  3. trabajar en una biblioteca no quiere decir ser bibliotecario, ni tan siquiera parecerlo, de ahí empleado de la biblioteca. La Comunidad de madrid ya se podía haber gastado menos dinero en campañas de publicidad difundidas en medios de comunicación nacionales sobre la lectura y haber sido listos con ese programa, ¿o es que Espe tiene un cuñado informático?

    ResponderEliminar
  4. No empecemos con la titulitis, por favor...Pues que pongan "auxiliares de biblioteca" o el rango que ostenten. Porque 'empleado de' me parece un tanto ofensivo. Pero quizá sea un problema mío por tiquismiquis. Aunque me has dejado intrigada con lo de "ni siquiera parecerlo". ¿Qué deben parecer, sino? Claro que con los requisitos de las ofertas laborales para bibliotecas, todo es posible...

    ¿o es que Espe tiene un cuñado informático?

    ya podría ser...

    ResponderEliminar
  5. arturo villarrubia21/2/07 13:52

    A mi contó un conductor de autobus te la E.M.T que se habian gastado más dinero en carteles y propaganda que en renovar los coches, que es como llaman ellos a los autobuses, y en contratar más personal. Al parecer cuando los sindicatos dijeron que la mejor publicidad seria más autobuses, conducidos por conductores-valga en cantiflanismo- más descansados la empresa dijo que eso no serviría porque no mejoraba la empresa más que a nivel de usuarios y no de los medios de comunicación que era de lo que se trataba.
    Para mi que en tema bibliotecas van por semejante camino.. ¿Fans de los Talking heads-road no nowhere- o de los Ramones- road to ruin-?
    A saber...

    ResponderEliminar
  6. Me descubro ante ti, Arturo. Chapeau.

    Desde luego con Estela han salido en todos los medios. Publicidad a tope. ¿Sirve también como objetivo la publicidad negativa?¿o eso sólo sirve en el mundo de la farándula?

    ResponderEliminar
  7. Lo que es indignante es que cualquier mindungui se crea con capacidad para menospreciar el trabajo de los demas, sin ni siquiera saber a que se dedica su rama del conocimiento.

    En este pais los politicos solo saben tocarse el ombligo...

    ResponderEliminar
  8. En este pais los politicos solo saben tocarse el ombligo...

    Y poner la mano. No nos olvidemos de Espe, la pobre ochomileurista...

    ResponderEliminar
  9. hola
    me encontre con este blog
    y me encanto
    tiene un toque de critica, sarcasmo y su parte graciosa

    yo soy una futura bibliotecaria
    de chile y me mate de la risa con muchas cosas

    ten por seguro q te leere mas

    sigue asi


    ..rocio...

    ResponderEliminar
  10. Bienvenida, Rocío ;) Que no se diga que los bibliotecarios no tenemos sentido del humoooor :D

    ResponderEliminar
  11. Nada, Cristina, sólo un pequeño comentario de cortesía que tendría que haber mandado hace semanas, pero yo es que soy así de despistado... Gracias por leerme y que sepas que a partir de ahora has ganado un lector. =)

    ResponderEliminar
  12. ¡Picacódigos! ¡Cielos! ¡qué maravillosa sorpresa! Es todo un honor contar contigo por aquí!!! XD Que me emociooooonoooo :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Anda, túporaqui! ¡Qué pequeña es la blogosfera! :-)))))

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  14. arturo villarrubia23/2/07 00:57

    Sobre la promoción de la lectura:
    Hace poco leía en un comic de spiderman muy bueno ( Spiderman: reign) que hay tres clases de gente: las que saben contar y las que no. Con los libros pasa lo mismo hay tres clases de gente: las que disfrutan con la lectura y las que no. Los políticos pertenecen a la tercera categoría. Se puede contar con los dedos de la mano los que tienen autores favoritos contemporáneos y creo que sobran dedos (Sabemos lo que le gustaba leer a Regan, a Clinton e incluso a Blair – fan de Wodehouse) pero en el panorama nacional la cosa es mucho más nebulosa.
    Sabemos que el poema favorito de Aznar es “If” de Kipling ( el de si sabes conservar la cabeza cuando todos a tu alrededor pierden la suya es que no has entendido la gravedad del problema) y francamente si un presidente francés dijese eso no tendría carrera política * y con razón*, Zapatero va un poco mejor pero cuando tuvo que citar a un poeta Eligio…a Kavifis, que es mejor poeta que Kipling que era un gran escritor de prosa ( Aznar debería seguir leyendo a Kipling hasta llegar a “La casa de los deseos” y no diría las cosas que dice) pero como poeta no lo defiende ni Borges que era el gran defensor de las causas literarias perdidas.
    Voy al grano: la sensación que tengo es que los políticos españoles no leen mucho y autores españoles menos. Todo el mundo se echo encima de Espe por no conocer a Santiago Segura pero nadie dijo ni pió cuando dije que a Javier Tomeo no le conocían ni en su casa a la hora de comer. (Donde le conocían era en Paris por tener en aquel momento tres obras en cartel, lo que es tan fácil como parece)
    ¿Y como van a convencer al respetable de hacer algo que ellos no hacen?

    ResponderEliminar
  15. Arturo, cada vez que posteas me dejas alelada.
    Tienes razón, los políticos son un ejemplo claro del poco índice de lectura en España. Pero ellos no tienen ni excusa: para algo pagan un pastón para que les asesoren las tonterías que dicen...
    Hace poco se publicó en BiD un artículo con 50 maneras para promover la lectura. Altamente recomendable:

    http://www2.ub.edu/bid/consulta_articulos.php?fichero=17fenol2.htm

    ResponderEliminar
  16. Estimada Cristina:

    Qué fácil es juzgar el trabajo de los demás cuando no se tiene ni idea del tema. Me gustaría que también juzgasen tu trabajo por una declaración de 5 líneas...
    - Enrique Martín no es político. Es cierto que estuvo en la política pero la abandono hace más de 5 años (y solo estuvo en política 8). Su cargo es un cargo de "confianza" que se otorga por su experiencia en Sistemas Informáticos
    - Lleva trabajando en Informática hace casi 35 años y su buena gestión tanto en la administración pública como privada le avalan.
    - Dirige un organismo en el que trabajan 3500 personas, curra hasta las 10 de las noche todos los días y muchos fines de semana, resolviendo marrones de toda índole. Supongo que mucha veces se equivoca, como TODOS, pero trata siempre de tomar las mejores decisiones
    - Te aseguro que no gana 8000 € (por desgracia), ni tiene asesores

    En vez de criticar siempre a los políticos, si creemos que estamos capacitados para la labor pública por qué no nos comprometemos y nos dedicamos a ello? Es un marrón, verdad? No apetece...

    PS. Soy su hija. saludos

    ResponderEliminar
  17. Estimada Ariadna:

    Gracias por tu aportación, tan objetiva y racional, del que se desprende que el cargo le fue otorgado a dedo y que a pesar de tener un equipo tan elevado de trabajadores tan y tan cualificados (como él mismo), metió la pata, y cómo.

    estamos capacitados para la labor pública por qué no nos comprometemos y nos dedicamos a ello?

    Porque no es mi opción personal ni laboral. Y eso ni es excusa ni justifica nada, más bien es tirar pelotas fuera.

    ResponderEliminar

 

Twitter

About